Alexander Hleb: "A día de hoy no entiendo por qué fiché por el Barça"

El futbolista bielorruso aún se pregunta qué empujó su decisión de dejar el Arsenal, donde era 100% feliz

También ha reconocido que la falta de minutos con el Barcelona fueron por culpa de su actitud

Hleb llegó a Barcelona procedente del Arsenal y no se adaptó al estilo azulgrana | Maite Jiménez

El jugador bielorruso participó en un podcast "gunner" llamado "In Lockdown", donde no se mordió la lengua al hablar de su paso por el Futbol Club Barcelona, equipo en el que recaló después de marcharse del Arsenal, donde el propio jugador ha reconocido que "Era 100% feliz". Sobre su marcha al conjunto catalán reconoce que: "A día de hoy todavía no entiendo qué pasó o por qué tomé esa decisión. Por supuesto, en ese momento el Barcelona era el mejor equipo del mundo pero yo era muy feliz en el Arsenal".

Cuando una aventura como la que emprendió el futbolista no sale bien, es verdad que te planteas el por qué, pero pese a que considera que se tenía que haber quedado en el Emirates, donde no ganó ningún título, consiguió formar parte de la plantilla que levantó el triplete de la mano de Pep Guardiola. Hleb lo explicó así: "El Barcelona es un equipo fantástico. Gané títulos y todo pero no jugué tanto como en el Arsenal".

Según ha reconocido él mismo, el hecho de no tener minutos fue por su propio carácter, que le llevaron a enfrentarse varias veces con el técnico de Santpedor: "Es únicamente mi error porque en ese momento pasaron muchas cosas en mi vida privada y comencé en el Barcelona estando muy nervioso y muy agresivo. No es que Guardiola no confiara en mí, fue mi error. En otras ocasiones ha llegado a explicar que: "Nos gritábamos, él esperaba de mí una cosa y yo no la hacía y de mala manera le decía que no, como un niño pequeño. Estaba ofuscado y no le hacía caso”.

También quiso explicar lo difícil que le fue comunicar su decisión a Wenger, con quien tenía una gran relación: "Lloré cuando hablé con él. Hablamos durante las vacaciones y me dijo que me quería, que yo era importante. Lloré. No sabía lo que hacer en ese momento. Tenía amigos, disfrutaba con el entrenador, jugaba para un gran equipo, los aficionados, el estadio... ¡Todo! No entiendo por qué me fui.

Sergi Graell

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil