Asensi: No le falló a su padre

Asensi: No le falló a su padre

Juan Manuel Asensi, un box to box de leyenda | SPORT.es

Cuando fichó por el Barça, su padre le dijo: "Si vas a ir a hacer el ridículo, quédate en casa"

El alicantino, autor de dos goles en el mítico 0-5, fue el encargado de levantar la Recopa de Basilea

Cuando con veinte años Juan Manuel Asensi cogió las maletas y abandonó su Alicante natal para iniciar su aventura en el FC Barcelona, su padre, Vicente Asensi, le lanzó una advertencia. “Si vas a ir a Barcelona a hacer el ridículo, mejor te quedas en casa”. No solo no lo hizo, sino que se convirtió en uno de los mejores jugadores del Barça de la década de los setenta.

Asensi había debutado en Primera división con 17 años jugando con el Elche. Curiosamente se estrenó en el Camp Nou el 5 de febrero de 1967. Le marcó Julio Benítez. Le aleccionó y le dio consejos, pero también le advirtió que si le superaba, le podía romper las piernas. Toda una experiencia para aquel joven extremo que acabaría triunfando como centrocampista. Tres años después fichaba por el Barça por diez millones de pesetas, mucho dinero en aquella época. Casualmente, su último partido con el Elche lo jugó también contra el Barça. Ganaron los alicantinos, que se jugaban la permanencia, por la mínima con un gol suyo y muchas especulaciones, puesto que Asensi ya había fichado por el Barça.

En el Camp Nou estuvo once temporadas, entre 1970 y 1981, llegando a ser capitán del equipo tras la marcha de Johan Cruyff y siendo protagonista en dos de las victorias blaugrana más recordadas de aquella década. El alicantino marcó dos goles en el mítico 0-5 del Bernabéu del 17 de febrero de 1974. También marcó en la histórica final de Basilea contra el Fortuna Düsseldorf. Hizo el segundo tanto de aquel equipo que entrenaba Quimet Rifé y, como capitán, fue el encargado de levantar la Recopa ante 30.000 barcelonistas desplazados a la ciudad suiza.

SE RETIRÓ EN MÉXICO

Conocido con el sobrenombre de ‘El Chepas’, ganó una Liga, dos copas, una Recopa y una Copa de Ferias con el Barça antes de irse a México a dar sus últimas patadas a un balón. Fue jugador del Puebla y del Oaxtepec, equipo en el que puso punto y final a su carrera futbolística. Tras su retirada, se dedicó unos años a entrenar en el fútbol base del Barça, siendo el primer técnico que tuvo en el club el actual entrenador del primer equipo, Xavi Hernández.