Los diez momentos clave de la campaña electoral del Barça

Repasamos todos los sucesos que han marcado el devenir de la carrera hacia la presidencia azulgrana

La dimisión de Bartomeu dio el pistoletazo de salida a más de cuatro meses muy intensos

¡Menos de 24 horas para las elecciones del FC Barcelona! | EFE

130 días. Desde la dimisión de Josep Maria Bartomeu hasta el fin de semana de las elecciones a la presidencia del FC Barcelona han pasado 130 días. El ‘as soon as possible’ de Carles Tusquets y, por ende, la carrera electoral hacia la zona noble del Camp Nou se ha prolongado más de cuatro meses. Durante todo este tiempo el club azulgrana ha demostrado una vez más que, tanto para lo bueno como para lo malo, es único. Por muchas razones, muchísimas. Estos han sido los 10 momentos más importantes de una campaña demasiado larga y completamente marcada por los incontables terremotos institucionales, la incertidumbre deportiva, la grave situación económica y el descrédito social. Y por el coronavirus, claro.

1. Punto final al mandato de Bartomeu

La primera temporada en blanco des de 2008, el desastre de Lisboa, el escándalo del ‘Barçagate’ y el modelo económico insostenible desnudado por la pandemia no provocaron que Bartomeu presentara su dimisión. El presidente siempre se había caracterizado por una capacidad de resistencia infranqueable y volvió a demostrarlo en el momento más delicado de su etapa. Los socios culés, sin embargo, le recordaron que son los verdaderos propietarios del club e impulsaron una moción de censura histórica y transversal contra él y su junta directiva. Recogieron 19.532 validas para la causa. El 27 de octubre, menos de 24 horas después de declarar textualmente que “nunca me he planteado dimitir”, el dirigente anunció su adiós. Se mostró muy crítico con la Generalitat de Catalunya y con todas las personas del entorno barcelonista que le habían “faltado al respeto” en los últimos meses. Reconoció pocos errores. Se marchó sin conceder preguntas a los periodistas, un hecho que sirvió para resumir a la perfección su periodo al frente de la entidad.

2. Más aspirantes al trono que nunca

Ese día, Bartomeu dio el pistoletazo de salida a una carrera electoral a la que, poco a poco, fueron añadiéndose participantes. Víctor Font, Jordi Farré y Lluís Fernández Alà –impulsores del voto de censura– y Toni Freixa y Xavi Vilajoana –de un perfil más continuador– fueron los primeros a entrar en escena. Emili Rousaud y Joan Laporta esperaron un poco más. El expresidente volvió con mucha fuerza, con un acto imponente en el Hospital de Sant Pau. Agustí Benedito y Pere Riera fueron los últimos en formalizar su proyecto. Jordi Roche y Juan Rosell no dieron el paso pese a que hubo muchos rumores en torno a sus figuras. El escenario final fue de nueve precandidatos, una cifra muy sorprendente teniendo en cuenta el momento complicado del Barça en todos los sentidos. La presidencia del club azulgrana es muy golosa.

3. “Ganas de volver a veros”

Laporta fue poco Laporta en sus primeras apariciones en los medios de comunicación. Alejado del ‘cruyffismo’ que siempre había amparado, no solo futbolísticamente sino también como forma de vida, el expresidente regresó con un discurso calmado. Sin excentricidades ni subidas de todo. Sin hacer mucho ruido. A mediados de diciembre, no obstante, pasó al ataque. Esperó pacientemente el momento oportuno para plantar una pancarta icónica en Madrid, en los aledaños del Santiago Bernabéu. “Ganas de volver a veros”, les dijo a los socios del Barça en la capital española y, desacomplejado, a los aficionados merengues que lo sufrieron entre 2003 y 2010. El mensaje fue claro. Conciso. Directo. Su equipo de marketing se apuntó el primer tanto de la campaña.

4. Otro golpe de efecto del expresidente

Laporta volvió a hacer una demostración de fuerza el día en el que los precandidatos presentaron las firmas que habían recogido para continuar aspirando a la presidencia. Él entregó 10.272 avales y superó con mucha soltura el corte de 2.257 papeletas. Esa misma tarde se reconoció el ganador de la primera parte del partido electoral, aunque también pidió prudencia a sus seguidores en vistas a la segunda mitad. Víctor Font, Toni Freixa y Emili Rousaud fueron los otros socios que rebasaron la cifra mínima, aunque el exvicepresidente institucional no pudo convertirse en candidato tras el proceso de validación de los apoyos. Los últimos 45 minutos del encuentro se convirtieron en un triangular.

