La madre que narra los partidos a su hijo invidente

HISTORIA SPORT

La madre que narra los partidos a su hijo invidente

Silvia y Nickollas Grecco en el último Mundial de Clubes, en Abu Dhabi
Silvia y Nickollas Grecco en el último Mundial de Clubes, en Abu Dhabi | Fabio Menott/SEP

Silvia y Nickollas Grecco, fanáticos hinchas del Palmeiras, estuvieron en Abu Dhabi alentando al Verdao en el Mundial

En 2019, la FIFA otorgó el Premio a la Afición a esta madre convertida en los ojos de su hijo en cada partido del Palmeiras

El tabú se mantiene. El Palmeiras perdió contra el Chelsea (2-1) y continúa sin Mundial, aunque el club paulista se enteste en dar oficialidad a su triunfo en la Copa Río de 1951. En Abu Dhabi, entre la masa albiverde no faltó la presencia de la pareja de ‘torcedores’ más querida: Silvia Grecco y su hijo invidente, Nickollas, de 14 años, dos figuras entrañables y únicas, que emocionan a todo un país y que obtuvieron el reconocimiento internacional que se merecían. En 2019, Silvia obtuvo el Premio a la Afición de la FIFA.

La suya es una historia de superación, de romper barreras y límites y de amor al fútbol. La voz de Silvia son los ojos de su hijo en todos los partidos del Palmeiras. Es la madre convertida en narradora de un solo oyente para transmitirle, con el calor de fondo de la grada, todo lo que ocurre sobre el terreno de juego. Fueron descubiertos en 2018 en plena narración de la TV Globo de un clásico Palmeiras-Corinthians, en el estadio Allianz Parque, en Sao Paulo, cuando el periodista encargado de hacer el micrófono inalámbrico se deparó con la escena insólita.

Y la intrahistoria es de piel de gallina. Nickollas nació prematuro de cinco meses, sin tiempo para que se formaran las retinas. Pesaba 500 gramos. Pasó sus primeros cuatro meses luchando por su propia existencia en una incubadora de un hospital. Entró en la fila de adopción. Una a una, hasta doce familias, declinaron la posibilidad de acogerlo. “Yo sé cuál es el motivo. Estaba escrito que tenía que ser mi hijo”, dice Silvia, que ya tenía una hija biológica y quería ampliar la familia.

Nickollas era el nuevo hijo de una familia de ‘torcedores’ palmeirenses. Poco tiempo después, al pequeño le diagnosticaron autismo leve. “En el estadio, durante los partidos, es verdaderamente feliz”, asegura su progenitora.

En las grandes citas de la actual etapa dorada del Palmeiras siempre ha habido la presencia de los Grecco. El club paulista los invitó a las dos últimas finales de la Libertadores: en enero de 2021, en el Maracaná ante el Santos (casi sin público por la pandemia de Covid-19), y en noviembre, en Montevideo, contra el Flamengo. Vibraron con los dos títulos.

La FIFA quiso que estuvieran en Catar, en febrero de 2021, en el Mundial de Clubes, donde el Palmeiras, que hacía una semana que había sido campeón continental, cayó en las semifinales contra el Tigres, de México. Y, ahora, estuvieron en los Emiratos Árabes, donde el VAR no perdonó unas manos del central Luan a lanzamiento de Azpilicueta. A cuatro minutos de expirar la prórroga se esfumó el sueño mundialista, que tanto obsesiona a los albiverdes y del que tanto se ríen sus rivales.

Nickollas, a través de las redes sociales, mostró su plena confianza con el técnico Abel Ferreira y aplaudió la entrega de su equipo. La plantilla del Verdao lo adora. En noviembre, Deyverson estuvo en su cumpleaños…y 26 días después marcaría el gol del título de la tercera Libertadores del club. A pesar del tropiezo con el Chelsea, el optimismo de Nickollas está más que justificado, porque el Verdao sigue siendo favorito a ganar todos los títulos en juego en este 2022.

Temas