García Pimienta: dos décadas en los banquillos y un cese por sorpresa

HISTORIA SPORT

Pimi no se esperaba la decisión del club y le ha supuesto un golpe muy duro; muchos jugadores todavía ni se lo creen

El técnico se ha pasado más de media vida en el Barça y siempre recuerda con cariño su único partido con el primer equipo

García Pimienta se mostró muy orgulloso del Barça B | FCB

La salida de García Pimienta del Barça es muy dolorosa para una persona que se ha pasado más de media vida en el club de sus amores. A sus doce años como futbolista, desde el alevín B a debutar con el primer equipo, hay que sumar 17 más en los banquillos, empezando como segundo del también destituido Álex García en el cadete A, donde tuvo el privilegio de entrenar a un jovencisimo Leo Messi, y terminando por el filial, donde se estrenó en Segunda A y pasó tres temporadas completas en Segunda B.

Ni por asomo se podía imaginar García Pimienta cuando recibió este viernes a primera hora la llamada del delegado del filial para dirigirse de inmediato a las oficinas del fútbol base que le iban a comunicar, en boca del vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, y del responsable de la cantera, José Ramón Alexanko, la rescisión de su contrato. Una ‘bomba’ que le pilló absolutamente por sorpresa, y más cuando el propio técnico tenía prevista para el lunes una reunión al más alto nivel para planificar la plantilla.

Asistió el jueves en Cerdanyola al título del juvenil A de Sergi Milà, otro técnico que no seguirá en su equipo aunque en su caso lo más probable es que retorne al cadete A para hacer hueco a Rafa Márquez. Ni el más mínimo comentario por parte de ningún responsable -muchos con los que coincidió en Les Fontetes lo cierto es que también han salido o saldrán- y la única certeza de haberle comunicado el propio Alexanko su continuidad semanas atrás con la condición de revisar las variables de su contrato.

Incluso, Pimi había tanteado a algún jugador de su agrado para incorporarse al proyecto del filial y mantenido conversaciones con futbolistas de la plantilla en clave de futuro.

La plantilla, incrédula

Muchos de estos jugadores ni se lo acaban de creer. El whatts app entre ellos sacó humo este viernes y hubo mensajes de cariño al cuerpo técnico. Una noticia del todo inesperada.

García Pimienta estaba realmente orgulloso de la temporada de su equipo. Para el club, no ha sido suficiente haberse quedado por segunda temporada consecutiva a las puertas del ascenso, pero desde dentro, no se explican que se considere un 'fracaso' teniendo en cuenta que era la plantilla más joven e inexperta de la categoría y que el objetivo inexcusable, clasificarse para la Primera RFEF, sí se había conseguido.

La Copa del Rey juvenil de 1994 y un paso fugaz por el primer equipo

Para los que no lo vieron jugar, García Pimienta, conocido en sus primeros años simplemente como García, fue un extremo rápido y habilidoso que formó parte de aquel juvenil que, en 1994, conquistó la Copa del Rey derrotando por 2-1 al Real Madrid. Fue titular en un equipo donde brillaba con luz propia la 'Quinta del Mini', con De la Peña a la cabeza y los Celades, Quique Álvarez, Velamazán, Roger Garcia y Juan Carlos Moreno. Todos ellos en un once defendido bajo palos por el malogrado Francesc Arnau.

Siendo ya jugador del B le llegó la oportunidad de debutar con el primer equipo. Fue un 26 de mayo de 1996 en Riazor, con Charly Rexach en el banquillo y cosas de la vida, 2-2 en el marcador con goles de Pep Guardiola y otro defenestrado, Guillermo Amor. Pimi siempre recuerda ese partido porque asistió en vivo a la despedida de un grande del deportivismo como Bebeto y porque a los jugadores del filial que se enfadaban cuando volvían a bajar al Barça B les recordaba su caso personal, lo difícil que es llegar y lo afortunados que se debían sentir.

La Youth League de 2018

García Pimienta deja el Barça con un amplio palmarés a sus espaldas. Ligas, campeonatos de Catalunya... Muchas veces manteado por sus futbolistas, como le recordamos en SPORT mostrándole unas fotografías que le hicieron brillar los ojos. Pero seguramente ningún momento como el de aquel Sant Jordi de 2018 en Nyon. Los Mingueza, Riqui Puig, Abel Ruiz, Collado y compañía doblegaron por 3-0 al temible Chelsea y llegó la segunda Champions juvenil de la historia.

Pimi casi ni tuvo tiempo de celebrarlo. Fue reclamado solo horas después para intentar una salvación imposible del filial en la categoría de plata a cambio de garantizar su continuidad la siguiente temporada. Han sido tres campañas completas en Segunda B y en las dos últimas se ha quedado en el play-off a las puertas del ascenso. Ahora, le esperan nuevos retos, quizás pueda rescatar alguno de los que descartó en su día para seguir en el Barça. Se va, despedido, un hombre de la casa.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil