Dolor al dar el pecho: 7 consejos para una lactancia sin dolor

Dolor al dar el pecho: 7 consejos para una lactancia sin dolor

Dolor al dar pecho: consejos para una lactancia sin dolor
| Freepik

Una de las razones más comunes por las que las mamás abandonamos la lactancia es que sentimos dolor. Para que esto no ocurra, la enfermera pediátrica y asesora de lactancia Yolanda Vélaz nos da algunos consejos

La lactancia materna no siempre es un camino de rosas. Pueden surgir complicaciones que te hagan sentir frustrada e, incluso, te lleven a plantearte abandonarla.

Una de las más frecuentes es sentir dolor en los pezones al alimentar al bebé, un dolor que no debería pasar de ser una molestia y desaparecer al pasar los primeros días. Yolanda Vélaz, enfermera pediátrica y asesora de lactancia insiste en que "amamantar puede doler, pero no debe doler; y, si duele, es que algo va mal. Debemos buscar la causa y ponerle remedio". Además, nos da a siete consejos para una lactancia materna sin dolor.

1.Un buen agarre es fundamental

Un mal garre puede provocar dolor al dar el pecho, además de impedir el vaciado del mismo, que es lo que garantiza una buena producción de leche. Por tanto, además de dolor, un agarre incorrecto puede implicar otras complicaciones a largo plazo, como una producción de leche limitada y un escaso aumento de peso del bebé.

¿Cómo debe ser el agarre para ser óptimo? "El bebé debe coger el pezón y también la areola. La barbilla debe estar tocando el pecho. Y un truco es apuntar el pezón hacia la nariz del bebé, para que él haga el gesto de abrir la boca. La boca debe estar muy abierta y los labios hacia afuera" nos dice Vélaz.

Hay señales que nos pueden indicar que el agarre es incorrecto, "puede que el bebé emita unos chasquidos, que tenga los labios curvados hacia adentro o que mueva la cabeza con frecuencia".

Para que podáis tener siempre cerca la información de cómo debe ser un agarre correcto, hemos preparado la siguiente infografía que os podéis descargar de forma gratuita.

Infografía 'Cómo conseguir un agarre correcto' |

2.Cuánto antes, mejor

"Al bebé hay que ponerle al pecho cuanto antes, nada más nacer, a no ser que haya una contraindicación médica o que el bebé necesite atención urgente. Esto hará que se produzca una impronta en el bebé y sepa identificar y realizar una succión correcta", nos dice Vélaz.

3.La mamá debe estar cómoda

Que la madre esté cómoda mientras su bebé mama es fundamental para una lactancia satisfactoria. Hay muchas posturas diferentes que podemos ir probando: posición de cuna, acostada, posición de cuna cruzada, posición de balón rugby...

4.El bebé va al pezón, no el pezón al bebé

Algo que deja muy claro Vélaz es que "es el bebé el que debe ir al pecho, y no el pecho al bebé". Entonces, ¿no podemos ayudarle? "Al principio, podemos sujetar el pecho, pero nunca en forma de tijera sobre la areola, sino poniendo la mano en posición C (cuatro dedos debajo del pecho y el pulgar en la parte superior). Pero debemos asegurarnos de que los dedos no quedan sobre la areola, pues esto dificultará al bebé la succión".

5.Correcto vaciado del pecho

Si notásemos una zona del pecho endurecida, esto nos estaría alertando de que no se está produciendo un correcto vaciado. ¿Cómo lo conseguimos? "La mejor forma de vaciar una zona concreta es haciendo que la barbilla del bebé apunte hacia la zona que queremos vaciar".

6.Cuidado con las cremas

"Cuando tenemos una herida en cualquier parte de nuestro cuerpo, no nos aplicamos una crema, que lo único que puede conseguir es macerar aún más esa herida. Por tanto, tampoco están indicadas en el caso de grietas en el pezón", nos dice Vélaz, que nos recomienda, en caso de sufrir grietas, "dejar la herida al aire para que seque lo antes posible y consultar con un especialista para que valore porqué están saliendo esas grietas y que tratamiento aplicar".

Las grietas se producen porque algo va mal, las grietas no aparecen porque sí. En general las causas por las que se producen son:

  • Mala postura del bebé al pecho
  • Agarres deficientes del pecho
  • Frenillo lingual corto (anquiloglosia)

Lo que seguro no causa las grietas es “el uso” del pezón por parte del bebé.

7.Descartar alteraciones anatómicas del bebé

Si los dolores persisten, deberíamos consultar con un especialista para que valore el motivo que hay detrás de ese dolor. "Puede ser debido a un mal agarre, pero también a una alteración anatómica de la boca del bebé", concluye Vélaz.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil