Sport.es Menú

El Barça es el modelo a seguir en España

El Barça demostró en la Supercopa que la apuesta en serio por el fútbol femenino tiene sus frutos

El conjunto azulgrana tiene un objetivo claro: acercarse a los grandes clubes europeos

 El FC Barcelona Femeni endosó un contundente 1-10 a la Real Sociedad para lograr el título | FCB

Todo empezó en 2015. Ese año, el Barça -cuatro veces ganador de liga de manera consecutiva- decidió que su apuesta por el fútbol femenino pasaba por la profesionalización de sus futbolistas y la creación de un entorno de trabajo similar al que tienen, desde hace años,sus homólogos masculinos: mejoras en los entrenamientos, en instalaciones, supervisión médica, cuidado de la alimentación, salarios más elevados.... Todo, diseñado para que las futbolistas pudieran ser eso, únicamente futbolistas y así aumentar el nivel del equipo y, poco a poco, no solo convertirse en referencia en España, sino ir dando pasos en Europa para ponerse a la altura de los grandes clubes como Olympique de Lyon, Wolfsburg o PSG

Aunque paradójicamente, desde que el Barça se convirtió en equipo profesional no ha ganado ni una liga de las cuatro disputadas, -esta quinta, el conjunto azulgrana sí la tiene muy a favor- el camino transcurrido hasta ahora ha permitido ver una evolución más que notable. El nivel colectivo del equipo ha subido de la misma manera que lo han hecho las individualidades que lo conforman. Y dentro de estas, hablamos tanto de los fichajes internacionales que se han incorporado al proyecto -cada vez de más nivel- como a la mayoría de futbolistas nacionales que forman parte del Barça: las que estaban en el club, las que se han formado en la cantera blaugrana y las que han ido llegando de otros clubes españoles. A día de hoy, 18 futbolistas españolas y siete foráneas (11 españolas y cuatro extranjeras en la final de la Supercopa). Esa evolución se ha hecho notar especialmente en Europa, que ha sido siempre la 'prueba del algodón' para el proyecto culé. De encajar un 7-0 ante el Arsenal en el debut en Champions hace siete años, a la final disputada ante el Olympique de Lyon el curso pasado. 

Todo forma parte de un proceso que todavía no ha concluido. El Barça siempre ha dicho que su objetivo era acercarse, cada vez más, al escalón que ocupan los grandes clubes europeos y en eso está. La Champions está más cerca que otros años, pero sigue estando lejos y la muestra más recientes es el 4-1 encajado en esa final europea de Budapest del pasado mayo. Por eso el conjunto azulgrana no frenará: "Después de la final, decidimos dar un salto cuantitativo y cualitativo, entrenar más y mejor. Además, hemos tenido tres o cuatro fichajes (Graham Hansen, Jenni Hermoso, Falcón y la suiza Crnogorcevic en invierno) que nos han hecho dar un paso adelante", señaló Lluís Cortés tras la final de la Supercopa. 

La diferencia en España

¿Qué ha pasado mientras tanto en España? Que el fútbol femenino español ha mejorado en los últimos años, pero no al ritmo que lo ha hecho el Barça. Las futbolistas han ido profesionalizándose, pero no en las mismas condiciones que sus homólogas culés. Atlético de Madrid y Athletic, los dos últimos campeones de liga, fueron los primeros en sumarse al paso dado por el Barça. También la Real, el Valencia... pero no todos los equipos han decidido invertir tanto. Y ni mucho menos, lo mismo que el Barça. Los 1'8 millones de euros de presupuesto que tiene el Atlético, los 1'5 de Athletic, Real Sociedad y Levante... quedan muy lejos de los, aproximadamente, 4 millones de presupuesto que maneja el club blaugrana. Más todavía si lo comparamos con el grueso de equipos de la Primera Iberdrola, que rondan unas cifras situadas entre los 300.000 y los 600.000 euros. Esta diferencia, con mucho trabajo detrás, se traduce después sobre el campo y eso es lo que provoca que en una final de Supercopa se pueda dar un resultado tan escandaloso como el 10-1 cosechado por el Barça ante la Real. 

"Todos los equipos sentimos que no podemos ganar a este Barça y eso es algo que tienen que reflexionar LaLiga y la federación, si así quieren fomentar el fútbol femenino", protestó el técnico de la Real Sociedad, Gonzalo Arconada, en unas desafortunadas declaraciones. Sus palabras, desproporcionadas y sorprendentes, deben entenderse más por el 'shock' del momento que por su contenido, puesto que no se ajustan a la realidad. Nadie duda de que un resultado así no es bueno para la competición, pero la culpa no es del Barça por hacer las cosas bien. Los equipos de la liga deben aprovechar la inversión y el crecimiento del Barça para hacer lo mismo. Ir de la mano y no en contra. 

El Barça puso las bases hace años para llegar donde está hoy en día. Igual que hizo el Olympique de Lyon en Francia hace mucho más. Se apostó y llegan los resultados. Si los clubes quieren que no existan esas diferencias en España lo tienen fácil: la solución es invertir más y mejor. Y eso es algo que pueden hacer la gran mayoría de equipos en España, amparados en una estructura que maneja presupuestos infinitamente más grandes en el masculino que en el femenino. Empezando por los equipos mencionados anteriormente y continuando por el Real Madrid, que con su llegada oficial a la Primera Iberdrola la próxima temporada, no dudará en poner toda la carne en el asador para tratar de acercarse lo máximo posible al Barça. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil