Tensión ultra en Alemania: el Serbia-Inglaterra, declarado partido de alto riesgo

Se calcula la presencia de hasta 500 aficionados ultras de las dos aficiones

Serbia - Inglaterra: Horario y dónde ver la fase de grupos de la Eurocopa 2024

Bermondsey (Londres), cubierto de banderas de Inglaterra antes del encuentro ante Serbia

Bermondsey (Londres), cubierto de banderas de Inglaterra antes del encuentro ante Serbia / EFE

Laura Narbona

A falta de un día para el encuentro, el Serbia-Inglaterra se ha convertido en uno de los principales focos rojos de la Eurocopa por la presencia de ultras de ambas aficiones. El partido, que tendrá lugar el próximo domingo 16 de junio a las 21:00 horas, ha sido declarado de alto riesgo

El pasado miércoles ya se produjeron diferentes altercados entre la policía alemana y los hinchas serbios, después de que uno de ellos saltase al campo durante las jornadas de entrenamientos. Unos entrenamientos en los que también se encendieron numerosas bengalas en la grada

Asimismo, los antecedentes de los ultras ingleses también provocan que el temor sea máximo, pues cabe recordar lo sucedido en 2016 en Marsella, cuando los ingleses y los rusos hicieron del Puerto Viejo de Marsella un escenario de una auténtica batalla campal.


Se estima que aproximadamente 40.000 ingleses y 6.000 serbios se desplazarán hasta Alemania para acudir al partido, de entre los cuales 500 serían considerados ultras. Los organizadores del campeonato son conscientes del riesgo que esto puede suponer, por lo que ya han tomado cartas en el asunto. 

Mientras que la policía alemana ha ampliado el despliegue de cara al encuentro, en el mismo recinto de Gelsenkirchen ha anunciado la prohibición de servir cerveza durante el partido, a excepción de aquella que contenga un 2'8% o menos de alcohol. Además, los aficionados tan solo podrán comprar dos cervezas a la vez, por lo que, en caso de querer más, deberán volverse a poner a la cola. 

Por otro lado, las zonas designadas para acoger a los aficionados de ambas aficiones estarán lo más alejadas posible. Unas medidas que se han tomado con el objetivo de evitar posibles problemas entre los aficionados más radicales.