Cristiano Ronaldo, de 'número 1' a eterno aspirante al Balón de Oro

SPORT.es

Cuando Cristiano Ronaldo cambió Old Trafford por el Santiago Bernabéu, pensaba que había dado el último paso para consolidarse como el mejor jugador del decenio. Atesoraba un Balón de Oro (2008) y una Champions (2008); su traspaso fue (es) el más caro de la historia del fútbol (96 millones de euros) y, a pesar de la derrota frente al Barça en la final de la Champions de Roma (2009), llegaba con el orgullo y las energías intactas para medirse al nuevo fenómeno surgido de La Masia, Leo Messi.

Las cosas han sido muy diferentes a como se las imaginó Cristiano Ronaldo aquel 11 de julio de 2009, cuando llenó el Bernabéu para su presentación. CR7 se ha mantenido como uno de los mejores jugadores del mundo y ha demostrado que es un delantero letal. Pero ha perdido casi todos los pulsos con Leo Messi sobre los terrenos de juego y en la carrera por los falardones individuales. El portugués, una vez más candidato al Balón de Oro, lucha contra el talento de Messi, llamado a ser el mejor de todos los tiempos, y contra la imagen que ha ido fabricando de sí mismo: tan buen futbolista y tan profesional como altivo y egoísta.

Nadie se imagina la gala del 7 de enero en Zúrich sin CR7. Otra cosa es que pueda levantar su segundo galardón. Si en la primera mitad del año sumó el campeonato de Liga y la Supercopa de España con el Real Madrid, con Portugal cayó ante España en la Eurocopa de Polonia y Ucrania y en el segundo semestres se ha visto penalizado por la floja trayectoria de su equipo en la Liga y en la Champions.

SIGUE EN DIRECTO LA ELECCIÓN DE LOS FINALISTAS DEL BALÓN DE ORO

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil