Lo que se encontrará España en el grupo E de la Eurocopa

La selección se medirá a Suecia, Polonia y Eslovaquia en la fase de grupos

España no tendrá rivales de alto voltaje, pero sí tres selecciones que pueden complicar a cualquiera

Ondrej Duda celebra un gol para la selección de Eslovaquia.
Ondrej Duda celebra un gol para la selección de Eslovaquia. | UEFA

Quique Briz

Se acerca la Eurocopa 2020 y la fase de grupos está a la vuelta de la esquina. Tras conocerse la lista de los 24 futbolistas que estarán con España en la Eurocopa, la selección se prepara para medirse a las selecciones de Suecia, Polonia y Eslovaquia en la primera fase del torneo. Tres equipos que, si bien no son candidatos a llegar a las fases más avanzadas, tienen buenos jugadores y pueden complicar la vida a cualquiera en todos los casos.

Suecia

La selección sueca volverá a verse las caras con España tras caer en el mismo grupo de la clasificación a la Eurocopa, en el que quedó segunda y ya demostró que puede poner contra las cuerdas a los de Luis Enrique. En el partido jugado en el país escandinavo, Markus Berg adelantó a los suyos y debió aparecer Rodrigo en el descuento para salvar un punto. Y aunque en Madrid perdió 3-0, esa fue su única derrota de toda la fase clasificatoria.

El equipo entrenado desde hace ya un lustro por Janne Andersson se postula como la principal amenaza del grupo. Aunque Zlatan Ibrahimović no entró en la convocatoria tras su regreso a la selección en abril, habrá varios jugadores que siempre rinden con su selección. En el eje de la zaga, la veteranía de Andreas Granqvist se complementa con la jerarquía de Victor Lindelöf, ambos principales candidatos a liderar la defensa.

Entre líneas se moverá uno de los jugadores más peligrosos de este equipo: el jugador del RB Leipzig Emil Forsberg. A sus 29 años, sigue siendo indiscutible en Suecia y en su equipo. Y aunque Forsberg pondrá el juego, se espera que el principal goleador sueco sea Markus Berg, veterano trotamundos que sigue anotando por ahí donde pasa. Actual jugador del Krasnodar, se compenetrará a las mil maravillas con su compañero de equipo Viktor Claesson, que desde el extremo derecho será otra de las amenazas suecas.

Acompañando a Berg estará la juventud de Aleksander Isak, que sigue demostrando su talento en la Real Sociedad y esta Eurocopa le podría ayudar a dar el salto definitivo. Otro nombre que viene sonando fuerte esta campaña es la del joven Dejan Kuluševski, actual jugador de la Juventus.

Tras caer en las últimas tres ediciones en la fase de grupos, Suecia quiere estar en la segunda fase de un torneo en el que alcanzaron las semifinales en 1992 y se postula quizás como el equipo más competitivo del grupo para España. Un rival al que ya conoció en la fase clasificatoria y que volverá a coincidir en el camino al Mundial 2022.

Polonia

Aunque hablar de la selección de Polonia es hablar de Robert Lewandowski, este equipo nutrido en su gran mayoría por jugadores en grandes ligas ha ido destacando por su bloque competitivo. Entrenado por el portugués Paulo Sousa, buscará llegar a la fase final como ya hizo en la edición de 2016.

En su camino a la Eurocopa, Polonia lideró su grupo de clasificación y obtuvo el billete al torneo con dos jornadas de antelación, ganando ocho partidos de diez. Una vez más, la selección polaca volvió a mostrar su solidez y no se dejó sorprender por selecciones de menor tamaño, clasificando con garantías a la fase final.

La selección polaca no está a la altura de las principales candidatas de siempre, pero puede presumir de tener al goleador más en forma de todo el mundo. La actuación de Robert Lewandowski esta temporada, meritoria de una Bota de Oro en la que no ha tenido rival, no ha dejado indiferente a nadie. Un delantero de sus características, con su gran definición e inteligencia en el área, será una verdadera amenaza para la selección española, que tratará de frenar un delantero que ha visto puerta 41 veces en 29 ocasiones en la Bundesliga.

Lewandowski al margen, Paulo Sousa cuenta con varios futbolistas en la élite del fútbol europeo. Wojciech Szczęsny es dueño de la meta de la Juventus, Mateusz Klich ha sido pieza clave en un sorprendente Leeds United en la Premier League, y los jugadores del Napoli Arkadiusz Milik y Piotr Zieliński cumplen con nota cuando visten los colores de su país.

Quizás sea la defensa su punto más débil en cuanto a nombres, liderada por un Kamil Glik que no ha conseguido mantenerse en Serie A con el Benevento. Sin embargo, en la fase de clasificación destacó precisamente por su solidez defensiva, encajando solo cinco goles en diez partidos y siendo de las selecciones menos goleadas de todo el clasificatorio.

Eslovaquia

Solo un punto separó a la selección de Eslovaquia de clasificar de forma directa a la fase de grupos de la Eurocopa. Llegó a la última jornada sin depender de si mismo y, aunque cumplió su parte, no se dio la derrota de Gales. Por ello debió embarcarse en el play-off de última hora para obtener el billete al torneo, gracias a una gran Nations League realizada previamente.

Ahí derrotaría en las semifinales a la República de Irlanda en los penaltis y haría lo propio en la final contra Irlanda del Norte, en un partido que los británicos enviaron a la prórroga con un gol en el minuto 87 pero que se llevarían los eslovacos gracias a un gol Michal Ďuriš a diez minutos de otra tanda.

Con Marek Hamšík en el último gran reto de su carrera, Milan Škriniar liderando la zaga de un Inter campeón del Scudetto o jugadores que siempre dan que hablar como Ondrej Duda o Stanislav Lobotka, Eslovaquia tratará de evitar la eliminación en la fase de grupos de la que es su segunda participación consecutiva en el torneo.

Otros nombres menos conocidos de la selección centroeuropea son los del veterano goleador Michal Ďuriš, que lleva años metiendo goles con su país y metió contra todo pronóstico al Omonia Nicosia en la Europa League, el experimentado en Serie A Juraj Kucka o el joven Erik Jirka, que ha sorprendido en el Mirandés con sus apariciones desde el extremo derecho o izquierdo.

Es posible que por nombres e historia, la selección de Eslovaquia sea la más débil del grupo. Esto demuestra la dificultad de la liguilla, pues tiene a varios jugadores que son importantes en grandes ligas europeas. Sea como sea, el reto de Štefan Tarkovič, entrenador que llegó justo antes de la final del play-off ante Irlanda, será el de clasificar a los octavos de final, como ya hicieron en la primera participación de su historia como nación independiente en 2016.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil