Sport.es Menú

Premio Mejor Deportista Femenina: Ona Carbonell

Tras un año medio sabático, Ona regresó con fuerza en el Mundial ganando tres medallas

Es la nadadora con más preseas mundialistas (23) solo superada por Phelps (33) y Lochte (27)

Ona Carbonell: Este año quiero dedicarlo a mi familia | Angels Fàbregues / Laia Cervellò

Ona Carbonell  recibió por tercera vez en su carrera deportiva el galardón de Mejor Deportista Catalana del año. Tres veces (2013 y 2017) un premio para una de las deportistas icónicas de nuestro país que ha vivido en 2019 un año sumamente especial.

Un año donde ha pasado por momentos únicos, muchos de ellos inolvidables, pero también un año de decisiones importantes y de una lucha psicológica pensando cuál era el mejor camino para seguir trazando una vida que transita por el esfuerzo, el compromiso, la constancia y el sacrificio desde que tenía 14 años. 

El año que acabamos de cerrar ha coronado a Ona como la deportista acuática femenina con más medallas mundialistas de la historia con 23, solo superada por los nadadores estadounidenses Michael Phelps (33) y Ryan Lochte (27). Un impresionante dato que da cuenta de la trayectoria de la nadadora catalana.

Al Mundial tras un año sabático

Ona se presentó al Mundial de Gwangju (Corea del Sur), el séptimo en su carrera, con la clara intención de subirse al podio en todas las disciplinas en la que participaba y así fue. Platas en solo libre y solo técnico y bronce en ‘highlights’ con las que su nombre entró en la historia con esas 23 medallas en los siete mundiales en los que ha participado.

Ona fue el perfecto relevo a otras dos nadadoras de artística que iniciaron el acelerón al pulso de este deporte, Gemma Mengual y Andrea Fuentes. Incluso ha superado su rol como abanderada de la ‘sincro’ española llegando a cifras de condecoraciones superiores a sus antecesoras.

Su carisma ha ido siempre más allá de las piscinas y se ha convertido en una deportista también popular por sus apariciones en muchísimos actos benéficos, galas donde ha recogido innumerables premios, actos relacionados con la moda o talleres, simposios, conferencias o charlas donde ha querido transmitir su experiencia como deportista y los valores que le ha inculcado el deporte a lo largo de su vida.

Mejor europea de 2019

Carbonell empezó 2020 con una gran noticia. La federación europea de natación (LEN) le nominó mejor nadadora de artística de Europa en 2019, otro galardón que premia su increíble actuación en el Mundial de Corea del Sur donde entró en la historia con esas tres medallas conseguidas en solo libre y técnico y en ‘highlights’.

La dimensión del nivel de la nadadora catalana quedó patente no solo por haberse colgado estas tres preseas, que también, sino porque Ona venía de un año sabático donde entrenó pocas horas comparado con otras temporadas. Aún así, dejaba anonadados a los jueces con dos coreografías que rozaron la perfección.

En el solo técnico interpretando el discurso de Nelson Mandela en la gala de los Premios Laureus de 2000 sobre la capacidad del deporte. Palabras en lugar de música para dar un golpe de efecto a la sincro. 

También reflejó su arte en el agua al ritmo de ‘It’s a man’s world’ cantada por James Brown y Luciano Pavarotti en otra innovadora actuación de la nadadora barcelonesa.

Del Mundial a la retirada

Como decimos, Ona se colgó tres medallas en el Mundial pese a optar por un año sabático donde, además, se proclamó ganadora del concurso televisivo MasterChef Celebrities demostrando que su entrenamiento deportivo sirve también para ser disciplinada en otros aspectos de la vida. Mostró un gran crecimiento en la cocina donde aterrizó con conocimientos muy básicos y acabó superando a todos sus rivales demostrando que es una ganadora nata.

Tras 15 años al máximo nivel, saborear una temporada dejando la ‘sincro’ en un segundo plano le gustó. Vio que su cuerpo agradecía el descanso. Abandonar el estrés de liderar el equipo español y la responsabilidad de tener que mantener la natación artística española en los podios internacionales u olvidarse de pasar 10 horas entrenando en el agua, de madrugones diarios y del cansancio permanente le cambió algo la perspectiva de la vida.

Ona vio que había dejado de lado a la familia y a sus seres queridos demasiado tiempo; que el deporte le aportaba mucho pero ya no compensaba perderse aspectos de su vida ahora prioritarios. Ser madre está entre sus objetivos así que decidió retirarse... de momento.    

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil