Sport.es Menú

El Espanyol pierde vuelo en el reestreno de Caparrós

Los blanquiazules vuelven a la senda de la derrota tras encadenar seis partidos sin perder

Ben Yedder anotó el único tanto del partido tras un penalti de Hermoso sobre André Silva

 Los catalanes sufrieron la primera victoria de Caparrós al frente del equipo gracias a un solitario gol de Ben Yedder | LALIGA

El Espanyol vio truncada ante el Sevilla en el RCDE Stadium su racha de seis partidos sin perder y pierde vuelo en el que era el reestreno de Joaquín Caparrós en el banquillo nervionense después de la destitución de Pablo Machín esta misma semana. 

Alba López

FICHA TÉCNICA

LaLiga

ESP

0-1

SEV

Espanyol

Diego López; Rosales, Naldo, Hermoso, Didac; Marc Roca, Darder, Granero (Melendo, 59'); Hernán (Ferreyra, 69'), Wu Lei; Borja Iglesias.

Sevilla

Soriano; Navas, Mercado, Carriço, Wöber, Promes; Amadou (Rog, 73'), Banega (Vázquez, 78'), Gonalons; Ben Yedder, André Silva (Munir, 62').

Goles

0-1 M. 52 Ben Yedder, de penalti.

Árbitro

Cuadra Fernández (Comité balear). TA: Darder (2A, 93') / Wöber (63'), Careriço (75') y Juan Soriano (2A, 93').

Incidencias

RCDE Stadium. 20.219 espectadores.

Ben Yedder decantó la balanza a favor de los visitantes desde los once metros tras un absurdo penalti cometido por Mario Hermoso sobre André Silva que pone fin al momento de éxtasis blanquiazul.

La tarde empezó torcida para el Sevilla. En el calentamiento, Vaclik sintió molestias en el aductor y Caparrós se vio obligado a sacarlo del once para meter a Juan Soriano. Con todo, los hispalenses no defraudaron en el arranque y de la mano de un espléndido Banega encerraron al Espanyol en su propio campo. De las botas del mediapunta argentino nació la primera ocasión clara del encuentro en un disparo desde el balcón del área que atrapó Diego López en dos tiempos. La respuesta blanquiazul llegó a través de Darder, pero el latigazo del de Artá acabó en córner.

Por aquel entonces, el equipo de Rubi ya había despertado de su letargo inicial, dotando de velocidad a su circulación de balón y buscando la espalda de la adelantada zaga sevillista al contragolpe, una de las mejores armas que posee el Espanyol esta temporada. Borja Iglesias fijó a los centrales nervionenses y Hernán Wu Lei buscaron las cosquillas al rival por las alas.

La ocasiones, sin embargo, continuaron siendo para el Sevilla, que cada vez que cercó la portería de Diego López generó peligro. El omnipresente Banega volvió a la carga con un zapatazo que salió lamiendo el palo derecho de la portería blanquiazul. Y a renglón seguido fue Ben Yedder quien se dejó comer la tostada a bocajarro por Mario Hermoso. El central internacional consiguió evitar 'in extremis'el remate a placer del francés a la red. 

En una acción aislada pudo marcar el Espanyol, pero el testarazo de Wu Lei desde el punto de penalti se perdió por encima del larguero. Antes del descanso todavía pudo marcar el Sevilla en su enésima intentona, pero el revoltoso Ben Yedder no encontró la red de milagro.

En el asueto Rubi debió de leer la cartilla a sus chicos, ya que en la reanudación la imagen del Espanyol cambió por completo. En pleno arreón espanyolista, sin embargo, caía el jarro de agua fría. Mario Hermoso obstaculizó a André Silva dentro del área y el colegiado no dudó un instante en señalar la pena máxima. Diego López adivinó la intenciones de Ben Yedder desde los once metros, pero el gallego no llegó a la pelota y el tanto subió al marcador para tristeza de la grada, que apenas un minuto antes había solicitado otro penalti por un empujón sobre Hernán que Cuadra Fernández dejó pasar.

Solo entonces decidió mover ficha Rubi y dar entrada a Melendo por Granero. La aparición del centrocampista sentó de maravilla al equipo, que a partir de ahí empezó a jugar. La irrupción de Ferreyra también ayudó a la causa, pero en los metros finales los blanquiazules seguían sin ideas. Un disparo escorado de Wu Lei a las manos de Soriano y una falta botada por Darder fue todo el bagaje ofensivo perico. 

Rubi echó más leña al fuego a falta de cinco minutos para el final metiendo en el campo a Puado por Naldo, pero la apuesta llegó demasiado tarde y el Espanyol volvía a la senda de la derrota. Ya con el partido acabado el árbitro expulsó al sevillista Soriano por provocar a la grada y a Darder por agarrar del cuello al portero recriminándole su falta de educación.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil