Cristiano Ronaldo, entre la gloria y la debacle en la Eurocopa

Cristiano Ronaldo, entre la gloria y la debacle en la Eurocopa

Ronaldo se la juega en la final de la Eurocopa
Ronaldo se la juega en la final de la Eurocopa | AFP.

Tiene un mérito enorme pero la presión es aún mayor. Su rol con Portugal, doce años después de la hecatombe griega en Da Luz, es diametralmente distinto pero su ilusión permanece intacta. Cristiano Ronaldo dispondrá el próximo domingo de su segunda gran oportunidad -y quién sabe si la última- para alzar un gran título con su combinado nacional. Un broche de oro a su prolífica carrera y un argumento de peso para los que soliciten el Balón de Oro de este año para el delantero del Real Madrid, que cerraría el curso con un irrebatible doblete europeo.  

Ahora bien, en la teoría todo suena como un cuento de hadas. En la práctica, en cambio, el guión no es tan sencillo. Cristiano tendrá en Francia un serio obstáculo para intentar ‘campeonar’ en París. Si bien un triunfo le haría tocar la gloria, un tropiezo -imposible de digerir dado su pasional carácter-sería el colmo de sus frustraciones bajo los colores de Portugal.

El propio Cristiano, que a la conclusión del Portugal-Gales reivindicó que “esto no es un sprint sino una maratón”, es consciente de que se encuentra en una posición privilegiada para alcanzar la tan ansiada meta. “Hay que creer, soñar es gratis y estamos a un paso”, reconocía abiertamente tras alzarse con el ‘Man of the match’ en el triunfo ante Gales en el Parc Olympique Lyonnais.

El recuerdo de la debacle ante Grecia en Da Luz sigue muy vivo en la memoria del astro de Madeira. Por entonces gozaba de un merecido premio con la selección absoluta tras un prometedor primer año en Old Trafford. Una ilusión desbordante que le haría bajar de la nube tras el recordado cabezazo de Charisteas que enterró el sueño de toda una nación. Una derrota que marcó los primeros pasos de ‘CR7’ como profesional y le permitió madurar a pasos agigantados en la élite. “Tenía 18 años, era mi primera final. Han pasado doce años. Para mí es un orgullo”, recordó el capitán luso con gran facilidad. El recuerdo está grabado a fuego en su retina. Una decepción así nunca se olvida. Es por ello que ante Francia hará todo lo posible para romper los pronósticos. “Estoy muy confiado y creo que los jugadores merecen esta alegría”, avisaba el delantero madridista. Tras alcanzar la final, todo es posible, y ‘CR7’ no dudaba en reivindicar que “nadie pensaba que podíamos llegar a la final”.  La opción del título vuelve a estar viva pese a que la empresa parece más compleja que en 2004. Él lo tiene claro: “Es un sueño que se puede realizar”. ¿Sueño o pesadilla? París decidirá.