Sergi Mingote, un alpinista de los de antes

Afrontaba los ochomiles sin oxígeno y se había mostrado muy crítico con la masificación de las montañas

El vallesano perdió la vida al sufrir un accidente mientras descendía el K2 en su aventura de coronarlo en invierno

Imagen de archivo de Sergi Mingote
Imagen de archivo de Sergi Mingote | Sergi Mingote

EFE

El alpinista español Sergi Mingote, que falleció este sábado a los 49 años en un accidente mientras descendía el K2 (8.611 metros), era de los de antes, de los que afrontaba los ochomiles sin oxígeno artificial embotellado, se proponía hacer lo que nadie había hecho antes y se mostraba muy crítico con la masificación en las montañas.

Una muestra de su aspiración de hacer avanzar el alpinismo un paso más allá es que murió durante la expedición que colideraba para coronar el K2 en invierno, un hito que hasta este sábado, cuando lo lograron 10 montañistas nepalíes, nadie había conseguido y se consideraba el último gran desafío de la disciplina.

El fatal accidente se produjo cuando Mingote descendía del campo 3 hasta el campo avanzado, a unos 6.000 metros de altura. Antes de empezar esta expedición el alpinista de Parets del Vallès explicó que "quería hacer las paces" con el K2 y "reencontrase con una montaña" con la que tenía "una relación de amor-odio". La coronó por primera vez el 23 de junio de 2018 y en el descenso entonces ya vivió una situación muy complicada. "Lo pasé muy mal bajando con mal tiempo, pensé que no bajaba", relató.

Fue el segundo ochomil de su reto 14x1000 0 OXYGEN, con el que pretendía alcanzar la cima de los 14 ochomiles del planeta sin oxígeno artificial embotellado en un período de aproximadamente 1.000 días y así superar el récord del coreano Kim Chang-ho, quien en 2013 dejó la marca en 7 años, 10 meses y 6 días. El 12 de octubre de 2018 Chang-ho también falleció en el Himalaya.

El reto de Mingote empezó a muy buen ritmo. Una semana antes de coronar el K2 llegó a la cima del Broad Peak (8.047 m) y el 25 de septiembre de 2018 sumó su tercer ochomil del proyecto, el Manaslu (8.613 m). El 2019 aún fue más provechoso y el alpinista consiguió cuatro ochomiles más: el Lhotse (8.516 m) el 6 de mayo, el Nanga Parbat (8.125 m) el 3 de junio, el Gasherbrum 2 (8.035 m) el 18 de junio y el Dhaulagiri (8.167 m) el 3 de septiembre.

Los seis ochomiles sin oxígeno artificial embotellado en tan solo 367 días ya supusieron un récord mundial para Sergi Mingote. Y este tan solo debía ser un aperitivo de lo que vendría. Pero la pandemia del coronavirus impidió que el proyecto siguiera adelante en 2020 y tuvo que posponerse. Ya nunca se remprenderá.

De todas maneras, Mingote no se quedó parado en 2020 y cambió los ochomiles por la 'Olympic Route', una travesía por Europa de 7.068 kilómetros que combinó el montañismo y el ciclismo y que completó en 48 días. La aventura, que transcurrió entre el Estadio Olímpico de Montjuïc de Barcelona y el Monte Olimpo (Grecia), sirvió para promocionar la candidatura olímpica de Pirineos-Barcelona 2030.

Polifacético

El primer ocho mil en la vida de Mingote llegó en 1998, cuando coronó el Cho Oyu (8.201 m). En 1999 llegaría el Shisha Pangma (8.013 m) y en 2001 el techo del planeta, el Everest (8.849 m), el cual coronó entonces por la cara norte y en 2003 por la cara sur. Más tarde probó diferentes especialidades del deporte de resistencia como los Ironmans y los Ultramans. Y en 2017, junto al nadador paralímpico Miguel Luque, también paretense, cruzó a nado el Estrecho de Gibraltar. Estas y otras aventuras deportivas las compaginó con la alcaldía de Parets del Vallès por el Partido Socialista de Catalunya entre 2011 y 2018.

Mingote, siempre muy ligado a iniciativas solidarias, era el presidente de ONAT Foundation, la impulsora junto con la Secretaria General de l'Esport de la Generalitat de Catalunya de los Premios Inclusivos del Deporte Catalán, que se celebraron por primera vez en 2019.

El deportista era consciente del gran peligro que suponían sus retos y siempre se había mostrado muy respetuoso con la fuerza de las montañas.

Precisamente el viernes colgó en su Twitter una crónica del día desde el campo 3 (a 7.000 metros) en la que advertía que "toca mañana descender al campo base y esta es una montaña muy peligrosa".

En el texto también explicaba que junto a otro alpinista, Juan Pablo Mohr, se le "pasó por la cabeza la locura de avanzar" de madrugada "hasta el campo 4 y hacer un intento" de cima. Finalmente lo descartaron porque iban "muy pesados y sin oxígeno todo se nota más, el frío, el viento, es precipitado".

Para Mingote el alpinismo era "enfrentarse con la montaña, tener los recursos para subir y bajarla con tus propios medios, y buscar nuevas rutas y hacer cimas sin oxígeno artificial". Este consideraba que "era el himalayismo de los pioneros". 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil