ERC vuelve a tender la mano para negociar "mejoras" en la reforma laboral

Los republicanos se ofrecen a trabajar con el Ejecutivo y los sindicatos si la norma se tramita como un proyecto de ley

Marta Vilalta, secretaria general adjunta y portavoz de ERC.
| JORDI COTRINA

EFE - Redacción

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha vuelto este sábado a tender la mano al Gobierno para negociar "mejoras" en la reforma laboral, porque cree que aún "hay margen, si se tramita como proyecto de ley en el Congreso". En una visita a Lleida, Vilalta ha advertido de que, tal y como está ahora el proyecto de reforma, ERC considera que "se queda corta" y se opondrá a su convalidación en las Cortes, aunque se ha ofrecido de nuevo a "negociar".

El partido, ha afirmado, propone "trabajar conjuntamente con los sindicatos" para "llegar mucho más allá" en cuestiones de "blindaje de derechos laborales" y de competencias de la Generalitat. Sin embargo, ha lamentado Vilalta, el Gobierno de momento "se queda inmóvil" ante estos ofrecimientos y "no quiere entrar a negociar ni mover una coma".

"Aún estamos a tiempo para dar pasos más allá", ha asegurado Vilalta, un día después de que CCOO y UGT pidieran el voto favorable de todos los partidos a la reforma laboral, especialmente de los de izquierda, a los que emplazaron a no hacer "el tonto", ya que su 'no' significaría la ruptura del bloque de investidura.

Los republicanos catalanes hicieron este jueves frente común con EH Bildu, la CUP y el BNG contra el acuerdo del Gobierno, patronal y sindicatos. Salvo que el Ejecutivo se abra a modificar el texto, el próximo 3 de febrero votarán 'no'. Los cuatro partidos presentaron en el Congreso una declaración para criticar que el acuerdo resulta "insuficiente". "Mostramos nuestra absoluta y sincera voluntad para abrir un proceso de diálogo y negociación con el Gobierno y las fuerzas que lo componen, con el fin de alcanzar un acuerdo que permita aprobar una reforma laboral ambiciosa", sentenciaron.

El PSOE, con la alternativa de Ciudadanos y los partidos minoritarios en mente, no está por la labor de hacer ningún cambio. Aun así, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, no se da por vencida y continuará negociando hasta el último minuto con los republicanos catalanes. "No sé si saben en Catalunya que nunca me levanto de la mesa. Es decir, que voy a agotar esa negociación", apuntó tras visitar la sede central de Seat en Martorell.

El 'no' de ERC se fundamenta en el fondo y se hace irreversible en las formas. Porque si el Gobierno se abriera a negociar, tal y como se le reclama, a buen seguro que abriría una mínima disparidad de criterios internos sobre la conveniencia o no de aceptar lo negociado. Pero sin sentarse a abordar los temas clave de la reforma, como la primacía de los convenios colectivos catalanes y que la Generalitat sea la última autoridad sobre los ERE en Cataluña, no hay caso.

Los republicanos reclaman al Gobierno derogar varios de los aspectos de la herencia del PP que no toca el acuerdo alcanzado con patronal y sindicatos. "Si Sánchez aprueba la reforma laboral con PP o Cs, el pacto de investidura con ERC quedará tocado", ha advertido Marta Rovira, secretaria general del partido, en una entrevista a este diario.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil