Ipurua desagua dos puntos más

El Eibar continúa sin ganar en casa y ya ha perdido diez de doce puntos posibles

El osasunista Calleri sufrió una lesión en la rodilla derecha y abandonó el partido a la media hora

La ausencia de público pasa factura al Eibar. Sin el aliento y el empuje incondicional de su afición, los del Bajo Deba se sienten huérfanos y desamparados. La visita de Osasuna volvió a certificarlo. Dos puntos más vuelan de Ipurua, y ya van diez de doce posibles. Dmitrovic, con una manopla salvadora en el tramo final, evitó males mayores. 

Jonathan Moreno

FICHA TÉCNICA

LaLiga

EIB

0-0

OSA

Eibar

Dmitrovic; Arbilla, Burgos, Oliveira, Kevin Rodrigues; Pozo, Sergio Álvarez, Atienza, Inui (Bryan Gil, 70'); Muto (Sergi Enrich, 57'), Kike García (Quique González, 91').

Osasuna

Herrera; Roncaglia, Aridane, David García, Iñigo; Barja (Nacho Vidal, 67'), Oier, Moncayola, Rubén García (Adrián, 80'); Gallego, Calleri (Jony, 32').

Árbitro

Medié Jiménez (catalán). TA: Atienza (1'), Arbilla (63') / Barja (27'), Moncayola (2A, 89').

Campo

Ipurua. A puerta cerrada.

Asiduo a la hora del ‘poteo’, entró a traspié el cuadro armero al medioderbi con Osasuna. La fraternidad entre ambos se quedó en el abrazo y confidencias de Mendilibar y Arrasate, una amistad que trasciende la profesión. Sobre el césped, ni un centimetro de tregua. Los rojillos arrinconaron a los eibarreses, con Calleri y Enric Gallego. Fue el catalán el que gozó de la mejor para los pamplonicas. Kike Barja, con un control y centro exquisitos, sirvió para el cabezazo desviado del ariete del Bon Pastor barcelonés. Acto seguido, Jonathan Calleri abandonó el rectángulo tras una acción fortuita que dejó maltrecha su rodilla derecha. Mala pinta e inoportuna la lesión del argentino.

Desperezaron los del Bajo Deba con dos zurdazos de Inui. Punzante el nipón por la izquierda. Herrera no se complicó y tiró de puños para repeler el peligro.

Ni la electricidad de Bryan Gil, lanzamiento al poste en su primera acción como azulgrana, ni la de Jony desniveló la balanza. El asturiano, con la involuntariedad de Burgos, obligó a Dmitrovic a recurrir a su velocidad de reacción. Los reflejos del serbio salvaron un punto

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil