El Barça se proclama campeón de la Copa Vila de Corbera

El FC Barcelona Alevín A se ha proclamado campeón de la II Copa Vila de Corbera tras superar a la final al Real Zaragoza

El Espanyol, por su parte, también se coló entre los cuatro mejores tras superar al Sevilla CF en una fatídica tanda de penales

| sport

El FC Barcelona Alevín A se ha proclamado campeón de la II Copa Vila de Corbera tras superar a la final al Real Zaragoza por 4 goles a 2. El conjunto de Jordi Pérez ha dominado el torneo de principio a fin y se ha alzado con el trofeo en una jornada en que lo más importante fue disfrutar del fútbol y seguir sumando experiencias sobre el césped.

Lluis Bou

La segunda edición de la Copa Vila de Corbera contó con invitados de gala: los alevines A de Barça y Madrid llegaron dispuestos a arrebatar la corona que el año pasado se ganó la Damm. Además, grandes equipos como el Sevilla, el Mallorca, el Zaragoza o el Villarreal también presentaron la candidatura en un torneo en que los clubes catalanes fueron mayoría: Espanyol, Sant Cugat FC, UE Cornellà, FIF Lleida, CF Damm, CF Balaguer, Jabac Terrassa, Nàstic de Manresa y Corbera A y B completaron el cuadro. Los 16 equipos, que quedaron divididos en cuatro grupos, han disputado una fase clasificatoria en la que los dos mejores de cada grupo conseguían su billete para disputar los cuartos de final.

Como no podía ser de otra manera el compañerismo y el ambiente festivo fueron los protagonistas del día desde el primer instante. El alevín A del FC Barcelona tuvo que enfrentarse en el grupo C ante el Zaragoza, el Corbera B y el Cornellá. Con un ritmo arrollador y un estilo de juego inconfundible, haciendo gala de un control absoluto de la pelota y ejerciendo presión asfixiante tras pérdida, los blaugranas sumaron el pleno de victorias y se cruzaron en los cuartos de final ante el segundo clasificado del grupo D, el siempre difícil Sant Cugat. En un partido tenso fue el Barça quien dominó el balón, pero el corto resultado (1-0) mantuvo abierto el choque hasta el pitido final.

El Espanyol, por su parte, también se coló entre los cuatro mejores tras superar al Sevilla CF en una fatídica tanda de penales, viéndose las caras en semifinales con el FC Barcelona. En el otro lado del cuadro, Madrid y Zaragoza superaron sus respectivas eliminatorias y se citaron para verse las caras en el penúltimo asalto. Las alarmas del municipal de Corbera saltaron cuando un Zaragoza valiente y descarado atropelló al Madrid, plantándose en la gran final. En el derby catalán, los primos Guille y Toni Fernández, ambos expericos, decantaron la balanza con detalles de gran calidad y se repartieron el protagonismo para derrotar al Espanyol por 3 goles a 1.

Con el Barça como favorito y el Zaragoza confiando en la inspiración del que a la postre fue designado el MVP del torneo, Sidnei, la final comenzó como había terminado la semifinal: una jugada maestra de Guille acabó con el balón en la red de la portería maña. Intentando imponer en todo momento el ritmo del partido, el FC Barcelona consiguió calmar las embestidas del Zaragoza y, con un doblete del potente Sama Nomoko, se marchó al descanso con una cómoda ventaja de 3 goles. Jordi Pérez advirtió a sus chicos que el trabajo no estaba hecho todavía y dio indicaciones tácticas para mantener la posesión de la pelota y aprovechar los espacios generados por los movimientos sin balón. Con la segunda mitad en marcha, el Zaragoza avisó con un par de remates a la salida de córners y transformó el peligro en gol tras un penalti señalado en el área blaugrana. El 3 a 1 y la posibilidad de seguir vivos espoleó a los flamantes finalistas, que no bajaron los brazos y consiguieron volver a recortar distancias con un tanto que alertó de manera definitiva al rival. Con el 3 a 2 y a falta de 5 minutos los maños se lanzaron al ataque e intentaron encerrar a un Barça que, lejos de verse preso de los nervios, trató de domar la final y matar el partido con el balón en los pies. La sentencia llegó en los instantes finales del encuentro, cuando de nuevo Toni Fernández enganchó una volea desde lejos para colarla en la escuadra de la portería y poner la sentencia. Antes de celebrar la victoria, los jugadores blaugranas fueron a consolar a un Zaragoza dolido por la derrota pero orgulloso de su actuación en Corbera.

Ya en la entrega de premios, el respeto y el fair-play habitual en estas categorías hicieron gala una vez más. Espanyol, Zaragoza y FC Barcelona levantaron sus copas ante los aplausos del resto de equipos, que esperaron hasta el final de la ceremonia a pesar de haber quedado eliminados durante el día.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil