Italia consuma el descenso de Inglaterra en la Nations League

Italia consuma el descenso de Inglaterra en la Nations League

Italia y Inglaterra disputaron en San Siro la jornada 5 de la Nations League
Italia y Inglaterra disputaron en San Siro la jornada 5 de la Nations League | Twitter @Azzurri

Una genialidad de Raspadori decantó para los italianos un partido muy igualado

La derrota condena a los de Gareth Southgate a la Liga B del torneo (1-0)

Un solitario gol de Raspadoni consumó el descenso de Inglaterra a la Liga B de la Nations League, en un partido muy igualado que decantó una genialidad del jugador italiano de Nápoles.

FICHA TÉCNICA
Nations League

ITA

1 ________________ 0

ING

ALINEACIONES

Italia

Donnarumma; Tolói, Bonucci, Acerbi; Di Lorenzo, Barella (Pobega, 63'), Jorginho (Emerson, 89'), Cristante, Dimarco (Frattesi, 89'); Raspadori (Gabbiadini, 81'), Scamacca (Wilfried, 63').

Inglaterra

Pope; Walker (Shaw, 72'), Maguire, Dier, R. James; Rice, Bellingham; Sterling, Foden, Saka (Grealish, 72'); Kane.

Goles

1-0 M. 68, Raspadori.

Árbitro

Gil Manzano (español).

Incidencias

T.A.: Bonucci (48'), Di Lorenzo (80'), Grealish (93').

Y es que solo una victoria inglesa evitaba que los ‘Three Lions’ fueran relegados al segundo nivel de la competición, un descenso por el que, por mucho que se trate de la Nations League, nadie quiere pasar.

Se habían complicado mucho la vida los de Gareth Southgate. Hasta el momento, habían perdido sus dos partidos frente a Hungría (1-0 y 0-4) y empatado frente a Alemania e Italia (1-1 y 0-0). Por tanto, para depender de sí misma, sus opciones pasaban por ganar en San Siro y repetir en la última jornada frente a la ‘Mannschaft’ en Wembley. 

Una presión que pareció pasarles factura en el arranque del partido, porque el miedo se apoderó de los ingleses tras el energético inicio de los italianos.

Scamacca ya estrelló un cabezazo sin ángulo al travesaño apenas transcurridos 4 minutos y, dos minutos después, lo volvió a probar desde la larga distancia sin demasiada fortuna.

Pero sacudida la ráfaga inicial, los de Gareth Southgate, que llegaron con muchas bajas a San Siro, empezaron a entrar en el partido y a pisar el área rival, aunque sin demasiada asiduidad.

El inicio fue un espejismo y la balanza se equilibró. Ambas selecciones se repartieron el balón, pero sin profundidad para crear ocasiones claras. Los porteros apenas entraban en juego y cuando lo hacían era para parar balones fáciles.

Desapareció Scamacca. Tampoco le llegaban balones a Kane, la referencia inglesa, que solo inquietó a la retaguardia 'azzurri' con algún disparo desesperado desde lejos.

En la segunda parte, crecieron los desajustes y las imprecisiones, abriendo el partido, pero manteniendo la misma profundidad y puntería de la primera, con lo que se seguían resistiendo los goles.

Y en estos casos, cuando la igualdad es máxima, los partidos los decantan las individualidades. Como la que se inventó Raspadori en el 68' que, tras un control fantástico a un pase en largo de Bonucci, colocó una rosca incalcanzable para Pope, que entró en el lugar de Pickford, baja para este partido.

Con el descenso a la B más cerca, Southgate movió el banquillo dando entrada a Grealish, que actuó de revulsivo.

Con él en el campo, el combinado inglés acechó con más corazón que cabeza la portería de Donnarumma, pero la reacción se quedó a medio camino y Inglaterra jugará, a partir de ahora, en la segunda división de la UEFA Nations League.

Temas