Neymar-Mbappé: una polémica sin fin

Neymar-Mbappé: una polémica sin fin

¡Ante el Brujas, juntos por primera vez! Así fueron las primeras jugadas y ocasiones entre Messi, Neymar y Mbappé | TELEFÓNICA

Neymar y Mbappé mantienen una tensa relación en el vestuario del PSG

La lucha de egos está afectando al rendimiento del conjunto de Pochettino

Nasser Al-Khelaifi ha reunido en el PSG a una de las mayores concentraciones de talento de la historia del fútbol. La llegada de Leo Messi el pasado verano (junto a jugadores como Ramos, Donarumma o Achraf) completó una plantilla única para Mauricio Pochettino, responsable de convertir en un equipo lo que, a día de hoy, sigue siendo un álbum de cromos exclusivo y carísimo. No lo es una tarea sencilla porque, al mismo nivel que lo futbolístico, la gestión de los egos supone un reto mayúsculo.

Cada derrota, cada contratiempo, abre una nueva grieta en el frágil equilibrio de un vestuario por cohesionar. El 2-0 ante el Rennes del pasado fin de semana ha provocado un alud de críticas, algunas muy severas, contra los parisinos. Por parte de la prensa, pero también de forma interna, recogen los medios de comunicación franceses. La fotografía del tridente que forman Messi, Neymar y Mbappé tras ganar al Manchester City en la Champions parece ser solo fachada, la forma de esconder problemas profundos y estructurales en la plantilla de Pochettino.

De hecho, la tensión viene de lejos. Concretamente, desde que Neymar decidió abandonar el Camp Nou y empezar su aventura en la Ligue 1, en agosto de 2017, tras pagar el PSG su cláusula de rescisión. Aquel mismo verano también aterrizó en París Kylian Mbappé procedente del Mónaco y, desde entonces, la relación entre ambos se ha edificado con una mezcla de competitividad, acercamientos y polémicas varias.

Más allá de los episodios menores, tuvo mucho recorrido una especie de broma que no fue interpretada como tal en la final de la Supercopa de Francia disputada en China en agosto de 2019. El brasileño no pudo jugar aquel partido por sanción y, tras ganar los parisinos e intentar aparecer en la foto de la celebración Neymar, Mbappé apartó a su compañero con un gesto ambiguo. El ex blaugrana pareció aceptar sumiso, pero Verratti acabó incorporándole a la fotografía.

Una relación de conveniencia

Ambos futbolistas se han 'soportado' durante cinco temporadas, buscando sumar talento por el bien del colectivo, pero mirándose en todo momento de reojo y, por supuesto, mirando cada uno por sus intereses. Como cuando Neymar intentó regresar al Barça para volver a jugar con Messi o, más recientemente, Kylian intentó forzar para fichar por el Real Madrid. Al-Khelaïfi bloqueó ambas operaciones, lo que ha acabado afectando en la relación de ambos, por mucho que intenten disimularlo. Y es que, según explican desde Francia, la llegada de Messi, amigo íntimo del brasileño, ha provocado que los equilibrios en el vestuario hayan cambiado.

De eso se quejaba el francés en el último lío. Mbappé fue sustituido en el PSG-Montpellier del pasado 25 de septiembre. Las cámaras captaron el feo comentario hacia Neymar: "Ese pordiosero no me la pasa", se quejó. Una cosa son las imágenes pactadas y otra muy diferente las reacciones en caliente. Estas últimas revelan muchas más cosas.