5. Un aplazamiento anunciado

Las restricciones gubernamentales contra el coronavirus y la poca determinación de la Generalitat de Catalunya y la comisión gestora del FC Barcelona impidieron que las elecciones se celebraran el 24 de enero, tal como estaba previsto inicialmente. Carles Tusquets no pidió a las autoridades que permitieran el voto por correo ordinario en los comicios hasta la reunión del 15 de enero, en el mismo encuentro telemático en el que se acordó la demora en cuestión. Posteriormente, el dirigente en funciones de la entidad culé se reunió con los tres candidatos y entre todos pactaron la nueva fecha: 7 de marzo. Con el voto remoto aprobado legalmente, el club se aseguró una mayor participación. Se quería –y se quiere– llegar al 50%. De momento, 20.663 socios ya han ejercido su derecho a sufragio mediante esta modalidad.

6. Messi no tiene prisa para decidir su futuro

Una de las primeras cosas que tendrá que hacer el ganador de las elecciones de este domingo será, sin lugar a dudas, hablar con Leo Messi. La carpeta del futuro del argentino tiene la etiqueta de urgente, sobre todo después de la entrevista que concedió a Jordi Évole a finales de 2020. En la distendida y larga conversación, el capitán dejó entrever que todavía no ha tomado ninguna decisión y que no tiene previsto hacerlo hasta escuchar primero al nuevo presidente. La realidad es que es probable que sea demasiado tarde para convencer al mejor jugador del mundo de que siga regalando tardes gloriosas al barcelonismo, pero el retorno deportivo, económico y emocional del ‘10’ es incalculable. Inigualable. Y pide a gritos que esta cuestión se aborde con toda la prudencia e importancia posible. En la entrevista que realizó en La Sexta, si una cosa quedó clara es que a Messi no se le tendrá que convencer con dinero, sino con un proyecto deportivo.

7. Nueva decepción europea

Después de un mes de enero impecable en la Liga, titubeante (aunque exitoso) en la Copa del Rey y desafortunado en la Supercopa de España, el Barça sufrió un nuevo descalabro continental que cortó de cuajo cualquier ilusión del barcelonismo. El equipo de Ronald Koeman sucumbió ante el PSG en el Camp Nou (1-4) y demostró, otra vez, que está muy lejos de pelear por la Champions. La reconstrucción deportiva que se inició el verano pasado apenas acaba de empezar y necesita algún zarandeo más para volver a situar a la entidad en la primera línea competitiva de la élite futbolística. El candidato al que le hagan confianza los socios, que precisamente se estrenará en el palco del Parque de los Príncipes, tendrá una misión muy complicada en este sentido. Ya son cinco años –salvo remontada épica en París– sucumbiendo en Europa y la herida es cada vez más difícil de sanar.

8. Dos filtraciones polémicas

En los últimos metros del recorrido electoral hubo mucha polémica por culpa de dos publicaciones periodísticas. En primer lugar, la filtración del informe de la secretaria técnica culé a favor del fichaje de Eric Garcia, que incluía frases poco amables para jugadores actuales del equipo, no gustó nada en el vestuario. La afición tampoco lo vio con buenos ojos. Pocos días después salió a la luz el famoso “contrato faraónico de Leo Messi que arruina al Barcelona”, en palabras de El Mundo. Ambas situaciones evidenciaron, en un momento de desgobierno, la fragilidad institucional de un club necesitado de muchos cambios. En cualquier caso, Laporta, Font y Freixa dejaron muy claro públicamente que el capitán no es, en ningún caso, el culpable de la situación económica que vive –y sufre– la institución.

9. El círculo del ‘Barçagate’ se cierra

Cuando parecía que la ‘película’ de guion enrevesado había llegado a su fin, el lunes pasado el Camp Nou fue el escenario de una investigación policial que se saldó con cuatro detenidos, Josep Maria Bartomeu incluido. El motivo fue el mismo que el que precipitó la dimisión del expresidente y que dio paso a la casi eterna campaña: el ‘Barçagate’. El círculo se cerró. Aunque los imputados fueron puestos en libertad entre la noche del mismo lunes y el martes por la mañana, la causa judicial sigue abierta y no se puede descartar que la entidad, de momento parte perjudicada, se vea implicada por delito fiscal. Toni Freixa criticó públicamente que todo esto sucediera, después de muchos meses de investigación y de seis prórrogas del secreto de sumario, a pocos días de los comicios. Joan Laporta apeló a la presunción de inocencia. Víctor Font, por último, utilizó este caso para poner de manifiesto que el club “necesita pasar página”.

10. Última semana para contrastar proyectos

Y, por fin, llegó el sprint decisivo. Los tres candidatos han realizado tres debates –Confederación Mundial de Penyes, RAC1 y TV3– para intentar persuadir a todos los socios que aún no tenían claro a quién votar. Ha habido pocas sorpresas, ningún aspirante ha jugado una carta inesperada y nada ha alterado las dinámicas previstas.

Parecía que no lo haría nunca, pero llegó la hora de la verdad. Este domingo la sentencia será dictada.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil