Stoichkov se culpa de los peores momentos de Maradona en Barcelona

Stoichkov se culpa de los peores momentos de Maradona en Barcelona

Maradona, el fichaje del siglo XX | SPORT.es

El exfutbolista búlgaro explicó los detalles de la vida del argentino y la influencia de su entorno

“Me pongo culpable de no separarlos de los buitres. Siempre digo que son buitres... De no insistir tanto yo... Por la amistad que yo tenía", relató en 'ESPN'

Hristo Stoickhov fue una de las personas más cercanas a Diego Armando Maradona durante la etapa en la que ambos coincidieron en Barcelona. El Balón de Oro de 1994 explicó en una entrevista a 'ESPN' su estrecha relación con el argentino hasta el día de su fallecimiento. El exdelantero búlgaro quiso confesar su arrepentimiento por no actuar frente a las malas influencias que rodearon a su amigo.

Maradona llegó en 1982 a la Ciudad Condal procedente de Argentinos Juniors en un traspaso histórico. Las expectativas entorno a su figura provocaron que perdiera el foco y se dejara arrastrar por las malas amistades. No llegó a triunfar como azulgrana, y su relación con el público del Camp Nou fue fría y expectante.

"Me pongo culpable de no separarlos de los buitres. Siempre digo que son buitres... De no insistir tanto yo... Por la amistad que yo tenía. A veces me siento en casa y pienso. ¿No puedes hacer algo? Me siento un poco culpable", confesó Stoichkov en 'ESPN'. El ex del Barça afirmó que el argentino 'nunca se distanció de sus amigos' y que la culpa de todo fue de 'esos tipos que hicieron que se sintiera solo'.

La última vez en la que Stoickhov se comunicó con Maradona, según cuenta, fue en febrero de 2016 para recibir una llamada para felicitarle por su cumpleaños. "Desde entonces, nunca más pude hablar con él", explica. Cuatro años más tarde se conocería la triste noticia del fallecimiento del argentino.

El búlgaro, que estuvo siete temporadas en el Barça, afirmó que Maradona 'marcó una vida' para él y valora mucho la amistad que mantuvieron. "Lo he visto sufrir tanto... que descanse en paz", sentenció.

Una de las promesas a las que se remite Stoickhov es el ansiado Mundial de Leo Messi con Argentina, que no llegó de milagro en 2014. Este mes de noviembre en Catar podría ser la última oportunidad del argentino. "Si ganaba el Mundial, me imagino que Diego desde arriba iba corriendo para dar la vuelta en el campo".