El histórico ridículo de Bolsonaro en la final de la Libertadores

Bolsonaro es torcedor del Palmeiras pero declaró públicamente su apoyo al Flamengo como táctica electoral

Con la derrota rubronegra, las redes sociales se mofaron del líder ultraderechista a quien acusaron de ser un gafe

Bolsonaro se alineó con el Flamengo para ganar apoyos electorales
Bolsonaro se alineó con el Flamengo para ganar apoyos electorales | PIM

Jair Bolsonaro, el presidente ultraderechista de Brasil, es torcedor del Palmeiras. Es más, su nombre es un homenaje de su padre a su ídolo Jair Rosa Pinto, jugador del equipo paulista en la década de 50 y que jugó con Brasil en el Maracanazo. Sin embargo, el día antes de la final de la Libertadores entre el Palmeiras y el Flamengo no tuvo otra ocurrencia que decir en un acto con militares en Río de Janeiro: "mañana somos todos Flamengo".

Su repentino cambio de colores (lo que en Brasil se conoce como ser un 'vira-casaca) se debió a una chusquera y burda táctica electoral pensando en las presidenciales del próximo año, que ahora mismo tienen a Lula da Silva como el mejor situado en los sondeos.

A nadie se le escapa que el Flamengo es el club con más aficionados en Brasil: las últimas encuestas aseguran que cuenta con 42,6 millones de hinchas (un 20% de la población) , por 12,7 millones de palmeirenses, que es la cuarta afición del país.

La postura populista de Bolsonaro, tomada con la calculadora en la mano, y su voluntad de politizar la final continental despertó una ola de indignación entre sus detractores las horas previas al encuentro Y, con la derrota flamenguista por 2-1, llegó el canchondeo y el escarnio.

A Bolsonaro le acusan de ser un gafe. Apoyó a Donald Trump (en Estados Unidos) a Benjamín Netayahu (en Israel) y a Mauricio Macri (en Argentina) y ninguno de los tres dirigentes consiguió permanecer en el cargo. La derrota del Mengao confirmaría, según los internautas, que es mejor no contar nunca con su apoyo.

Bolsonaro dio las espaldas a su club en la final de la Libertadores

| EPC

UTILIZÓ AL PALMEIRAS PARA PROMOVERSE

La postura de Bolsonaro de dar la espalda al Palmeiras en uno de los partidos más importantes de la historia del club sorprendió y mucho entre la torcida del Verdao.

La actual dirección del club paulista pidió a Bolsonaro que entregara la copa de campeón del Brasileirao en 2018, cuando este acababa de ganar las elecciones presidenciales. Y el político se dio un baño de masas de su supuesta' torcida, en el estadio Allianz Parque, que ahora ha traicionado vilmente.

En enero, Bolsonaro si no acudió a la final de la Libertadores entre el Palmeiras y el Santos en el Maracaná fue porque no quiso presenciar el partido con la mascarilla puesta y, además, no veía con buenos ojos presentar un test PCR.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil