'Residència Espanyol de Barcelona Josep Manel Casanova'

Rebautizada la casa de los jugadores del fútbol base del Espanyol con el nombre de quien trabajó para que la cantera fuera el principal activo del club

Exjugadores, exentrenadores y excompañeros, nadie quiso perderse el emotivo acto

Espanyol
El acto en la residencia de jugadores fue muy emotivo | sport

C. F. Sainz

En medio de una semana cargada de ilusión en todos los estamentos por la posibilidad de ir a Europa y la oportunidad histórica del filial de disputar el ‘play-off’ de ascenso, en la tarde de ayer se produjo un acto muy emotivo.

La residencia de jugadores del fútbol base perico, situada a 100 metros de la Ciutat Esportiva Dani Jarque en l’Escola Túrbula, se rebautizó bajo el nombre de Josep Manel Casanova, el padre de la cantera espanyolista.

Al merecido homenaje acudieron varios jugadores que pasaron por el fútbol base del Espanyol como los actuales futbolistas del primer equipo Dídac Vilà, Javi López y Sergi Darder; el jugador del filial Lluís López;  así como el presidente de la entidad, Chen Yansheng, el consejero Mao Ye, el Director General deportivo, Oscar Perarnau, y el Director de Fútbol Profesional, Rufete.

Otros de los ‘hijos’ de Casanova como Javi Márquez, Luismi, Chica o Julián López de Lerma tampoco quisieron faltar a la cita, así como también estuvieron presentes entrenadores de la época de Casanova en el club -Josep Clotet, Lluís Planagumà, David Fernández...- y excompañeros como Pepín Cabezas o Toni Blanch. La residencia ya luce el nombre de quien fuera jugador -en la época de los 70-, entrenador -fue segundo del primer equipo en la Copa del Rey del 2000 y preparador de diferentes equipos del fútbol base- y coordinador de la cantera perica.

Casanova, que dejó el club blanquiazul en 2011, murió hace casi dos años de manera repentina. Se encontraba viendo un partido del juvenil del Málaga, entidad para la que trabajaba por aquel entonces, en las gradas del estadio del Malaka, cuando sufrió un infarto de terribles consecuencias.

Ha recibido multitud de homenajes póstumos, pero ninguno tan especial como este, el cual el Consejo de Administración decidió llevar a cabo de manera unánime el pasado verano. El nombre de Casanova, que luce en la puerta 75 del RCDE Stadium, todavía más ligado al Espanyol. En concreto, a su fútbol base, como no podía ser de otra manera.

REMEMORANDO SU FIGURA

Perarnau recordó a Casanova y el legado que dejó, mientras que el alcalde de Sant Adrià, Joan Callau, y el director de l’Escola Túrbula, Joan García, agradecieron poder participar en un acto tan emotivo.

La mujer de Manel, Mercè Palma, destacó que “el bautizo de la residencia es impagable”, una vez destapada la placa en la que se podía leer el nuevo nombre: ‘Residència Espanyol de Barcelona Josep Manel Casanova’.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil