Luuk de Jong regala la 'Sexta' al Sevilla

El conjunto hispalense se impuso 3-2 al Inter en la final de la Europa League con un doblete del delantero neerlandés y un tanto en propia puerta de Lukaku. El propio delantero belga y Godín marcaron por el Inter

Los de Nervión mantienen su condición de invictos en las finales de la segunda competición continental. Banega se despide de Nervión con dos asistencias que valieron oro en Colonia. Es leyenda

¡Seis veces campeón de la Europa League! El resumen de la remontada y victoria del Sevilla ante el Inter  | MEDIAPRO

Alba López

Es coto privado la Europa League del Sevilla, que recuperó en Alemania la corona de campeón y refrendó su etiqueta de rey de la competición al sumar el sexto entorchado de un torneo que ha ganado más veces que nadie. 

FICHA TÉCNICA

Europa League

SEV

3-2

INT

Sevilla

Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Gudelj, 86'), Reguilón; Fernando, Joan Jordán; Suso (Vázquez, 78'), Banega, Ocampos (Munir, 69'); Luuk de Jong (En-Nesyri, 85').

Inter

Handanovic; Godín (Candreva, 90'), De Vrij, Bastoni; D'Ambrosio (Moses, 78'), Barella, Brozovic, Gagliardini (Eriksen, 78'), Young; Lautaro (Alexis, 78'), Lukaku.

Goles

0-1 M. 5 Lukaku, de penalti. 1-1 M. 12 Luuk de Jong. 2-1 M. 34 Luuk de Jong. 2-2 M. 36 Godín. 3-2 Lukaku, en propia puerta.

Árbitro

Danny Makkelie (Países Bajos). TA: Diego Carlos (4') y Banega (45') / Barella (41'), Bastoni (55') y Gagliardini (73').

Incidencias

Rhein Energie Stadion de Colonia (Alemania). A puerta cerrada.

El idilio de los hispalenses con la Europa League comenzó en Eindhoven en 2006, continuó en Glasgow (2007), Turín (2014), Varsovia (2015), Basilea (2016), y vivió hoy su último capítulo de amor desbocado en Colonia en una final memorable ante el ecléctico Inter de Antonio Conte, la ‘Bienamada’, que como antes sucediera a Middlesbrough, Espanyol, Benfica, Dnipro y Liverpool acabó rendida los pies del monarca merced a un doblete de Luuk de Jong y un gol en propia puerta de Lukaku pero con participación estelar de Diego Carlos, que estuvo fatal a lo largo de todo el choque pero enmendó su mala actuación con una chilena que ya es historia para el sevillismo. Lautaro no apareció.  

Fue, además, el ‘adiós’ soñado por Banega, quien en el Rhein Energie Stadion se enfundó por última vez la zamarra del Sevilla antes de poner rumbo hacia Arabia Saudí y dejó dos asistencias para el recuerdo.

Broche de oro a una temporada histórica en la que, de la mano del renacido Lopetegui, el equipo ha conseguido también acabar cuarto en la Liga empatado a puntos con el tercero, el Atlético de Madrid. 

El técnico vasco introdujo un único cambio en Colonia respecto a los encuentros de octavos, cuartos y 'semis'. Se cayó del once En-Nesyri y entró Luuk de Jong (qué acierto), goleador ante el Manchester United. Un tanto de penalti de Lukaku a los cinco minutos, sin embargo, alteraba los planes del Sevilla. Diego Carlos no midió en el área y se llevó por delante al belga, que materializó él mismo el lanzamiento desde los once metros.

REMONTADA Y EMPATE INTERISTA

Tocaba remar otra vez a contracorriente, pero no le importó al Sevilla, un maestro en estas lides. Con dos testarazos de la apuesta personal de Lopetegui, el neerlandés De Jong, los hispalenses consiguieron darle la vuelta al marcador. El primer gol llegó tras un centro marca de la casa de Jesús Navas desde la derecha. El segundo, en un libre directo botado por el mágico Banega que el ex del PSV Eindhoven, muy discutido desde su llegada, cabeceó con el alma a la red al más puro estilo Bakero en Kaiserslautern. Era el guión soñado, que quedó emborronado antes del descanso por el tanto de cabeza de Godín en una acción muy parecida a la del 2-1 de los de Nervión pero con los papeles cambiados. Brozovic le había puesto el balón al uruguayo a punto de nieve. Teníamos partido nuevo para la segunda parte.

DIEGO CARLOS, UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

El respeto que se profesaron ambos equipos tras el paso por vestuarios —había miedo, mucho miedo— desembocó en una reanudación pastosa con poco que llevarse a la boca salvo un par de disparos aislados de los carrileros zurdos de ambos equipos, Reguilón Young. Hasta que Lukaku ganó la espalda a la zaga del Sevilla y se plantó solo ante Bono después un nuevo error de Diego Carlos, que tiró el fuera de juego sin darse cuenta de que el 'Búfalo' había arrancado en campo propio. Solucionó la pifia Bono con su enésima parada-milagro en el exilio alemán.

Minutos después Lopetegui se vio obligado a sustituir a Ocampos con molestias en su rodilla derecha. El argentino llegaba tocado al partido y no pudo aguantar hasta el final. No afectó, sin embargo, esta vez al Sevilla la lesión de su 'crack', pues el fútbol iba a dar una nueva oportunidad a Diego Carlos para dedimirse. El brasileño cazó un balón muerto en el área después de un partido para olvidar y se sacó de la chistera una chilena preciosa que desvió Lukaku a la red. Tocó después sufrir hasta final, pero valió la pena. La 'Sexta' ya es una realidad.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil