Erika Villaécija sin excusas tras quedar 17 en los 10 km de aguas abiertas

Àngels Fabregues

Erika Villaécija se quedó sin la medalla soñada en aguas abiertas en el Mundial de Barcelona. La prueba de los 10 kilómteros fue dura, estaban las grandes rivales y subir al podio era harto complicado. La barcelonesa empezó con fuerza. El sorteo quiso que saliera en la séptima posición, muy lejos de la gran favorita, la húngara Eva Rizstov. Hizo una muy buena salida y en los primeros metros se colocó la primera. Era la táctica que habían preparado con su entrenador, Joan Fortuny, que le aconsejó estar en el grupo de cabeza ya de entrada. Erika lo consiguió en la primera vuelta (2,6 km) que concluyó tercera, pasando con 30.13.03, por los 30.10.5 de Risztov y los 30.12.1 ed la escocesa Keri Anne Payne.

Pero a partir de ahi, Erika no pudo mantener el ritmo debido a los golpes que sufrió y fue descolágndose poco a poco de la cabeza colocándose en posiciones más retrasadas con todo lo que ello conlleva. Patadas, golpes, una carrera que además no fue nada limpia, como suele ser habitual últimamente en aguas abiertas.

Al final Erika pudo remontar algunas posiciones, se encontró mejor, pero era tarde para alcanzar la cabeza. Lo cierto es que tanto Erika Villaécija como Yurema Requena realizaron unos últimos dos kilómetros buenos, apretando, para acabar en las posiciones 16 la castellonense y 17 la barcelonesa con unos tiempos de 1.58.26 y 1.58 27. respectivamente, a solo ocho segundos de las ganadoras.

Dominio absoluto de las brasileñas en las aguas abiertas del Mundial de Barcelona. Cintra Okimoto fue la ganadora de los 10 kilómetros con un crono de 1:58.19.2, tras un apretado sprint con su compatriota Ana Marcela Cunha que fue plata con 1.58.19.5. Estas dos nadadoras fueron bronce y plata respectivamente en los 5 kilómetros. El bronce en esta ocasión se lo llevó la alemana Angela Maurer (1.58.20).

Tras la carrera Erika Villaécija no buscó excusas: "El golpe no es excusa, son cosas de las aguas abiertas. La carrera es cierto que ha sido dura, con muchos golpes pero cuando sales a nadar ya sabes que es esto lo que te espera". Aún así, la 17 posición no es un buen reslultado para la nadadora del CN Sant Andreu: "Ya sabeis como soy de exigente. No estoy muy contenta con el resultado. Pero bueno, ahora a centrarme en la piscina, donde nadaré más cómoda, en mi carril y sin nadie que me moleste".

Yurema estaba acto más contenta que Erika: "Estoy contenta porque ha sido una carrera muy dura. En estos finales tan apretados puedes quedar la primera o la trigésima. Así que bastante satisfecha"

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil