San Mamés, la cuenta pendiente de Andrés Iniesta

Iniesta volverá al nuevo estadio San Mamés
Iniesta volverá al nuevo estadio San Mamés | JAVI FERRÁNDIZ

JORDI CARNÉ

Cornellà-El PratCalderónMestallaRamón Sánchez-Pizjuán… Incluso el Santiago Bernabéu se ha rendido a Andrés Iniesta. Alrededor de la geografía española y gracias, en gran medida, a su histórico gol en la final del Mundial de Sudáfrica 2010, el centrocampista de Fuentealbilla ha recibido en los últimos años numerosas muestras de afección y respeto traducidas en forma de cuantiosas ovaciones.

Y es que Iniesta ha conseguido, en muchas ocasiones, que los aficionados aparquen durante unos instantes sus colores; los fieles del Espanyol valoran año tras año el hecho que ‘Don Andrés’ dedicara el gol probablemente más importante de la historia del fútbol español al exespañolista fallecido Dani Jarque.

Por su parte, el Bernabéu no pudo evitar rendirse al astro manchego en el último clásico disputado en el templo blanco. En su primer clásico como capitán azulgrana, Iniesta brilló con luz propia y anotó un tanto precioso, contribuyendo así en la goleada que los de Luis Enrique espetaron a los merengues.

Pero no todo son alegrías en territorio hostil, pues el centrocampista del FC Barcelona aún tiene una cuenta pendiente. Se trata, ni más ni menos, que uno de los escenarios más imponentes del fútbol español, el estadio San Mamés. El mítico estadio del Athletic Club de Bilbao se puede manifestar como el único campo español en el que Andrés Iniesta no sólo no sale laureado sino que suele recibir pitos y recriminaciones.

Nos hemos de remontar a la temporada 2010-11 para encontrar la justificación de las continuas pitadas que los seguidores del Athletic le dedican a Andrés Iniesta  en cada visita del FC Barcelona en el estadio vasco. Una entrada dura de Fernando Amorebieta a ‘Don Andrés’ –según los simpatizantes bilbaínos exagerada y simulada por el jugador manchego– hizo que el central hispano-venezolano viera la tarjeta roja.

Este hecho, sumado al nacionalismo de algunos seguidores vascos que no aprueban el gol de Iniesta en la final del Mundial, ha provocado la animadversión de los admiradores del Athletic Club. Tampoco han ayudado algunas declaraciones de Iniesta, cuando, por ejemplo, en su último en el viejo estadio San Mamés, afirmó que la despedida no le resultaba especialmente emotiva porque era “un campo más”.

San Mamés ni olvida ni perdona. El jugador más ovacionado de la historia del FC Barcelona en todo el territorio español tiene una cuenta pendiente en el estadio bilbaíno, aunque es más que probable que este miércoles la ida de los cuartos de final de la presente edición de la Copa del Rey no sea una excepción y los aplausos generalizados se transformen en sonoras pitadas.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil