Neymar da la Copa de Francia al PSG

El brasileño anotó el único tanto de la contienda tras un rechace del portero

Mbappé recibió una dura entrada de Perrin que le retiró a vestuarios

Neymar y Mbappé se abrazan tras la consecución del 1-0
| AFP

Con la Ligue 1 en las vitrinas, el PSG firmó el doblete al imponerse en la Copa de Francia al Saint-Étienne. Neymar anotó el único tanto de un partido carente de calidad y que se torció a la media hora con el tobillo de Kylian Mbappé. El joven astro galo sufrió una entrada terrible que le envió al vestuario y le hace ser duda para la final de la Copa de la Liga del próximo viernes ante el Olympique de Lyon y, quién sabe, en la eliminatoria de cuartos de Champions ante el Atalanta

Jonathan Moreno

FICHA TÉCNICA

Copa de Francia

PSG

1-0

SET

Paris Saint-Germain

Keylor Navas; Kehrer, Marquinhos, Thiago Silva, Bakker; Di María, Paredes (Verratti, 75'), Gueye, Neymar; Icardi, Mbappé (Sarabia, 33').

Saint-Étienne

Moulin; Debuchy (Krasso, 83'), Perrin, Fofana, Kolo; Camara (Neyou Noupa, 46'), M'Vila; Maçon (Moukoudi, 34'), Boudebouz (Nordin, 75'), Bouanga; Hamouma (Khazri, 46').

Gol

1-0 M.14 Neymar

Árbitro

Delerue (Francia). TA: Verratti, Paredes, Bakker, Marquinhos/ Maçon, Hamouma, M'Vila, Fofana. TR: Perrin (31')

Campo

Stade de France.

No tenían nada que perder ‘Les Verts’. Así lo advirtió Claude Puel en la previa y así lo plasmaron sobre el inmaculado césped del Stade de France. Rascando, intensos en la presión y con criterio en la circulación del esférico. El partido se instaló en la parcela defensiva parisina. Tuchel mascaba chicle. Sus hombres ni olían el balón. Escupió el palo el 0-1 de Bouanga tras una pérdida provocada de Gueye. Animaba Keylor Navas a sus compañeros con vehemencia. El plan perfecto urdido por el técnico del Saint-Étienne se estaba llevando a cabo ante la incredulidad de los aficionados del PSG diseminados en la grada. Sí, por primera vez desde la irrupción de la pandemia, algunos espectadores afortunados asistieron a un encuentro oficial

La estrategia agresiva de los del Loira se esfumó al cuarto de hora. Eléctrica arrancada ‘made in’ Mbappé, pared con Di María y Moulin salvó el cañonazo de su compatriota pero no el posterior rechace de Neymar. El brasileño se apoyó en el travesaño para desequilibrar. Alivio en los rostros del campeón galo, acongojados por el recuerdo de la final copera perdida el curso pasado ante el Rennes. 

Mbappé, tronzado

El 1-0 inyectó adrenalina a los de Tuchel. Más liberados y con ideas renovadas. Moulin metió la manopla para desviar un zurdazo de Di María y con el pie frustró a Icardi en el extenso añadido del primer tiempo. Y es que el cronómetro estuvo varios minutos detenido sobre la media hora de juego. Mbappé enfilaba el área cuando Perrin, en su afán de detener la cabalgada, sacó el hacha y destrozó el tobillo derecho del astro. La flexibilidad de los tendones dijo basta. Entradón a traición. De esos que ponen los pelos de punta y te obligan a apartar la mirada del televisor. Empujones, amonestaciones y chivatazo del VAR para expulsar al capitán de los ‘verdes’. Roja merecida y el futuro en Champions de Mbappé, pendiente del parte de los servicios médicos. 

Muro Moulin

Vertical, profundo, imprimiendo velocidad y con transiciones rápidas. El PSG aprovechó la inferioridad numérica del ASSE y confió en sus esprínters. ‘Les Verts’ se arroparon en torno a Moulin, juntando líneas y cerrando el camino del área. Di María desperdició la más clara. Sarabia había sembrado cadáveres por la derecha y Neymar, con un gesto de pillería, dejó rodar el balón por debajo de sus piernas. No embocó el ‘Fideo’. 

El marcador no engordó. Moulin se encargó de ello. Excelente el esfuerzo del portero. Atento en una salida a los pies de Di María. Agigantado ante Pablo Sarabia para frustar un mano a mano al madrileño. El veterano cancerbero mantuvo con vida hasta el último suspiro a los de Claude Puel, que achucharon sin premio y reclamaron un penalti postrero. El título tenía ya amo y señor. Mbappé regresó al banquillo en los minutos finales con un aparatoso vendaje y muletas. Sonreía la estrella. Buena señal. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil