Rolfö: "Estoy satisfecha de la decisión que tomé viniendo al Barça"

EXCLUSIVA SPORT

Rolfö: "Estoy satisfecha de la decisión que tomé viniendo al Barça"

Fridolina Rolfö concedió una entrevista a SPORT
Fridolina Rolfö concedió una entrevista a SPORT en la semana de su reencuentro con el Wolfsburg | Valentí Enrich

Ya sea como lateral, extremo o delantera, Fridolina Rolfö se ha convertido en una de las piezas clave del Barça femenino en su primer año como azulgrana

Fue clave, con un gol, en el Wolfsburg-Barça de hace dos temporadas en el que el conjunto alemán eliminó a las azulgranas. Ahora, puede revertir la historia

Su fichaje por el Barça el pasado verano despertó todo tipo de comentarios. No por la duda sobre su valía como futbolista, sino por el estilo que había desarrollado hasta entonces en su carrera: más de una extremo zurda hábil con espacios y eficaz en el juego directo, pero sin unas cifras goleadoras de escándalo. Sin embargo, Fridolina Rolfö (Kungsbacka, 24 de noviembre del 1993,) se ha encargado rápidamente de demostrar no solo lo acertado de su fichaje, sino que escondía un potencial tremendo que ha sabido aprovechar y explotar el cuerpo técnico encabezado por Jonatan Giráldez a la perfección.

Con sencillez y una sonrisa en la cara, la futbolista sueca atiende a SPORT en una semana especial para ella, en la que se verá las caras con sus excompañeras del Wolfsburg.

13 goles y 17 asistencias en lo que va de temporada, séptima jugadora con más minutos sumando todas las competiciones. No está nada mal para ser tu primer año en el Barça... 

No me esperaba un inicio así, la verdad. Sé que soy una buena jugadora y venía con la intención de poder aportar cosas al equipo, pero no pensaba que jugaría tanto o que lograría tantos goles o asistencias. Estoy realmente feliz y agradecida de poder ayudar al equipo de esta manera.  

Está claro que acertaste fichando por el Barça... 

Sí, sí (ríe). Estoy realmente satisfecha de la decisión que tomé viniendo al Barça. Cuando llegué al equipo sabía que iba a ser un reto, pero creo que he sabido evolucionar mucho estos últimos meses. 

Llegaste a un equipo con un estilo de juego totalmente diferente al que habías practicado en toda tu carrera 

Sé que tipo de fútbol me gusta y busqué un equipo en el que pudiera jugar así. El Barça era el ideal, pero sabía que para mí iba a ser un reto porque no soy la típica jugadora de toque. Sabía que tendría que aportar otras cosas al equipo: uno por uno, velocidad, usar bien mis cualidades físicas...  

Pero más allá de eso, te has adaptado al ‘estilo Barça’ muy fácilmente  

Es difícil explicar cómo he podido adaptarme tan bien. Soy una persona a la que le gusta aprender y experimentar cosas nuevas. Estos meses he estado escuchando mucho, procesando toda la nueva información que tenía y, con todo eso nuevo que he aprendido aquí, he conseguido ponerlo en práctica e incorporar a mi fútbol cosas que no tenía.  

Este viernes os enfrentáis al Wolfsburg. Un rival al que conoces bien. ¿Qué debe hacer el Barça para meterse en la final? 

Es una buena pregunta. Ojalá saber qué plan nos haría ganar. Confío en el equipo y en el staff técnico. Claro que tengo mucha información sobre ellas. Sé cómo juegan y cómo piensan actuar ante el Barça porque ya lo hicimos cuando estaba en el Wolfsburg y me tocó enfrentarme al Barça, pero no creo que eso sea lo importante. Creo que nosotras debemos hacer nuestro juego. No pensar en lo que harán ellas, sino que debemos hacer lo que ha llevado a este equipo al éxito este año.  

Este año lo habéis ganado todo. ¿Cómo le puede hacer daño el Wolfsburg al Barça?  

Hemos demostrado que somos un equipo muy flexible: si algo no funciona, siempre hemos encontrado una nueva solución. Es difícil decir cómo se le puede hacer daño al Barça porque podemos cambiar de sistema, de jugadoras, podemos jugar más profundo, jugar más en corto... Somos un equipo flexible y si nos limitan en un aspecto, hemos sabido encontrar otro camino. Somos imparables (ríe). No, es broma. No somos imparables, pero sí que somos un equipo duro. Debemos ser consecuentes con lo que sabemos hacer y hacerlo el viernes.  

¿El Barça es favorito entonces? 

No sabría decirte quién es favorito en la eliminatoria. Si mirásemos los resultados, creo que deberíamos ser las favoritas, pero el Wolfsburg está consiguiendo grandes resultados y será un rival duro. Puede pasar de todo. El Wolfsburg hace dos años ya demostró que puede eliminar al Barça... 

Ese día marcaste el gol que dejó al Barça fuera de la final. ¿Toca devolver la moneda? 

Sería fantástico ahora marcar en el otro sentido, pero lo más importante es que el equipo gane, marque quien marque. El gran objetivo es alcanzar la final.  

Volvéis a jugar en el Camp Nou tras el récord del día del Clásico. ¿Cómo lo viviste? 

Fue una grandísima experiencia y un mensaje importante para el fútbol femenino de todo el mundo. El deporte femenino está creciendo muy rápidamente y es bonito ver a niñas soñar y creer que un día pueden estar ahí. Fue increíble. Espero que todo siga evolucionando y poder volver a jugar en el Camp Nou más a menudo.  

¿Llegaste a soñar alguna vez en vivir algo así? 

No... Era imposible haber soñado con jugar en el Camp Nou porque nunca había pasado. No lo había visto nadie hasta ahora. Ahora las niñas pueden soñar con hacerlo un día porque saben que puede pasar. Es la gran diferencia. Por eso es tan importante crear referentes para las niñas del futuro.  

¿Qué sentiste una vez allí en medio de tanta gente? 

Lo disfruté. Muchísimo. Me encantó el partido y la atmósfera. A veces, cuando la pelota salía fuera del campo, me ponía a mirar las gradas y era algo mágico. Mucho ruido, con la gente animando todo el partido, miles de banderas y los colores azulgranas... Realmente lo disfruté muchísimo. 

¿Será una ventaja para vosotras haber vivido ya algo así? 

Sí que es cierto que muchas de ellas han jugado en grandes estadios delante de mucha gente, pero no ante 91.000 espectadores. Creo que fue algo único y que debemos aprovechar la experiencia de haber jugado en ese mismo escenario hace unas semanas. Sabemos qué se siente, los nervios, la excitación... creo que puede ser una ventaja para nosotras.