El balón parado: de verdugo a aliado

El balón parado: de verdugo a aliado

Mapi León
Mapi León | FCB

El Barça ha trabajado las acciones de estrategia especialmente desde que Giráldez cogió el timón del equipo

Ha pasado de ser una asignatura pendiente en defensa a un arma en ataque, con Mapi León como nombre propio

El FC Barcelona ganó agónicamente e in extremis a una brillante Real Sociedad en una remontada con dos goles de Marta Torrejón y Lucy Bronze, prácticamente calcados, a balón parado. Desde que Jonatan Giráldez cogió el timón del equipo en verano de 2021, las acciones de estrategia han pasado de ser para las azulgranas un verdugo a un aliado.

ASIGNATURA PENDIENTE

El balón parado ha sido siempre la eterna asignatura pendiente en el Barça, una flaqueza extensible al resto de equipos de fútbol del club. Gran parte de los pocos goles que las azulgranas han encajado en las dos o tres temporadas anteriores a esta han sido en acciones de córner o faltas (y centros) laterales.

Algunos de estos tantos encajados han resultado intrascendentes, como el gol de Maanum ante el Arsenal el año pasado. Pero otros, determinantes. O casi. Por ejemplo, el de Alana Cook en la ida de las semifinales de la Champions contra el PSG, en 2021. O los tantos del Olympique de Lyon o del Houston Dash en la pretemporada de ese mismo año.

Conscientes de que empezaba a pesar esta debilidad ante los grandes equipos, el técnico vigués y su 'staff' quisieron trabajarla especialmente. Y la mejoría empezó a ser notable a mediados del curso pasado. Esta temporada, más allá de un gol de penalti del Atlético, el Barça no ha encajado todavía a balón parado.

DE ALEXIA A MAPI LEÓN

Aunque no solo se ha trabajado en las acciones de estrategia a nivel defensivo, también ofensivo. Y el balón parado es una de las mejores armas del actual Barça. Si bien la pasada temporada era Alexia la encargada de ejecutar faltas y penaltis, el nombre propio de este año es el de Mapi León. Dos de los tres goles que lleva la aragonesa han sido de falta directa. Pero también ha participado en otros tantos ejecutando el saque de córner.

Mapi se siente cómoda y cada vez con más confianza, consciente de su progresiva mejora individual desde que fichó por el Barça. Al término del partido ante la Real Sociedad, la aragonesa dejó claro que "absolutamente todo se entrena, las acciones a balón parado son importantes, en partidos que se te puedan atascar o en los que estás menos fino a nivel de juego, te pueden dar la victoria". Dos goles así valieron ayer una remontada y tres puntos de oro.