Sport.es Menú

Las incógnitas del nuevo proyecto del Espanyol

El club hasta ahora solo ha anunciado la contratación del nuevo entrenador, Rubi

Acertar en el sustituto de Gerard Moreno, clave para el equipo y para taponar la crisis social

Rubi, la única novedad hasta el momento del nuevo Espanyol
Rubi, la única novedad hasta el momento del nuevo Espanyol | Efe

El reto principal del área deportiva que encabeza Óscar Perarnau es construir un proyecto lo suficientemente atractivo para cambiar la dinámica de pesimismo que se está apoderando desde hace meses entre los aficionados blanquiazules. LaLiga arranca el fin de semana del 18 y 19 de agosto y la plantilla espanyolista empezará a rodar el 9 de julio. El tiempo pasa muy rápido y muchas dudas por resolver...

Rubi, la apuesta del banquillo

La primera y única decisión tomada hasta el momento ha sido la contratación del entrenadorPerarnau ha apostado por Rubi, un técnico al que conoce perfectamente desde que trabajaron juntos en el fútbol base del Espanyol. El director general deportivo habrá analizado los pros y contras del fichaje y asume los riesgos de su decisión. La designación de Rubi no ha levantado gran expectación entre los socios –no tiene el carisma mediático de otros ni se ha ganado aún el cariño de, por ejemplo, David Gallego con su espectacular aparición en el banquillo–, pero llega reforzado tras lograr un ascenso histórico con el Huesca. Rubi desembarca con ganas, con ambición, pues está ante su gran oportunidad profesional. Su apuesta futbolística, a priori, es totalmente opuesta a la de Quique.

El ‘marrón’ de suplir a Gerard Moreno

Se va Gerard Moreno. Se marcha, por un lado, el mejor goleador (por no decir el único) de la plantilla, pero también quizá la única referencia que le quedaba a la afición sobre el terreno de juego. La venta del ‘killer’ catalán, que debe ser oficial en el transcurso de esta semana, es un torpedo a la línea de flotación del equipo, una flotación que ya necesitaba retoques de calado viendo la decepcionante campaña realizada. Si complicado será sustituirlo en el campo, aún más entre la afición. Estamos, sin exageración, ante un nuevo ‘caso Tamudo’. Multitud de nombres están surgiendo estos días como sustitutos. ¿Borja Mayoral? ¿Borja Iglesias? Hace años la marcha de Tamudo’ se reemplazó con éxito con el argentino Osvaldo. Las preguntas son obligadas: ¿habrá dinero para una operación de esa magnitud?, ¿habrá capacidad en los despachos para encontrar una joya parecida?

¿Seguirá David López de blanquiazul?

La otra cuestión que más preocupa en estos momentos a los seguidores es la continuidad de David López. La fuga de otros canteranos (leáse Aarón) no sería tan alarmante, pero la de David dispararía, sin duda, la gran crisis social. Tras Gerard Moreno, el malestar podría ser de una magnitud enorme y las consecuencias imprevisibles si también se larga David López. Costaría mucho, muchísimo, reconducir el daño que se desataría con el traspaso de otro jugador clave en el campo y también formado en la casa. El Espanyol se ha posicionado claramente con un mensaje de rotundidad: no se facilitará un traspaso y quien lo quiera deberá poner la cláusula de rescisión. ¿Es suficiente para garantizar su presencia?

La hora de los fichajes y... de los descartes

Rubi ha sido la única, junto al anuncio de los jugadores que abandonaban la plantilla al concluir contrato, decisión deportiva que se ha tomado. A partir de ahora deben de llegar las decisiones. Por un lado seguir con la salidas –en este caso de jugadores que no interesan a los técnicos– y, por otro, hacer las primeras incorporaciones aparte de los chavales de la cantera. Y todo, no lo olvidemos, en una situación económica de reajuste, de reducción. El proyecto inicial de Mr. Chen ya es historia, la realidad es ahora muy distinta.

recuperar la normalidad social

Las próximas semanas serán importantes para ir desvelando como se perfila el nuevo proyecto deportivo. El proyecto que influirá en el entorno social. “Este año esperaré a septiembre para ver si renuevo”, me decía un histórico socio de calle, sin reconocimiento público, que mantiene once carnets en la familia entre hijos y nietos. “A ver que me ofrecen”, añadía. Y como él, pueden ser muchos abonados los que están a la expectativa. Estamos hablando de mucha pasta... Son tantas las incógnitas y dudas que está levantado este Espanyol que las palabras y las buenas intención parece que ya no son suficientes. Hace falta gestos. Y gestos es sinónimo, en este caso, de fichajes. Según como se confeccione la plantilla y, además, como arranca el equipo en el campeonato de liga se reconducirá el apartado social. ¿Habrá un margen de confianza a Rubi? Los ánimos son de desilusión.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil