Un Girona más que ‘internacional’

Un Girona más que ‘internacional’

El gol de Reinier al Valladolid | LALIGA

Míchel cuenta esta temporada con hasta nueve futbolistas forasteros, pero ninguno de ellos está llamado a ser ‘mundialista’

‘Solo’ cuatro futbolistas de la plantilla son gerundenses

El director deportivo del Girona, Quique Cárcel, pasaba revista a principios de semana de cómo había sido la planificación deportiva este verano. El barcelonés revelaba que había “sufrido mucho” durante las semanas en las que no concretó ninguna incorporación. La gestión de la portería, donde se escaparon los primeros objetivos, fue un quebradero de cabeza para Cárcel, que al final solucionó con la contratación el último día del mercado de Paulo Gazzaniga.

La llegada del portero argentino, cedido por el Fulham, supuso ampliar a nueve el número de jugadores extranjeros de la plantilla y superar el techo que hasta ahora era de ocho en la temporada 2020-21. Gazzaniga se añade pues a la nómina de futbolistas extranjeros que forman Couto y Reinier (Brasil), Bueno y Stuani (Uruguay), Herrera (Venezuela), Bernardo Espinosa (Colombia), Kébé (Mali) y Castellanos (Argentina). 

Míchel cuenta con siete nacionalidades en un vestuario donde Valery Fernández encabeza la nómina de gerundenses junto con los jóvenes Ureña, Roca y Artero.

Sin mundialistas

El Girona no debe sufrir por perder algunos de sus jugadores extranjeros cuando haya encuentros de selecciones, ya que la Primera División se para cuando hay partidos internacionales. Además, a mediados de noviembre, cuando se acerque el Mundial, la competición se paraliza y no vuelve hasta finales de diciembre. Aun así, en Montilivi -si Uruguay no se atreve con Santi Bueno- no debería haber ningún mundialista

En cambio, en Segunda División, Stuani sí tuvo que poner rumbo hacia Sudamérica en alguna ocasión. Lo mismo que Bárcenas y Couto.

En ese sentido, durante el curso 20-21 el Girona contaba con ocho extranjeros de entrada, en la que era la cifra más alta, igualando la de la 18-19. También el mismo número tuvo en el estreno en la máxima categoría. En cambio, el curso pasado fue uno de los ejercicios con menos extranjeros en la plantilla del Girona (seis), superado por el año posterior al descenso a Segunda (19-20), con cinco.