Sport.es Menú

Cumbre con Mr Chen

Guasch y Perarnau están llamados a filas en china para reunirse con el presidente

El director general corporativo y el deportivo se reunirán con el presidente con el objetivo de revertir la situación

Chen anda preocupado
Chen anda preocupado | EFE

La situación no se puede demorar más tiempo. La crisis de resultados que está viviendo el Espanyol obliga a ello. La derrota ante el Valencia en un encuentro en el que el espanyolismo había depositado muchas esperanzas ha termindo derramando el vaso.

SPORT.es

Los blanquiazules están a tan solo una derrota de ser el peor arranque de la historia de la Liga en casa, unos números preocupantes que han hecho sonar las alarmas desde China. El equipo no logra encontrar el camino del gol ni con David Gallego ni con Pablo Machín y sigue viendo como los rivales le matan cada vez que se asoman al área.

El técnico soriano pidió un delantero centro para afrontar el resto de la temporada y veremos si la dirección deportiva le concede ese deseo. De momento, ha sido Chen el que ha llamado a filas a Guasch, el director general corporativo, y a Óscar Perarnau, el director general deportivo, para analizar las causas que han llevado al equipo a estar ahí abajo en la tabla. 

La cumbre no tiene otro objetivo que tratar de reconducir la situación de un equipo que está repitiendo paso a paso los números de aquel Espanyol de la temporada 03-04, el año en el que los blanquiazules se salvaron en el último suspiro. Por plantilla y por proyecto, el equipo no quiere ni oir a hablar de jugarse la vida en los últimos partidos y es por ello que Chen ya quiere tomar cartas en el asunto. Todavía no hay nombres encima de la mesa pero lo que parece claro es que el Espanyol necesita algo más, sobre todo desequilibrio.

Excepto el duelo ante el Athletic de Bilbao, el equipo ha ganado en solidez defensiva, especialmente con la entrada de Bernardo y esa defensa de tres centrales y dos carrileros. El problema llega en la construcción y en el área rival. No hay desequilibrio en el centro del campo y falta ese último pase que supere líneas. Y arriba tampoco se marcan las diferencias. Las escasas ocasiones que se crean tampoco están siendo aprovechadas por unos delanteros con la puntería desviada. Así, no se esperan medidas drásticas pero se debe cambiar el chip.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil