La UFEC y la patronal piden que no se cierren las instalaciones deportivas

La UFEC y la patronal piden que no se cierren las instalaciones deportivas

Gerard Esteve, presidente de la UFEC
Gerard Esteve, presidente de la UFEC | VALENTÍ ENRICH
EFE

Ambos organismos han solicitado una reunión urgente con el Govern para plantear alternativas

Los gimnasios y las instalaciones deportivas se han adecuado para ser espacios libres de COVID-19

La Asociación de Empresarios de Clubes Catalanes de Fitness (ADECAF) y la Unión de Federaciones Deportivas Catalanas (UFEC) han pedido al Govern de la Generalitat de Catalunya que no obligue al cierre de los centros deportivos una de las medidas tomadas por el Departament de Salut para paliar los nuevos brotes de coronavirus que ha habido en varias zonas del área metropolitana de Barcelona incluida la propia Ciudad Condal.

El comunicado de la ADECAF explica que "son un sector esencial para la salud de las personas", porque el ejercicio físico conlleva "beneficios en el sistema inmunológico y en el bienestar emocional y físico de los usuarios". 

Además, en esa nota se recalca que hasta el momento "todos los centros deportivos han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas que hacen uso de los mismos" y que "disponen de sistemas informáticos que permiten la trazabilidad de todos los usuarios". 

El comunicado recuerda que hasta ahora "no ha habido ningún foco de contagio en ningún centro deportivo" y avisa de que "el impacto económico y emocional para las empresas y para los trabajadores del sector podría ser irreparable en algunos casos". 

Con motivo de esta complicada situación para el sector, la ADECAF solicita una reunión urgente con el Govern para consensuar las posibles soluciones alternativas a esta medida excesivamente radical. 

En la misma línea, la UFEC ha emitido otro comunicado en el que considera que "no es necesario volver a cerrar las instalaciones deportivas, porque clubes, federaciones y la misma UFEC han hecho una gran inversión para condicionar y preparar los centros para la práctica deportiva" con el objetivo de que la seguridad y la higiene sean máximas en todas estas instalaciones. 

Por otro lado, explica que "el sector deportivo fue el primero en parar completamente su actividad" al inicio del estado de alarma, que "se han suspendido competiciones" y que "las consecuencias a nivel económico durante los tres meses de confinamiento fueron considerables: prácticamente 1.000 millones de pérdida del VAB y siete de cada diez trabajadores afectados por un ERTO". 

"Las ayudas prometidas en el inicio de la pandemia, ahora hace cuatro meses, aún no han llegado", asegura Gerard Esteva, presidente de la UFEC. "Un nuevo cierre para un sector básico en la cohesión social y la salud de la población", añade con mucha razón.

¿Por qué cebarse con estas instalaciones que promueven la salud de las personas y que han gastado importantes sumas de dinero para convertirse en espacios libres del COVID-19? Son preguntas por ahora sin respuesta.

Temas