Las razones de Wijnaldum para cambiar el Barça por el PSG

Leonardo, director deportivo del club francés, le ofrece 10 millones anuales

La pérdida de jerarquía europea del Barça y una cierta desafección entre la afición holandesa explican también la decisión de Wijnaldum

Georginio Wijnaldum metió el miedo al Atlético de Madrid | MEDIAPRO

Javier Giraldo - Amsterdam (Enviado Especial)

“El mejor contrato de su carrera”, destaca ‘De Telegraaf’. “La jerarquía en Europa está cambiando; el PSG está subiendo y el Barcelona, bajando”, argumenta el ‘Algemeen Dagblad’. Son algunas de las razones que expone la prensa holandesa a la hora de explicar el repentino giro de guion del ‘caso Wijnaldum’, el futbolista holandés que firmará por el PSG cuando tenía un acuerdo ya prácticamente cerrado con el Barça.

El capitán de la selección holandesa firmará hasta 2024 con el Paris Saint-Germain. Llegará libre, tras acabar contrato con el Liverpool. El Barça tenía muy avanzada su incorporación (su agente, Humphrey Nijman, visitó las oficinas del Camp Nou en un par de ocasiones), pero cuando irrumpió el PSG, el club azulgrana se negó a entrar en subasta. Y acabó resignado a perder la operación.

Uno de los hombres clave en este cambio de escenario fue Leonardo, director deportivo del PSG: mantuvo conversaciones paralelas con Nijman para acabar de convencer a Wijnaldum por la vía de un salario mucho mayor que el que le ofrecía el Barça. 

Fuentes de la negociación han desvelado que el PSG convenció al centrocampista holandés –campeón de la Premier y de la Champions con el Liverpool- con un jugoso contrato de diez millones de euros anuales. La cifra es inasumible para el Barça. 

El PSG no repara en gastos

El PSG ha demostrado que no repara en gastos. Su sueño sigue siendo levantar la Champions League (fue finalista en 2020 y semifinalista en 2021) y para ello, ha invertido 530 millones de euros en las últimas cuatro temporadas. En el caso de Wijnaldum, su inversión se destina a la ficha y el bonus del jugador, que acaba contrato con el Liverpool el próximo 30 de junio. 

Dinero, pero no solo dinero

El aspecto económico fue fundamental, pero no el único. Si Frenkie de Jong apostó en 2019 por el Barça, rechazando una mayor oferta económica del PSG, fue porque quería jugar en el Barça.

Y porque sentía esa vinculación especial que muchos holandeses sienten –o sentían- por el Barça, por razones históricas. De Jong, además, solía pasar sus vacaciones en la Costa Brava y cada verano visitaba el Camp Nou.

Wijnaldum no veranea en la Costa Brava ni sueña con jugar en el Camp Nou. En más de una ocasión ha confesado que no suele ver partidos por la televisión y que el fútbol es simplemente una manera de ganarse la vida.

Para varias generaciones de holandeses, el Barça representaba la quintaesencia del fútbol. Pero esa idea está cambiando. No solo porque el equipo azulgrana solo haya jugado una de las diez últimas finales de Champions, o porque en 2020 encajase un 2-8, o fuese eliminado por el PSG en los octavos de final hace tan solo unos meses. 

Pérdida de jerarquía

A esa pérdida de jerarquía se añade el hecho de que el Barça lleve dos temporadas sin ganar la Liga. Aún perdura el brillo de Messi, pero cada vez son más los jóvenes holandeses que se dejan deslumbrar por figuras como Neymar o Mbappé, ambos en el PSG. 

Dos posturas

La prensa holandesa destaca que en los últimos años, el PSG ha ganado fuerza en Europa al mismo ritmo que el Barça la ha perdido. También pone de manifiesto que en la negociación con Wijnaldum, el Barça acudió desde una posición de debilidad (tanto deportiva como económica), mientras el PSG adoptó una postura mucho más positiva y seductora, encarnada en Leonardo. 

En 2015, el PSG ya había preguntado por Wijnaldum, pero el holandés prefirió el Newcastle, tras abandonar el PSV. 

La conclusión que extraen los medios holandeses es que Wijnaldum se ha ido al PSG por dinero, pero no solo por dinero. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil