Melanie Serrano, entre lágrimas: "No es un adiós; es un aquí y siempre"

La jugadora se despidió del club de su vida en una emotiva rueda de prensa

Ha defendido la camiseta del Barça durante 18 temporadas

Melanie Serrano, emocionada en la rueda de prensa de su despedida
Melanie Serrano, emocionada en la rueda de prensa de su despedida. | Javi Ferrándiz

Aplausos, sonrisas y lágrimas. Muchas lágrimas. De emoción, de orgullo y de satisfacción por todo lo vivido. Entre familia, amigos, entrenadores, compañeras, miembros de la junta directiva y en una sala de prensa de la CE Joan Gamper desbordada, Melanie Serrano (Sevilla, 1989) anunció su retirada del fútbol profesional.

Poner punto y final a dieciocho temporadas vistiendo la camiseta del FC Barcelona no ha sido nada fácil para la futbolista. Deja atrás muchos recuerdos, momentos muy bonitos y otros más difíciles, pero Melanie siente que "ya no aporto al equipo lo que querría aportar" y que es el momento de "plantearse nuevos objetivos", aunque sea ayudando al club "de otra manera".

La lateral azulgrana ha asegurado que seguirá vinculada al FC Barcelona, ya que formará parte de un proyecto que "ya tendremos tiempo de anunciar" por el que "me dejaré el alma" y con el que "podré enseñar todo lo que he aprendido en esta casa".

Una vida de azulgrana

Echando la vista atrás, Melanie quiso recordar su trayectoria. Desde la primera llamada que recibió a los catorce años en la escuela junto a su amiga Aina, con la que "empecé a gritar a los cuatro vientos que el Barça me quería fichar", hasta alcanzar el éxito con un triplete. Recordó los viajes desde Blanes y "saltar la valla del Mini" para poder coger el último tren.

Y quiso destacar que "lo más importante no es tener las mejores instalaciones, el mejor material o el mejor sueldo", sino que ahora "existe respeto hacia nosotras y hacia el fútbol femenino".

Agradeció al club, a la afición, a Xavi Llorens, a sus entrenadoras y entrenadores, a sus compañeras, las que están y las que estuvieron, y les recordó que no se va "muy lejos". Agradeció a sus agentes, familia, amigos, madre, abuela y, sobre todo, a Lara, su compañera de vida y quien le ha hecho "el mejor de los regalos, sus dos hijas, Itzel y Naura".

Melanie Serrano se marcha sabiendo que lo ha dado todo por la camiseta y que deja un legado para que las futuras generaciones puedan aprovechar. Se marcha como leyenda y referente. Porque, en sus palabras, "no es un adiós ni un hasta luego; es un aquí y siempre, porque Melanie es Barça y Barça es Melanie".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil