Situación límite para el Lleida Esportiu

Miembros del club mantienen una reunión en el Ayuntamiento de Lleida para poner en cuestión la situación actual de la entidad

El pasado cinco de octubre, la Guardia Civil realizó una inspección en las instalaciones del club que desveló la mala situación económica

Imagen del entrenamiento de esta mañana
Imagen del entrenamiento de esta mañana | Lleida

La situación económica del Lleida Esportiu se ha convertido en las últimas semanas en un auténtico dolor de cabeza para el club. Desde que el pasado cinco de octubre la Guardia Civil e Inspección de Trabajo se personaran en las instalaciones ilerdenses y destaparan supuestas irregularidades en las cuentas la situación no ha hecho más que empeorar.

Las supuestas irregularidades tenían que ver con la falsedad documental en los contratos de varios jugadores pero el asunto dio pie a varias denuncias públicas por parte de exjugadores sobre la situación del club. Incluso el actual técnico, Gabri García reconoció que ni plantilla ni cuerpo técnico han cobrado su sueldo de esta temporada.

El Ayuntamiento de Lleida tomó cartas en el asunto y pidió una reunión con el club para analizar la crisis. Una cita que ha tenido lugar hoy mismo entre el presidente de los azules, Jordi Esteve, el concejal de Deportes de la Paeria, Ignasi Amor; el coordinador de deportes, Àngel Vidal y el asesor técnico especial de la Alcaldía, Juanjo Falcó. Un encuentro que, lejos de encontrar soluciones ha provocado aun más malestar entre las partes.

Todo a raíz del comunicado que publicó en sus redes el Lleida Esportiu, poco después de la reunión, en el que se explicaban los puntos que se habían tratado y se daba un plazo de 60 días para “para que el Ayuntamiento exponga al club todos los proyectos de ámbito local tanto sociales como económicos dentro del ámbito privado y/o empresarial que ha recibido durante los últimos 11 años y que se hayan interesado por el proyecto identitario del fútbol leridano".

La respuesta, por parte de la Paeria no se ha hecho esperar y en otro comunicado oficial han desmentido varios puntos de la nota del club y "lamentan profundamente la deslealtad institucional del Presidente del Lleida Esportiu, dado que ha hecho una comunicación oficial sobre el contenido de la reunión con una información que no se ajusta en absoluto a la realidad". Aseguran que el propio concejal ya ha transmitido su malestar al presidente por la situación actual del club "con el cual tienen suscrito un convenio de colaboración, especialmente por la repercusión negativa que esta situación tiene en relación con la imagen de la ciudad".

En la nota, se niega también haya establecido un plazo para que el Ayuntamiento exponga al club todos los proyectos de los últimos 11 años y tal como especifica el comunicado del Lleida. "En todo caso, tendría que ser el club quien informara sobre estos proyectos", reza la nota.

Tampoco se ha establecido una  “una pauta periódica de reuniones entre el Ayuntamiento y el Club Lleida Esportiu” y según Ignasi Amor, ni siquiera se ha agendado una fecha para una nueva reunión.

En el comunicado del Ayuntamiento se explica también que "Jordi Esteve ha reclamado en esta reunión el pago de las subvenciones que el ayuntamiento tiene retenidas porque el club no ha acreditado estar al corriente de los pagos en la Seguridad Social y en la Agencia Estatal del Administració Tributària, alegando que cumplía las condiciones para recibirlas. Estas subvenciones suman un total de 238.371 euros, correspondientes a los años 2018, 2019, 2020 y 2021, por la sustitución del césped del Camp d'Esports", aunque incide en que la entidad no ha cumplido ninguna de estas condiciones para recibirlas y se ha pactado un periodo de tres semanas para que el Lleida Esportiu pueda acreditarlas.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil