Sport.es Menú

La sonrisa de Chaves vuelve a brillar en San Martino di Castrozza

El colombiano, que superó una dura enfermedad el año pasado, volvió al triunfo en el Giro 2019

Richard Carapaz continúa comandando la onda italiana en la general

Chaves y una sonrisa que todos esperaban volver a ver
Chaves y una sonrisa que todos esperaban volver a ver | AFP

Cuando Esteban Chaves se negó a rendirse por la mononucleosis diagnosticada aquel agosto de 2018 fue para citas como esta. El colombiano del Mitchelton-Scott sabía que sus pies aún tenían ciclismo por dar, a pesar de que su salud le había bajado mucho el rendimiento en el Giro del año pasado. Justamente, un año después, el de Bogotá tuvo revancha: se quedó con la 19ª etapa de la edición 102 de la ronda transalpina. "Esto que está pasando es la muestra de que los sueños sí se cumplen", indicó.

Sebastián Vargas Rozo

Y si no, que lo diga Richard Carapaz. El ecuatoriano mantuvo la 'maglia rosa' para llegar con una interesante renta al fin de semana final. Vincenzo Nibali y Primoz Roglic se mantienen al margen. El esloveno quiso atacar, pero siempre fue neutralizado por la gente del cuadro telefónico. Quien sí pudo hacerlo fue 'Superman' López, que se posó a 3'17'' del podio que cierra Roglic.

El recorrido de 151 kilómetros entre Treviso y San Martino di Castrozza fue, en teoría, un poco de esta etapa 'decorativa' que suele hacerse en el último día de las grandes citas. Solo que, esta vez, la ronda sirvió de previa para lo que serán dos días a vida o muerte -ciclística, claro-. Los 12 escapados quisieron aprovechar las aguas tranquilas de los favoritos, que esperan ya el sábado y el domingo con el cuchillo entre los dientes. 

El lote de doce escapados se fue seccionando hasta quedar en Serry, Vendrame, Bidard y Chaves. El colombiano intentó hasta siete veces la fuga en solitario, y a la séptima fue la vencida. A Bidard no le quedaba nada en el tanque y el 'Chavito' pedaleó para conseguir su primera victoria desde aquella enfermedad que le sacó de competencia en el Tour y La Vuelta del año pasado. Sus padres, bañados en lágrimas, se fundieron con él en un abrazo que conmovió hasta al más duro. Son las emociones del ciclismo. Y de la vida.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil