Sport.es Menú

Alemania rompe su maldición ante Italia y se mete en semifinales de la Eurocopa

Los jugadores alemanes estallaron de júbilo tras el penalti de Hector
Los jugadores alemanes estallaron de júbilo tras el penalti de Hector | sport

Alemania hizo historia en Burdeos al romper su particular maldición ante Italia en un choque que arrancó muy condicionado por el respeto que se profesan ambas escuadras. Alemania, pese a presumir de sus tres entorchados continentales en las gradas, tenía muy presente la devastadora estadística de no haber derrotado jamás a Italia en fases finales tras ocho enfrentamientos. Una losa psicológica en toda regla, especialmente por los cercanos precedentes de las semifinales del Mundial 2006 y las 'semis' de la Eurocopa de 2012.

Alfonso Callejas (Burdeos)

Un remate de Giaccherini a la media vuelta ante Boateng y un balón en profundidad que a punto estuvo de cazar Mario Gómez fueron las únicas y discretas aproximaciones llegado el ecuador del primer tiempo. Un periodo marcado por la lesión muscular de Khedira. El ‘bianconero’ cedió a su puesto a un Schweinsteiger que inmediatamente recibió el brazalete de capitán de manos de Neuer. Escrupulosa jerarquía en los germanos. Precisamente el futbolista del United dispondría de la primera ocasión clara al ver como le anulaban un tanto de cabeza a pase de Hummels tras cargar sobre De Sciglio.

MÁS INTENSIDAD Y MAYORES OCASIONES

Se había cumplido la primera media hora de juego y el partido empezaba a calentarse tras sendas entradas de Sturaro Müller y un recado de Boateng en el rostro de Éder. El propio central de ascendencia ghanesa entraría en escena de forma providencial para salvar un gol cantado de Giaccherini tras un error de Kimmich que aprovechó De Sciglio para enviar un pase de la muerte.

Quedaban diez minutos para el descanso y sería entonces cuando se disputaría un mini encuentro más atractivo para el espectador debido a la mayor proliferación de ocasiones. El primero en avisar sería Hector con un centro envenenado tras tocar en un defensor que Buffon salvaría con apuros tras recostarse sobre el poste de forma aparatosa. 

Tras un cabezazo de Gómez a centro de Kimmich llegarían las dos más claras. Primero para Alemania, cuando Müller no aprovechaba una carambola en el interior del área al rematar mordido desde el punto de penalti. Dos minutos después llegaría el turno para la ‘Azzurra’. Un desplazamiento en largo de Bonucci lo aprovecharía Giaccherini para sacarse un centro-chut cerca de la línea de cal que obligaba a Neuer a tirar de reflejos. El rechace lo cazaba Sturaro con una volea que salvaba ‘in extremis’ Boateng. Un guión digno de película de acción que dejaba a los aficionados con buen sabor de boca.

ALEMANIA SACA EL RODILLO E ITALIA SE CALIENTA

Lo prometido en el tramo final del primer tiempo se incumpliría tras la reanudación. Italia tenía problemas con el balón controlado. Parolo se mostraba poco fluido en la circulación de balón y era Bonucci el que daba un paso adelante para asumir las riendas con medidos desplazamientos en largo desde el eje defensivo. 

Pasados diez minutos Alemania volvería a azotar con fuerza. ‘Schweini’ filtraba un pase picado para Gómez que, a su vez, cedía el balón a Müller tras escorarse. El polivalente atacante del Bayern, que estaba trabajando a fondo entre líneas pero no lograba tener demasiada incidencia en el juego, se quedaría a las puertas del gol al ver como Florenzi se lo arrebataba bajo palos.  

A falta de juego los italianos respondían con dureza. De Sciglio propinaba un puntapié a Kimmich mientras Parolo infligía un duro plantillazo a Gómez en la región lumbar. El ‘killer’ con raíces españolas colaboraría activamente en la acción que desembocaría en el primer gol de la noche. Corría el minuto 65 cuando aprovechaba un envío en largo de Neuer para retratar por alto a Florenzi y ceder el balón a Müller. El astro del Bayern filtraba un balón raso a Hector cuyo centro, tras rebotar en Bonucci, lo cazaba Özil llegando desde segunda línea para fusilar a Buffon.

MILAGRO DE BUFFON Y ORGULLO DE BONUCCI

El veterano meta italiano, completamente vendido en el gol, reaparecería de forma milagrosa apenas tres minutos después para sacar una mano brillante ante un peligroso despeje a bocajarro de Chiellini tras una incursión de Gómez en el área. Sería la última aportación del ‘tanque’ alemán que debía retirarse con molestias.

Los minutos corrían e Italia se levantaba de la lona. Pellè acreditaba que la ‘Azzurra’ ya no estaba grogui al rematar cerca de la cruceta. Alemania no captó el aviso. Tres minutos después Boateng fallaba calamitosamente al cometer un infantil penalti al bloquear con los brazos extendidos un cabezazo de Chiellini. Buffon no quería ni mirar pero Bonucci asumía la responsabilidad y tiraba de raza para igualar el marcador y espolear a su hinchada. El partido cobraba una nueva dimensión. Alemania tendría problemas para digerir el golpe y Pellè y De Sciglio se quedarían a las puertas de agrandar la herida.

TANDA AGÓNICA Y GOLPE A LA HISTORIA

En la prórroga ambos equipos tendrían serios problemas para sacar fuerzas de flaqueza. Un par de disparos lejanos de Boateng y una volea centrada de Özil serían los últimos coletazos de Alemania mientras Italia se encomendaba a la magia de un Insigne que, con apenas diez minutos sobre el césped, a punto estuvo de retratar a la experimentada zaga germana con dos golpes de genio. Era demasiado tarde. Todo se resolvería en una de las tandas de penaltis más imprecisas que se recuerdan. Un total de siete penas máximas, la última de Darmian, se fallarían antes de que Hector batiera a Buffon -que abandonaría el campo entre lágrimas- con un remate mordido que se coló por debajo de su cuerpo. Era el 6-5 definitivo. Una tanda para la historia, la que cambió Alemania en una inolvidable noche en Burdeos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil