Sport.es Menú

Las 'Águilas' vuelan hasta cuartos

Jonas consiguió el gol que forzó la prórroga para los lisboetas

Ferro y Grimaldo ampliaron la renta del Benfica ante el Dinamo

 Tres goles fueron suficientes para sentenciar al Dinamo de Zagreb | MEDIAPRO

Cristina Moreno

FICHA TÉCNICA

Europa League

BEN

3-0

DZA

Benfica

Vlachodimos; Almeida, Dias, Ferro, Ribeiro (Alex Grimaldo, 46'); Pizzi (Gedson,119'), Fejsa, Gabriel, Zivkovic (Jonas, 46'); Jota (Joao Felix, 61') y Silva

Dinamo Zagreb

Livakovic; Stojanovic, Teophile-Catherine, Dilaver, Rrahmani; Gojak (Atiemwen, 97'), Moro, Olmo, Kadzior (Situm, 77'), Petkovic (Gavranovic, 86') y Orsic (Peric, 109').

Goles

1-0 M.71 Jonas. 2-0 M.95 Ferro. 3-0 M.105 Grimaldo.

Árbitro

Deniz Aytekin (alemán). TA: Jonas, (65), Grimaldo (91'), Gabriel (114')/ Moro (14'), Petkovic (45'), Stojanovic (2A, 104'), Kevin (110')

Incidencias

Vuelta de los octavos de final en el Estadio Da Luz.

El Benfica estará en el bombo del sorteo de cuartos de final de la Europa League tras imponerse al Dinamo de Zagreb por 3 a 0 en un encuentro que tuvo que ir a la prórroga. Dos golazos de Ferro Grimaldo en ese tiempo extra sellaron el pase a la siguiente ronda para los lisboetas.

Sin Seferovic, lesionado durante el encuentro de ida en Zagreb, ni Salvio, recibieron los portugueses al conjunto dirigido por Bjelica. La falta de profundidad en el encuentro de ida continuó siendo uno de los problemas de los lusos en los primeros compases de la decisiva eliminatoria. El conjunto de Zagreb salió con la lección aprendida y dispuesto a mantener la ventaja conseguida en el Maksimir Stadium. También como ya sucediera en la ida dominaban los encarnados la posesión aunque esta no se transformaba en ocasiones. La buena colocación de la defensa croata complicaba sobremanera la tarea. El partido estaba a su gusto y no iban a dejar que las ‘Aguilas’ desplegaran su juego.

La primera ocasión de peligro llegó de las botas de Pizzi que robó un balón a la defensa rival y pudo sacar un potente disparo que detuvo bajo palos Livakovic muy bien colocado. Poco después fue Rafa Silva el que obligó a estirarse al meta croata para rechazar con los puños el potente derechazo del portugués.

Poco a poco fue cogiendo ritmo el conjunto de Bruno Lage que empezó a creer en sus posibilidades aunque la primera mitad se acabó con el 0-0 en el marcador.

No esperó el técnico de Setúbal que ya en el inicio de la segunda mitad hizo sus primeros cambios y dio entrada a Grimaldo y Jonas. Más maquinaria ofensiva y mayor velocidad para intentar la remontada. Parecían haber servido las notas de Lage durante el primer período. Dos llegadas de peligro por ambas bandas en los primeros cinco minutos animaron al conjunto lisboeta. La réplica hizo temblar Da Luz con un potente disparo de Petkovic que despejó un atento Vlachodimos.

El encuentro estaba cada vez más abierto y los nervios empezaban a aflorar. Las mejores ocasiones del Dinamo llegaban en los contragolpes mientras que los portugueses acercaban cada vez más sus líneas hacía la portería visitante. Pero la vida, seguía igual. Sin goles en el marcador y con esas primeras pinceladas de reacción difuminadas con el paso de los minutos. El objetivo, cada vez más lejos para las ‘Águilas’.

Y fue entonces, cuando todo parecía perdido, cuando Jonas obró el principio del milagro. Fue el veterano portugués, quien aprovechó una dejada de cabeza de Pizzi para rematar a placer desde la frontal y hacer subir el primer gol del encuentro al marcador. Aumentó la intensidad, era el todo por el todo y los últimos minutos se tornaron en un partido de ida y vuelta aunque con el Benfica llegando con más peligro que su oponente. La dinámica se cambio rápidamente por una sucesión de interrupciones en el juego con el que se llegó a la prórroga.

Treinta  minutos más para meterse en el bombo del sorteo, y de nuevo, ocasiones para ambos equipos. Y llegó el premio. Solo tres minutos necesitó Ferro para enchufar un disparo desde fuera del área que acabó en el fondo de la red croata. El primer gol del defensa formado en las categorías inferiores en la Europa League. En la siguiente jugada perdonó Gojak lo que podría haber sido el pase de su equipo.

El punto final a este encuentro lo puso con un golazo Grimaldo. Un potente zurdazo desde la banda izquierda que entró por la escuadra derecha sin que Livakovic pudiera hacer nada por detenerlo.

Costó pero al final el conjunto de Bruno Lage impuso su oficio y el Estadio da Luz volverá a vivir una noche europea, previo paso por el bombo que mañana decidirá el rival de las 'Águilas' en cuartos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil