Eurobasket 2013 - Grupo D

grupod
| sport

Sergio Vera

Con Grecia como favorita las incógnitas acerca del rendimiento de Turquía, Italia y Rusia, la capacidad para sorprender de Finlandia y la ilusión de Suecia completan el dibujo de este Grupo D en el Eurobasket de Eslovenia.

Los griegos son los candidatos a alcanzar la primera plaza tras reunir un conjunto que no se conformara con algo menos que una medalla. Los helenos llegan a Eslovenia con todos los ingredientes necesarios para triunfar. Cuentan con grandes estrellas como Spanoulis a los que se le suma la incuestionable calidad de hombres como Papanikolaou con el que ha tiranizado en Europa en las filas de Olympiacos. Pese a no contar con jugadores de la talla de Calathes, Schortsianitis o Koufos, la sobriedad de Mavrokefalidis, Kamaikoglu o Zisis siguen haciendo de los griegos un equipo temible. Tienen el carácter competitivo en su ADN, cuentan con una amplia rotación y sus piezas están bien acopladas. Son uno de los grandes favoritos al podio.

En un escalón inferior la siempre impredecible Turquía buscará su sitio. Tanjevic vuelve a disponer de un juego interior temible que reúne centímetros y potencia con Savas, Gonlum, Asik, Erden o Ilyasova. Cuenta con un amplio abanico de opciones ofensivas gracias al talento de Turkoglu o Preldzic pero a la hora de la verdad tienen dificultades para llegar a la lucha definitiva por las medallas. Capaces de lo mejor y lo peor, veremos cuál es la versión turca que aparece en Eslovenia.

Por nombre e historia, Rusia también aparece en la quiniela de favoritos pese a que en esta ocasión las bajas con las que cuenta y el clima enrarecido con el que se presenta en Eslovenia le restan opciones. El cambio de técnico a última hora por las disputas en la federación y estar sin hombres como Kirilenko, Khryapa, Mozgov o Kaun confeccionan una Rusia en la que Shved ha cogido el testigo junto a una generación de jóvenes con Karasev y Kulagin que dan aire fresco y talento para afrontar el torneo. Sin un '5' de primer nivel sufrirán para llegar lejos.

Italia también se presenta como un gigante que necesita volver a reencontrarse tras una particular travesía en el desierto que le ha apartado de los lugares de privilegio en los últimos años. Todo han sido problemas para la 'azzurra' en estos meses previos donde se han quedado sin Gallinari, Bargnani, Pollinara o Hackett; la base de un equipo que pudo ser pero que no será. Contarán con el talento de Belinelli y Datome para luchar contra equipos que pueden superar su juego interior y la fragilidad que acusan en los momentos de máxima tensión.

LA AMENAZA ESCANDINAVA

La sorpresa del grupo la intentará dar una Finlandia que crece año tras año y que suma su segunda presencia consecutiva en un Eurobasket. Su falta de centímetros es el gran handicap con el que intentarán competir a base de lanzamiento exterior y del talento de Petteri Koponen. Huff y Gerald Lee junto a la calidad del joven Salin formarán la columna vertebral de los escandinavos.

Por su parte, la 'vecina' Suecia intentará animar el grupo D sin la presión de aquellos para los que no clasificarse sería un fracaso. La dupla Jerebko-Taylor es el gran argumento de un equipo joven y con poca experiencia en el que destaca la presencia del azulgrana de 17 años Ludvig Hakanson. Pese a la dependencia de sus dos estrellas, Suecia competirá sin presión, con mucho que ganar y poco que perder.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil