Seis años de trámites para el proyecto de la mina de Valdeflores en Cáceres

La iniciativa comenzó en 2015 y su futuro depende ahora de lo que decidan los tribunales | Se tiene que resolver el recurso de la empresa contra la denegación del permiso de investigación

Una excavadora en los trabajos de restauración de Valdeflores.
| Silvia Fernández Sánchez

José Luis Bermejo Trigo

Las máquinas han vuelto a la zona de Valdeflores, pero no para excavar ninguna mina, ni subterránea ni a cielo abierto, sino para la restauración de espacios donde la empresa minera realizó sondeos en 2017 y 2018. Con ello la compañía da cumplimiento a una sentencia de un juzgado de Mérida, que confirmó la resolución de la Junta de Extremadura que sancionó a Tecnología Extremeña del Litio (TEL) por la modificación sustancial de caminos y sendas.

En unos días se cumplirán seis años desde que esta iniciativa comenzó con el concurso de registros mineros que convocó la Junta de Extremadura. Su resolución está pendiente de lo que decida el juzgado sobre el recurso presentado por la empresa contra la decisión de la Junta de denegar el permiso de investigación de los recursos mineros de Valdeflores. David Valls, director general de Infinity Lithium en España, aseguró este martes que ya se tiene la documentación preparada para presentar ante la Junta el nuevo proyecto subterráneo una vez que se cuente con una decisión judicial favorable a la empresa. Hasta ese momento, todo depende de lo que se decida en vía judicial.

El principal argumento de la Junta para denegar el permiso de investigación es que se incumple el Plan General Municipal de urbanismo, que impide las actividades extractivas en la zona de Valdeflores donde Tecnología Extremeña del Litio, empresa participada por Sacyr e Infinity, proyecta la mina. 

La empresa sostiene que con el proyecto subterráneo no son efectivas las limitaciones del plan general, mientras que desde el ayuntamiento se ha insistido en que, a pesar del cambio en el proyecto, el plan general continúa limitando el uso de la zona para una mina.

No obstante, en su decisión sobre el recurso, el juzgado debe pronunciarse sobre el cambio de criterio de la administración, que en 2016 concedió el permiso y en 2021 lo denegó, y sobre los planteamientos de la empresa de que la negativa a la autorización se basa en que no se puede excavar y hacer sondeos en la zona cuando las tareas de investigación son más amplias y no tienen por qué limitarse a los sondeos mecánicos.

Si la empresa lograse la autorización de investigación, entonces podría pedir la explotación de la mina derivada de ese permiso de investigación, en ese momento podría entregar a la Junta, como competente en Minas, su plan de explotación subterránea.

Por otra parte, Valls confirmó que la empresa ha presentado alegaciones contra la declaración de la Sierra de la Mosca como Paisaje Protegido, una parte del espacio que se quiere proteger coincide con el permiso de investigación Ampliación de Valdeflores que la Junta dio hace un año a la empresa.

El proyecto de una mina de litio en Valdeflores desde su inicio, en noviembre de 2015, hasta el cambio a subterráneo, anunciado el 14 de octubre de 2021

El concurso de registros mineros y el primer permiso de investigación a Sacyr  

La dirección general de Minas dictó el 16 de noviembre de 2015 una resolución en la que convocó un concurso público de registros mineros caducados, su superficie había quedado franca, según se recoge en la citada resolución. Lo que se hacía con la resolución era aplicar el artículo 53 de la Ley de Minas (el otorgamiento de permisos de investigación sobre los terrenos que puedan ser registrables se resolverá por concurso público -el concurso es el que da al terreno el carácter de registable-. Entre las ofertas recibidas se elegirá la que ofrezca las mejores condiciones científicas y técnicas y ventajas económicas y sociales). En esa convocatoria estaba el registro minero Cerro Milano con doce cuadrículas minera. En la resolución del concurso en abril de 2016 se dio prioridad a la petición de Valoriza Minería, empresa del grupo Sacyr, que en febrero de ese año solicitó permiso de investigación de dos cuadrículas mineras que estaban dentro del registro Cerro Milano (en esas dos cuadrículas estaría la mina). El 16 de diciembre se publicó en el Diario Oficial de Extremadura el anuncio de la Consejería de Economía e Infraestructuras que otorgaba a Valoriza Minería el permiso de investigación de los recursos mineros en Valdeflores. Ese mismo permiso se negó este año. 

El movimiento social contra la mina en 2017 y la petición para explotar Valdeflores  

Con ese permiso de investigación se empiezan a hacer los primeros sondeos en la zona. Entra en escena la empresa australiana Plymouth Minerals (luego pasaría a denominarse Infinity Lithium), que se une a Sacyr en este proyecto minero. El servicio de Ordenación Industrial, Energética y Minera de la Consejería de Economía e Infraestructuras concedió en mayo de 2017 un segundo permiso de investigación, denominado Ampliación de Valdeflores, sobre 45 cuadrículas mineras. La autorización ya se concede a Tecnología Extremeña del Litio (TEL), empresa participada por Sacyr y Plymouth Minerals. En esa fecha ya se empiezan a escuchar las primeras protestas contra el proyecto, lideradas, entre otros, por colectivos conservacionistas, destacando Adenex y Acima. El 18 de octubre de 2017, la directora general de Minas, Olga García, actual consejera para la Transición Ecológica, confirmó que el día 10 de ese mes, Tecnología Extremeña del Litio había pedido a la Junta el permiso para la explotación de una mina de litio en Valdeflores. Fue el momento en el que la empresa estuvo más cerca de poder llevar a la práctica la excavación de la mina. A esta solicitud acompañó la documentación sobre sus planes de explotación de una mina a cielo abierto.   

Plante de la alcaldesa en enero de 2018 y la mina empieza a ser portada casi diaria  

 Hasta octubre de 2017, el rechazo a la mina tuvo un tratamiento residual en los medios de información. Ese mes el pleno del ayuntamiento, en una moción presentada por el PP, reclamó a la Junta que no se concediese ningún permiso hasta que el consistorio no opinase (era una moción más política -la pugna PP y PSOE, que gobernaba la Junta,- que real porque el ayuntamiento es una administración que siempre tiene que informar). En diciembre de 2017, las cosas comienzan a torcerse para la empresa. Primero el permiso de investigación Ampliación Valdeflores se había anulado unas semanas antes y en la nueva exposición pública de la solicitud se entregaron 9.000 alegaciones (una muestra del rechazo social) y en el pleno de la corporación local ya trascendió el rechazo a la mina. La alcaldesa, Elena Nevado, mostró tibieza en sus declaraciones, pero los concejales del PSOE, entre ellos su portavoz Luis Salaya, expresaron su preocupación (el proyecto de explotación estaba en la Junta desde octubre). El 25 de enero de 2018 fue Nevado la que ya anunció de forma clara su no a la mina (había conocido el proyecto de la mina en una reunión mantenida con el entonces consejero José Luis Navarro). A partir de esa intervención la mina empezó a ser portada en los medios de información.  

El ayuntamiento para los sondeos y la Junta cancela la solicitud de explotación de la mina

En los primeros meses de 2018, el proyecto de la mina se politiza. La empresa hace su primera campaña de información para enfrentarse al rechazo social que generaba la mina. Pero en esas primeras semanas de ese año se toma una decisión efectiva para la paralización del proyecto. La alcaldesa firma el 16 de febrero una resolución que paraliza los sondeos que la empresa realizaba en la zona Valdeflores, fue el último trabajo de campo en el espacio donde se proyecta la mina. El argumento fue que la empresa se había excedido en los trabajos que había autorizado el propio ayuntamiento. De esta decisión se derivan tres procesos judiciales relacionados con la mina. El resultado, aunque uno de ellos sigue abierto, es que la empresa tiene que restaurar el espacio (es lo que está haciendo ahora) y que no tiene que presentar un nuevo plan de restauración. Si la decisión de febrero de 2018 paró el proyecto, la puntilla se la dio la Consejería de Economía el 29 de mayo de 2019, unos días después de las elecciones, cuando anunció la resolución que canceló el permiso de investigación que había dado en noviembre de 2016 y con ello la solicitud de explotación decaía. La decisión se adoptó al prosperar el recurso de Acima por un defecto en el proceso de publicidad de la solicitud del permiso de investigación.

La empresa reanuda el camino desandado y pide un nuevo permiso de investigación 

La empresa, en especial Infinity Lithium ya que Sacyr prácticamente ha desaparecido públicamente de esta iniciativa, volvió a la carga y en octubre de 2019, su entonces director ejecutivo, Vincent Ledoux, presentó los cambios realizados en el proyecto, unas modificaciones que incidían en la duración de la vida útil del proyecto, en el número de empleos y en la rehabilitación de la mina. Entonces se aseguró por parte de la empresa que no se contemplaba un proyecto de mina subterránea. Solo unos días después, el 16 de octubre de este año, la Junta de Extremadura volvió a abrir el procedimiento de información pública del nuevo permiso de investigación pedido por Tecnología Extremeña del Litio. Y el 24 de octubre, Olga García, ya como consejera para la Transición Ecologica, compareció ante la Asamblea de Extremadura para explicar que en la tramitación del expediente se iba a seguir hasta el final y que se respetarían las competencias que tiene el ayuntamiento en la ordenación del territorio, con un Plan General Municipal de urbanismo que no permite los usos extractivos en la zona de Valdeflores. A este permiso de investigación se presentaron miles de alegaciones y el informe del ayuntamiento, que fue decisivo en la resolución del expediente.    

La autorización para investigar no se da y la empresa presenta un proyecto subterráneo

El último año de la historia de este proyecto ha estado marcado por dos decisiones del Servicio de Ordenación Industrial, Energética y Minera de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad. Una se anunció el 22 de diciembre de 2020, cuando se dio a conocer que se había autorizado el permiso de investigación Ampliación Valdeflores, el mismo que se concedió en mayo de 2017 y que después se anuló, pero es un permiso que impide hacer labores extractivas en la zona donde el Plan General Municipal de urbanismo de Cáceres lo impide. Pero la decisión decisiva se anunció el 8 de abril de 2021, ese día se dio a conocer que no se daba a la empresa el permiso de investigación Valdeflores. El permiso que se autorizó en 2016 no se daba en el año 2021, cuando para tomar el acuerdo se contó con los informes del ayuntamiento que insisten en que no están autorizadas las labores extractivas en todo el espacio de las dos cuadrículas de la solicitud de investigación. El pasado 14 de octubre, la empresa dio un nuevo giro cuando presentó su plan de mina subterránea. Pero para que lo pueda presentar en la Junta se tiene que resolver antes el recurso presentado en los juzgados contra la decisión de no conceder el permiso de investigación Valdeflores.  

Ya hay cuatro procedimientos judiciales relacionados con este proyecto

 Hay cuatro procedimiento judiciales relacionados con la mina, dos ya tienen sentencia. La primera, de un juzgado de Mérida y de este año, es la que obliga ahora a la empresa a restaurar los espacios donde realizó los sondeos en 2017 y 2018. Esta resolución consideró que la empresa había realizado modificaciones sustanciales en los caminos existentes en Valdeflores cuando acometió los sondeos. Se dictó en relación a un expediente sancionador que tramitó la Junta con imposición de una multa de 2.500 euros a la empresa. La segunda resolución da la razón a la empresa y no tendrá que presentar un nuevo plan de restauración para la reparación de las labores hechas en el paraje de Valdeflores en los años 2017 y 2018 y que ahora está restaurando. El tercer proceso está pendiente de resolverse y es por la sanción impuesta por el ayuntamiento a la empresa por excederse en la autorización dada por el municipio cuando se acometieron los sondeos. Pero de todos los procedimientos, el clave es el que tiene que resolver el recurso presentado por la empresa minera contra la decisión de la Junta de no conceder el permiso de investigación Valdeflores. La presentación del nuevo proyecto subterráneo depende de que los tribunales resuelvan antes sobre la decisión de abril de 2021 de la Junta. 


cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil