El renacer del 'Mago' Scolari en los banquillos

HISTORIA SPORT

El renacer del 'Mago' Scolari en los banquillos

Luiz Felipe Scolari ha devuelto la ilusión al Athletico Paranaense
Luiz Felipe Scolari ha devuelto la ilusión al Athletico Paranaense | sport

Luis Felipe Scolari celebra 40 años como entrenador con un registro histórico en la Copa Libertadores

Está llevando muy alto al Athletico Paranaense, el vigesimosegundo equipo de su longeva carrera

A sus 73 años de edad, Luiz Felipe Scolari ha hecho historia en la máxima competición por equipos de Sudamérica, la Copa Libertadores. Es el primer entrenador que se ha clasificado por sexta vez para las semifinales de un torneo que ha levantado en dos ocasiones, con Gremio de Porto Alegre en 1995 y con Palmeiras cuatro años después.

El ‘Mago’ pasa por una segunda juventud en los banquillos al frente del Athletico Paranaense, un equipo que se convirtió en el vigesimosegundo de su longeva carrera profesional -lleva 40 años entrenando- y al que llegó el pasado mes de mayo para ayudar a encontrar a un entrenador y pasar a los despachos. Pero ahí sigue, donde más le gusta. Solo tres meses después, Curitiba sueña no solo con la Libertadores -donde se medirá al actual campeón, el Palmeiras-, sino también en la Copa do Brasil. Este miércoles, la Arena da Baixada será una olla a presión en la vuelta de ‘semis’ contra el Flamengo. 

Fernandinho, su líder

El ex del Manchester City, de 37 años, es el encargado de trasladar sobre el verde las ideas de Felipao. En cambio, el técnico no está contando tanto esta campaña con el ex del Barça Matheus Fernandes, quien sí tuvo muchos minutos en sus primeros meses. Scolari es, ante todo, un motivador, cuida al máximo todos los detalles y toca la fibra del futbolista, como cuando entrenaba a la selección portuguesa y les explicaba los problemas económicos y el sacrificio que hacían muchos de los aficionados para pagar una entrada y no les podían defraudar.

Precisamente, su contrato con Portugal fue uno de los motivos que frenó su llegada al Barça en 2004, dos años después de conseguir el heptacampeonato para Brasil. Sandro Rosell, con el que el une muy buen amistad, luchó para llevarlo al Camp Nou como sustituto de Frank Rijkaard. No se dio y años después llegó el varapalo del 7-1 contra Alemania. Pero se ha levantado, es un ‘currante’ del fútbol, incluso en destinos tan exóticos como Uzbekistán o Kuwait. Su única incursión europea fue en el Chelsea, pero duró solo unos meses. Ahora, ha ‘renacido’ en los banquillos.