El sueño del Valdepeñas se enfrenta en la final a Movistar Inter, el 'rey' de la Liga

Movistar Inter y Viña Albali Valdepeñas se juegan este martes el título de liga a las 15.30 horas

El ganador logrará también el billete directo para la Champions; el perdedor tendrá que esperar

Rafael Rato (41) se mide al equipo en el que hizo historia
Rafael Rato (41) se mide al equipo en el que hizo historia | TWITTER

Tras una temporada extraña, marcada por la pandemia del COVID-19, por el final anticipado de la Liga regular y por un play-off exprés desconocido, la Liga se resuelve este martes entre el Movistar Inter y al Viña Albali Valdepeñas a las 15.30 horas a puerta cerrada en el Martín Carpena de Málaga (en directo por Esport3, LaLiga Sports TV y GOL).

EFE

A la espera de lo que suceda en la Final Four de la Champions en la que compiten el Barça y ElPozo Murcia, tanto Inter y como Valdepeñas tienen billete para la cita internacional, pero sólo hay certeza para el campeón. El subcampeón quedará a expensas de que ningún club español conquiste el título continental. 

El favorito para suceder al Barça, eliminado en cuartos, es InterNo hay ninguna interpretación posible de esa condición, por muchas cuestiones, pero sobre todo por una: a él le vale el empate, al Valdepeñas no. Esa es la ventaja que tiene haber sido el líder de la Liga regular, al que se le dio por vencido antes incluso de la disputa de este torneo final. 

No muchos contaban con él, dentro de la agitación que ha vivido en los últimos meses, con polémicas internas (Ricardinho no jugó ni en cuartos ni en semifinales y dejará el club rumbo al ACCS París). 

Movistar Inter partirá con el cartel de favorito | RFEF

También perdió a Gadeia, que se desvinculó antes de esta fase decisiva y apunta al Barça en 2021. Y su preparación física fue condicionada y limitada, con tres semanas de diferencia incluso con ElPozo o el Palma. 

Tampoco seguirán el capitán y gran leyenda del club Carlos Ortiz, Humberto, Bebe o Elisandro, el equipo más ganador de España y de Europa ha reivindicado su gen competitivo y su jerarquía, con otras formas diferentes al pasado, condicionadas por el momento y por el déficit en cuanto al tiempo para su puesta a punto, pero irrebatibles. 

Al Jaén lo remontó en los cuartos de final a través de la estrategia; al Palma lo doblegó con eficacia y lo desarmó con una defensa en su propio territorio que fue inquebrantable. "Son muy buenos aún metidos en 15 metros. Estos son la hostia", le decía un jugador del bloque balear a David Ramos, técnico del Valdepeñas

"El Inter es muy bueno, por eso está en la final. Todo el mundo les daba por muertos y al final sacan ese gen, esa calidad, pero nosotros creemos en nuestras posibilidades", aseguró el míster, quien que ha hecho realidad algo que "sonaba a utopía": jugar dos finales, la de la Copa de España y la de la Liga, este curso. 

Las dos, además, en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga. La primera la perdió contra el Barça tras eliminar en semifinales al Inter y la segunda la disputará este martes con toda la ambición del mundo. "Hay que morir en el intento y dejarnos todo. No vale bajar la guardia", advierte David Ramos

Es la ocasión más grande de la historia para un equipo que en abril del año pasado se salvó del descenso a Segunda División en la última jornada, que un curso antes había ascendido a la máxima categoría y que ahora compite con cualquiera con una naturalidad, una fortaleza y una voracidad extraordinarias. 

El Viña Albali Valdepeñas igualó un 0-4 para superar los cuartos | RFEF

El impacto del equipo manchego en esta temporada ha sido tremendo. Primero fue la revelación, pero hoy ya es una alternativa insistente a la cima del fútbol sala español, aunque ni tenga el presupuesto, ni los jugadores, ni la capacidad de otros conjuntos mucho más poderosos. Por ejemplo, en el Valdepeñas juega ahora Rafael Rato, que fue baja en el Inter hace un año

Su fase final por la Liga también ha estado a la altura de todo el recorrido de esta campaña. No ha dejado indiferente a nadie su camino. En cuartos estuvo eliminado durante 39 minutos y 56 segundos de los 40 de juego, pero resurgió cuando nadie lo intuía. A cinco minutos del final caía por 0-4 contra el Osasuna Magna

Nunca desistió. El empate, a cuatro segundos de la conclusión de Cainan, le dio una clasificación agónica a semifinales, donde doblegó al Levante por 5-2 para proponer su asalto a la cima que tratará de coronar este martes contra el Inter, el campeón de los campeones.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil