"El deporte es una herramienta muy importante para transmitir valores"

Carles Martín, director de la Barça Academy, concienciado sobre la importancia de los valores en el deporte

Carlos Martín, director de la Barça Academy
Carlos Martín, director de la Barça Academy | sport

sport.es

La Barça Academy es una de las escuelas deportivas más reconocidas a nivel internacional. Su modelo, basado en la formación integral de sus alumnos de 6 a 18 años, ha sido exportado con éxito durante los últimos años y por eso existe el denominado “ADN Barça” en prácticamente cualquier punto del planeta. A los mandos se encuentra Carles Martín, que está convencido de que el deporte es uno de los mejores vehículos para la transmisión de valores. Y así lo transmitirá en el webinar “Crecer en el deporte” organizado por LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA y SPORT con el impulso de Iberdrola.

Si tuviera que explicar de manera breve, concisa y directa lo que es la Barça Academy, ¿cómo lo haría?

Resumiendo mucho, la Barça Academy es un proyecto dentro del Fútbol Club Barcelona que busca poder acercar la experiencia Barça a todo el mundo. Partimos de nuestra forma de entender el deporte y el fútbol, de cómo desarrollamos el talento, la manera de educar y la fórmula para trabajar a nivel metodológico, y lo exportamos al resto del planeta. Al final, se trata de intentar crear en cada una de nuestras academias esas mismas experiencias que generamos en La Masía, aunque adaptándonos al país en el que decidimos abrir una Barça Academy. Buscamos compactar el mensaje y democratizar nuestra idea de entender el fútbol para que todo el mundo pueda vivirlo igual que nosotros.

El Barça es un club con una filosofía muy reconocible. ¿Ayuda contar con ese “ADN” de cara a exportar el modelo?

Desde luego. Nosotros venimos de una tradición y de una forma de entender el fútbol que se remonta a Johan Cryuff y otras personas importantes que estuvieron antes e inculcaron esos valores dentro del club. Hemos creado un modelo que se basa en jugar al ataque y ser ofensivos, así que somos muy reconocibles. Y por eso es un modelo exportable que, incluso, ayuda a desarrollar el propio fútbol como deporte. En el Barça nunca decimos que somos mejores que el resto, pero creemos tanto en ello que nos ayuda a estar ahí. Son muchos años aplicándolo y hemos podido ver los éxitos a lo largo de la última década.

¿Cómo se adapta ese “ADN Barça” a países sin tradición futbolística como Estados Unidos o China?

Nosotros somos un club polideportivo. Es verdad que el fútbol es el pilar, pero tenemos otros deportes bajo nuestro paraguas como son el baloncesto, el fútbol sala o el hockey. Por lo tanto, nos podemos adaptar a cada lugar que vamos. Y aunque tenemos más de quince años de experiencia con diferentes proyectos, fue en 2015 cuando comenzamos a exportar estas experiencias de academia fuera de Barcelona y nos dimos cuenta de que había mucha demanda. Pero, claro, hay que adaptarse. Lo que funciona en Barcelona no funciona en Zambia; lo que funciona en Zambia no funciona en Estados Unidos; y lo que funciona en Estados Unidos no funciona en China.

¿En qué punto de expansión internacional se encuentran ahora mismo?

Hemos tenido una importante dinámica de crecimiento desde el año 2005, pero para nosotros lo importante es que haya calidad antes que cantidad. Nunca nos hemos marcado objetivos, aunque siempre queremos crecer y tener un alto grado de calidad y experiencia. En líneas generales, estamos muy bien, pero el COVID ha impactado también tanto al club como a las academias. Ahora estamos en política de supervivencia y tratando de ayudar a nuestros partners. Poco a poco se va recuperando la normalidad en lugares de Estados Unidos o Asia, pero queremos que nuestra hoja de ruta sea estabilizar los proyectos y seguir creciendo.

Al margen de la formación deportiva, ¿ofrecen a sus alumnos otro tipo de educación más amplia?

Sí, por supuesto. Al final, el deporte es una herramienta muy potente para transmitir valores. Y es verdad que algunos niños captan las cosas mejor si se las explica su entrenador que si lo escuchan en casa. Nuestra filosofía es que los niños estén en un entorno donde se lo pasen bien y compartan experiencia. El Barça tiene unos valores que son el pilar de nuestro club y también lo son de las academias. Por eso, les transmitimos la humildad, el respeto y el compañerismo a través del deporte. Y lo hacemos desde el momento en que decidimos abrir una academia. Cuando un niño entra en nuestro recinto, ya es jugador del Barça y eso comporta aplicar nuestros valores. Es algo que trabajamos mucho.

El deporte femenino en España vive un momento dulce, especialmente en fútbol. ¿Hay un impacto de esos éxitos en las academias?

En el Fútbol Club Barcelona hemos tenido equipos mixtos desde el inicio. Pero, con la evolución del fútbol femenino, cada vez se demanda más que haya equipos masculinos y femeninos con sus competiciones. Eso se ve mucho en los países escandinavos, en Japón o en Estados Unidos. Y seguimos trabajando para ello.

¿Cómo respira a día de hoy la Barça Academy en este periodo post pandemia?

Actualmente tenemos 42 academias en funcionamiento en todo el mundo, contando con la de Barcelona. En cifras anteriores a la pandemia, estábamos hablando de más de 45.000 alumnos durante todo el año sumando los campus, los clínics y las academias. Lo que ocurre es que los campus y los clínics los hemos tenido que cancelar, pero mantenemos unos 13.000 jugadores en las academias. Esperamos poder recuperar la actividad poco a poco.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil