Un excelente último cuarto despierta a un triste Real Madrid en Belgrado

Un parcial de 8-26 en los últimos 10 minutos liderado por Tavares posibilitó la gris victoria madridista

Penoso partido del exazulgrana Perperoglou y de Jenskins: entre los dos acabaron con -15 de valoración

Fabien Causeur supera la defensa de Charles Jenkins
Fabien Causeur supera la defensa de Charles Jenkins | EFE

El Real Madrid despertó a tiempo en Belgrado y arregló en un gran último cuarto su hasta entonces pésima tarde desde el perímetro ante un Estrella Roja que, aunque plantó cara, terminó viéndose superado por su rival.

FICHA TÉCNICA

EUROLIGA

EST

60-75

RMA

ESTRELLA ROJA, 60

(9+18+25+8): Baron (17), Brown (14), Lazic, Simanic (6), Gist (6) -cinco inicial-, Kuzmic (4), Nenadic (1), Perperoglou, Faye (7), Dobric (5) y Jenkins.

REAL MADRID, 75

(12+21+16+26): Campazzo (6), Sergio Llull (16), Deck (2), Randolph (2), Tavares (11) -cinco inicial-, Rudy Fernández (12), Laprovittola (5), Causeur (8), Garuba (4), Carroll (4), Jordan (5) y Taylor

ÁRBITROS

Carmelo Paternico (Italia), Emin Mogulkoc (Turquía) y Gytis Vilius (Lituania). Sin eliminados por faltas.

INCIDENCIAS

Partido correspondiente a la séptima jornada de la fase regular de la Euroliga masculina de baloncesto disputado en el Stark Arena de Belgrado ante 16.457 espectadores.

Los blancos lograron imponer su defensa de la mano de Walter Tavares (11 puntos, 9 rebotes y 5 tapones ) y sumaron su primer triunfo a domicilio para poner fin a su mala racha como visitante tras tres tropiezos consecutivos (60-75).

Tras dominar con relativa solvencia la primera parte, los blancos cedieron su ventaja en un mal tercer cuarto víctima de sus reiterados errores desde el triple, aunque supieron sobreponerse en los últimos diez minutos, en los que por fin entraron los lanzamientos lejanos y, con un 8-26 de parcial, certificaron un valioso triunfo en la séptima jornada de la primera fase.

En cl cuadro local llamó la atención el horrible partido de Charles Jenkins, quien acreditó un -6 de valoración en 11:34 minutos. Aún peor estuvo el exblaugrana Stratos Perperoglou, quien se fue hasta -9 en aún menos tiempo, 11:04.

Igualdad a errores

Las imprecisiones marcaron el inicio del partido en el Stark Arena. Los blancos comenzaron más entonados en ataque. Su férrea defensa cegaba las ofensivas rivales y obligaba a los serbios a agotar sus posesiones y recurrir a tiros forzados.

Esta doble circunstancia dio las primeras ventajas en el marcador a un equipo español algo más entonado ante el aro rival tras cinco minutos de poco juego. Andrija Gavrilovic se vio obligado a parar el partido al verse con 2-7 en contra.

Sus hombres reaccionaron de la mano de James Gist e incluso llegaron a ponerse por delante durante unos segundos aprovechándose del apagón en ataque de los madridistas que se prolongó durante más de tres minutos.

Solo fue un espejismo ya que Sergio Llull y Tavares se encargaron de devolver al final del primer acto la ventaja a una plantilla cuyo principal lunar volvía a ser su desacierto desde el perímetro, con un solo triple anotado de nueve intentos (9-12, min 10).

El pívot caboverdiano siguió imponiendo su ley bajo tableros en la reanudación, en la que también aportaron hombres de refresco como Fabian Causeur, Nico Laprovittola y Usman Garuba, quienes contribuyeron a que la ventaja subiese hasta la decena de puntos.

Aunque el equipo no logró elevar los porcentajes desde fuera (3/15 al descanso), daba sensación de tener el partido bajo control gracias a su fortaleza atrás.

Sergio Llull bota ante la defensa de Lorenzo Brown | EFE

El Estrella Roja siguió sufriendo en sus acometidas y acumulando pérdidas, aunque al menos pudo evitar la escapada madridista de la mano de Lorenzo Brown y Billy Baron, que permitieron a los serbios duplicar su anotación respecto a los diez primeros minutos iniciales y llegar con vida al descanso (27-33, min 20).

Remontan los serbios

Facundo Campazzo y el propio Baron protagonizaron los primeros ataques de sus respectivos equipos en el inicio del tercer cuarto. El estadounidense tomó las riendas del ataque local y los triples serbios apretaron el choque y espolearon a una afición que empezó a creer en la remontada.

El Real Madrid siguió desinflándose con el paso de los minutos. Los triples de hombres como Ognjen Dobric y Borisa Simanic hicieron daño a un cuadro español que vio cómo Mouhammad Faye culminaba la remontada también desde el perímetro y ponía en riesgo el primer triunfo blanco fuera de casa.

Los jugadores de Pablo Laso capearon el temporal como pudieron, continuaron sin ver aro desde fuera fallando sus siete intentos triples del tercer acto, y llegaron tres abajo a los diez minutos finales y con mucho trabajo por delante para poder sumar su cuarta victoria del curso (52-49, min 30).

Último cuarto clave

Los diez minutos finales arrancaron con sendos triples de Rudy y Causeur que devolvieron las aguas a su cauce y el dominio en el marcador.

El ataque del Estrella Roja se cortocircuitó en el peor momento para sus intereses y un tercer acierto desde la línea de 6,75 de Sergio Llull selló un parcial de 0-9 en los cuatro minutos iniciales que obligó al banquillo local a parar el partido en busca de soluciones.

Los serbios estuvieron más de cinco minutos sin ver aro y Rudy siguió golpeando desde lejos con su cuarto triple, que rompió el partido definitivamente y encarriló el triunfo ante un oponente desquiciado que, a esas alturas del choque, no sabía cómo superar los brazos de Tavares y Garuba.

Los serbios solo fueron capaces de anotar tres canastas en juego en los últimos diez minutos y acabaron perdiendo por quince puntos (60-75) tras el referido parcial de 8-26 en ese período.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil