Pau Torres: "No soy tan bueno como Piqué"

"Siempre he jugado vestido de amarillo, veo mi vida ligada a este club y por ahora tengo contrato aquí", afirmó el de Villarreal

El submarino amarillo amarillo afronta hoy una de las citas más importantes de su historia con la final de la Europa League

¿Barça o Madrid? Pau Torres se pronuncia sobre su futuro | G

Pau Torres te mira a la cara con la intensidad del que lo tiene muy claro, pero cuando parece que ni parpadee traslada otra sensación: la victoria de un tímido, que sabe que debe mirar a los ojos constantemente para que no se le note que lo es. ¿Confianza o timidez en el mejor central zurdo de LaLiga? Pasen a esta conversación para Sport y contesten ustedes.  

GB: Pau, tú eres de Villarreal, cuéntanos cosas de aquí.

PT: Es un pueblo muy familiar donde nos conocemos prácticamente todos. El que no tiene un primo mayor que va con el otro primo... pues es un poco así. Tengo la suerte de haber vivido siempre con mis padres, en casa de mi madre. Teníamos un piso bastante céntrico cerca de la plaza de San Pascual, y los trayectos hasta el colegio eran andando, igual que cuando iba a casa de mis tíos, etc. Esa era la vida del día a día en un pueblo. Viví en mi piso de Villarreal hasta el final del confinamiento, luego decidimos mudarnos a una casa para poder tener un poco más de libertad. Cuando estoy en el pueblo sigo haciendo lo mismo de siempre, intento juntarme con mis amigos cuándo puedo y esta burbuja del fútbol nos deja. 

GB: Tú eres del Villarreal, pero creciste viendo ya a un Villarreal triunfante. 

PT: Lo primero que recuerdo son los años en los que el Villarreal ya tenía grandes jugadores, ya era un club instalado en primera división al que acudían jugadores de muchas partes del mundo. Un club que siempre aportaba algún jugador a la selección española: Marcos Senna, Bruno Soriano, Santi Cazorla...

GB: De pequeño, ¿qué pedías por Navidad?

PT: Yo tenía las camisetas del Villarreal desde pequeño, pero balones de fútbol no podían faltar en Navidad. Era de los que iban al estadio con la camiseta del club, de mi pueblo. Toda mi familia es de aquí, y todos somos del Villarreal. 

GB: En la academia entras de benjamín.

PT: Sí, yo tendría cinco años. Por aquel entonces se hacían unas pruebas. Recuerdo ir con mis compañeros de colegio a un campo de fútbol 7 a hacerlas. Tenías que esperar a que pasara el verano, y casi en septiembre te llamaban y te decían si te habían elegido o no y a que equipo accedías. Así fueron mis inicios. Mi vida, por las tardes, ha estado ligada a esa Ciudad Deportiva. 

GB: ¿Recuerdas algún momento de tensión o de miedo?

PT: Sí que pasé por algún momento más delicado, pero el club siempre me respetó. Los primeros años de fútbol 11 me costaron un poco. El fútbol 7 siempre lo había jugado con la categoría de un año más. Cuando pasé al fútbol 11, el club pensó que yo estaba preparado para ir con los de un año más y a mitad de temporada nos dimos cuenta de que no estaba teniendo los minutos que necesitaba. A partir de ahí vuelvo con los compañeros de mi edad y empiezo a trabajar. Y hasta hoy, quemando etapas. Mis primeros pasos en fútbol 11 fueron como pivote defensivo. Muchos amigos y compañeros con los que has jugado se quedaron en el camino. Pero lo bonito es mantener esa relación a día de hoy.

GB: ¿Cuando diste el salto físico?

PT: No. Tengo una anécdota. Estábamos jugando unas semifinales de un torneo en Inglaterra que organizaba la Premier League. Éramos cadetes, tendríamos 14 ó 15 años. Nada más empezar me lesiono la tibia y el peroné. Mi altura en ese momento era normal, tú veías una foto del equipo y yo no destacaba. A raíz de esa lesión pasé bastante tiempo con la pierna escayolada, y al levantarme de la silla de ruedas vi que había dado un gran estirón. A partir de entonces fue cuando empecé a destacar también por mí altura. 

GB: ¿A ti te gusta jugar de central?

PT: Sí, me gusta. Me empezó a gustar cuando sacábamos de quicio a los delanteros, por así decirlo, con otro central compañero mío, Arnau Vega. Nos divertíamos así. Arnau fue muy importante en la cantera, pero se rompió varias veces el cruzado y tuvo que dejar el fútbol. 

GB: El central de hace 20 años era el muro, ser central ahora es mucho más divertido e imagino que hace más interesante tu trabajo.  

PT: Sí, la parte del balón, de jugar en un equipo y en un país donde se le da valor a eso, que los centrales - o todo el equipo, porque ya se lo piden hasta a los porteros- que se tenga un buen trato de balón, es algo que te da un plus, que me gusta, y que es una característica de mi juego.

GB: Cuando de repente os tenéis que abrir y no hay nada detrás, y ese pase tiene que ser acertado... ¿No os entra vértigo? ¿O es al revés? ¿Te gusta?  

PT: Al final gusta cuando das ese pase y ves que sale bien, o que el equipo sale de una presión, o que el mediocentro de repente se gira y está solo, son como pequeños mini partidos dentro de un gran partido que tienes que ir acertando con éxito. 

GB: Piqué, que has dicho que es tu ídolo, dice que se dormía y tenía que tener a Puyol para que le despertará de vez en cuando porque si no él se ponía a pensar en sus cosas. ¿Eso te pasa a ti?

PT: No, no soy tan bueno como Piqué para poder permitirme el lujo de pensar en otras cosas (risas). Pero agradezco muchísimo tener a Albiol a mi lado, un compañero que lo ha ganado todo, muy experimentado, que te ayuda en el día a día, que te da muchos consejos y que en el campo te hace las cosas más fáciles. 

GB: Cuando empiezas a entrenar con el primer equipo, ¿te cambiabas ya con ellos?

PT: No, esto es algo que el propio presidente quiere marcar, que cuando uno dé el paso que sea porque se lo ha ganado, que una vez llegue a las instalaciones de arriba sea para quedarse. Mientras uno va subiendo a entrenar, te cambias con tus compañeros del B o del juvenil, esperas a que los del primer equipo empiecen a entrenar y te unes a ellos. Para comer, estar en el vestuario o incluso en las charlas más técnicas, los compañeros del filial que vienen a ayudar esperan un poco, y creo que está bien porque así ven que tienen que pulir cosas para un día estar arriba con todos. 

GB: Entonces te tienes que acordar perfectamente del primer día que te cambiaste con el primer equipo. 

PT: Sí. Era muy vergonzoso y le pedía a los utileros que me dejaran fuera con mis compañeros del B, que no pasaba nada, que yo ahí estaba a gusto. Pero algún compañero del primer equipo te hace la broma, 'venga, entra aquí, que no mordemos', y poco a poco vas entrando en la dinámica. 

GB: ¿Quién estaba en el vestuario ese primer año?

PT:  Santi Cazorla, Raúl Albiol, Bruno Soriano, Mario Gaspar, Sergio Asenjo, gente muy importante. A veces, simplemente me sentaba ahí, escuchaba y me reía con sus anécdotas, y así iba aprendiendo, te vas metiendo poco a poco. Aunque más que meterme, me gustaba que me invitaran a sentarme a comer con ellos, o a una conversación. Quería ir poquito a poco y entrar bien. 

GB: ¿Tuviste que levantar la voz por algo?

PT: No, pero por ejemplo Raúl me lo ha dicho muchas veces, que si se equivoca que se lo diga, que no pasa nada, que estamos jugando, somos compañeros. En los primeros partidos no corriges a casi nadie, y a medida que vas jugando y vas viendo que eres importante dentro del equipo te vas soltando en ese tipo de cosas, ayudando y corrigiendo a los compañeros en lo que crees oportuno.

GB: Esta temporada ha tenido sus altibajos. Pero estáis en una final. ¿Es tu gran sueño, una final, levantar una Copa?

PT: Pues sí. Es la primera final europea del Villarreal y poder levantar el primer título es algo que va a quedar para la historia. Sí que es cumplir un sueño, simplemente el hecho de disfrutarla, pero no queremos quedarnos solo con eso, no, queremos ir y ganarla. 

GB: Y cuando te paras a pensar en Cavani, Rashford, Greenwood... ¿Te vas creciendo?

PT: Cuando oigo de delanteros de mucho nombre o jugadores muy buenos lo que tengo es ganas de enfrentarme a ellos para medirme. Me pasaba lo mismo en mis primeros partidos contra el Real Madrid o contra el Barcelona, que jugaba contra jugadores muy buenos y lo que tienes son ganas de medirte para ver dónde está tu nivel. Está claro que el Manchester tiene jugadores de primer nivel en todas sus posiciones y será una buena prueba para ver en qué momento está el Villarreal y saber si está preparado de verdad para luchar por grandes cosas. 

GB: Te has enfrentado a Messi, por ejemplo. Él ataca por la derecha, así que te encuentra por el camino. ¿Alguna  vez te ha dicho algo?

PT: En el último partido que jugamos contra el Barcelona nos cambiamos la camiseta. Yo siempre he intentado mostrar respeto hacia los jugadores a los que admiro. Él me felicitó por la temporada que estábamos haciendo y nos deseó suerte para la final. 

GB: ¿Quién pidió la camiseta a quién?

PT: Yo, yo se la pedí (risas). No vaya a ser que sea la última de blaugrana, hay que aprovechar.

GB: De pequeño, ¿a quién le has pedido foto?

PT: A Santi Cazorla, a Capdevila, a Forlan... a los que estaban aquí. El Liverpool vino a jugar un trofeo a Villarreal y tengo fotos con Torres y Steve Gerard, cuando vinieron a entrenar a la ciudad deportiva. 

GB: La final contra el Manchester United. No sé si te la has imaginado ya, si eres de los que le da muchas vueltas o quieres simplemente que los entrenadores te pasen la información, escoges la que necesitas y juegas...

PT: Soy de los que saben que la final está ahí, que hay que prepararla muy bien porque jugamos contra el candidato número uno a llevarse el título. Ya tendremos tiempo de prepararla bien, el míster eso lo hace a la perfección. Los ayudantes del míster nos pasan vídeos de los delanteros y vamos viendo sus puntos fuertes y por dónde podemos salir vencedores. 

GB: ¿Te imaginas una carrera larga y variada o preferirías tener dos o tres grandes equipos y ya está?

PT: Por ahora siempre he jugado vestido de amarillo, veo mi vida ligada a este club y por ahora tengo contrato aquí. No veo más allá de esta final o de lo que pueda venir este verano, dios quiera que una Eurocopa. Solo quiero el primer título para mí club, para mi pueblo, y después poder representar a España en un torneo de estas dimensiones. 

GB: Es la quinta final de Unai Emery. Es algo que tiene que ver con el trabajo, con cómo se interpreta el partido con los jugadores que tienes, pero ¿hay algo más?

PT: El míster tiene mucha experiencia en este tipo de torneos, sabe manejar muy bien los tiempos de la eliminatoria, los de cada partido. Va mucho a lo psicológico: que no hay que perder la cara de lo que es el partido, que te pueden marcar un gol y tú con otro gol de repente estás dentro de una eliminatoria. Así que, esa tranquilidad, ese saber estar en cada momento de la competición, es lo que nos ha ido dando el poder ir pasando cada fase. Es un entrenador valiente, que ha confiado mucho en la plantilla que ha creado, en la idea de juego, y que no tiene miedo a ir a campos rivales de equipos que venían de Champions o equipos como el Arsenal, a implantar nuestra idea. Eso ha sido algo que el míster nos ha transmitido desde el principio, respeto al rival, pero en algún momento del partido se lo teníamos que perder para seguir avanzando en la competición. Creo que eso ha sido clave. 

GB: ¿Qué te cuenta Rodri de Guardiola?

PT: Que vive por y para el fútbol, que no lo ve pensando en otras cosas, que se va a casa y al día siguiente trae una idea nueva. Creo que los grandes equipos empiezan por los grandes entrenadores. El City tiene un gran entrenador y nosotros, con Unai Emery, también tenemos un grandísimo entrenador. 

GB: ¿Te gustaría entrenar con Guardiola, Mourinho, Kloop... por ver qué más pueden sacar de ti?

PT: Uno quiere estar con los mejores, son entrenadores muy experimentados de los que hoy en día hay en cualquier equipo de alto nivel. Todos te pueden aportar cosas nuevas, y todo lo positivo que alguien te aporte para crecer es bienvenido. 

GB: Dime un delantero al que no te has enfrentado pero te gustaría enfrentarte.

PT: Ibrahimovic. Creo que se ha lesionado, porque en el grupo de la Eurocopa teníamos a Suecia y él no va a poder estar. Es un jugador diferente, aunque yo solo veía por la tele. Me hubiera gustado enfrentarme a él algún día. 

GB: La temporada que viene, en la Champions.

PT: Dios quiera (risas). 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil