Sport.es Menú

Penosa clasificación del Real Madrid

El equipo de Solari acabó acorralado por un Leganés sin punch

Los blancos hicieron valer el 3-0 de la ida con muchas dificultades

El Madrid volvió a ofrecer una imagen mediocre ante un rival teóricamente inferior | LALIGA

El Real Madrid estará en los cuartos de final de la Copa del Rey. El conjunto madridista hizo valer el 3-0 del partido de ida para sellar su clasificación, pero lo hizo con un juego deprimente que da motivos para la esperanza.

FICHA TÉCNICA

Copa del Rey

LEG

1-0

RMA

Leganés

Cuéllar, Juanfran, Bustinza (En Nesyri, 69'), Oneruo, Siovas, Kravets (Jonathan Silva, 74'), Eraso Gumbau (Arnáiz, 63'), Recio, Sabin Merino y Braithewaite.

Real Madrid

Keylor Navas, Odriozola, Varane, Nacho, Reguilón (Dani Ceballos, 46'), Isco (Cristo, 72'), Casemiro, Fede Valverde, Lucas Vázquez (Brahim Díaz, 85'), Vinicius y Marcelo.

Goles

1-0 M. 30 Braithwaite

Árbitro

Martínez Munuera (valenciano). TR: Mauricio Pellegrino (entrenador Leganés) (86'). TA: Recio (73'), Vinicius (82').

Incidencias

Partido correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en Butarque, ante 11.000 espectadores.

Isco firmó su sentencia con un partido nulo y hubo que esperar 85 minutos para ver al flamante fichaje invernal de Florentino Pérez, Brahim Díaz, que aún tuvo tiempo de desperdiciar un mano a mano con Cuéllar que le sirvió Vinicius, con un remate a la madera y un segundo fuera.

Brahim Díaz, suplente

El Leganés acabó siendo despedido con todo Butarque en pie, después de haber tenido contra las cuerdas a un Real Madrid al que salvó la falta de acierto local.

Santiago Solari apostó por un once inesperado, con Reguilón e Isco como principales sorpresas. El malagueño no jugaba desde el 12 de diciembre, en el intrascendente duelo  ante el CSKA con el que el Real Madrid cerró la fase de grupos de la Champions League.

De hecho, desde que el 'Indio' ocupa el banquillo blanco solo había sido titular en otra ocasión y en otro partido de baja intensidad, la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra le Melilla.

Marcelo de extremo

Pero la mayor sorpresa fue ver a Marcelo como extremo derecho con el canterano cubriéndole las espaldas, en un vano intento del técnico argentino por esconder las carencias físicas y defensivas mostradas por el brasileño esta temporada.

En ausencia de Benzema, Bale, Mariano y Marco Asensio, Vinicius ocupó la punta de lanza de un Real Madrid que deambuló como un alma sin pena por el césped de Butarque. El brasileño no remató hasta el minuto 41 y con una pifia de chut que salió desviado.

Mientras, Brahim Díaz veía desde el banquillo cómo sus nuevos compañeros naufragaban ante un conjunto pepinero que fue cogiendo confianza con el paso de los minutos y la escasa resistencia visitante.

Martin Braithwaite, el habilidoso delantero que acaba de aterrizar en Butarque cedido por el Middlesbrough, erró su primera ocasión, pero no perdonó a la segunda que se le puso a tiro.

Corría la media hora, cuando el delantero danés enganchó un cabezazo que se estrelló en la madera. Keylor Navas rechazó a duras penas un segundo remate de Sabin Merino, pero no pudo evitar que el cuero cayera de nuevo a pies de Braithwaite, que estuvo más atento que la defensa blanca y remachó a puerta vacía.

El gol dio alas a un Leganés que empezó a creer en la remontada y sembró de dudas a un Solari que tiró de Dani Ceballos para enmendar el entuerto. El utrerano reemplazó a un Reguilón que pagó los platos rotos... y la cobardía de su técnico, que no se atrevió a dejar a Marcelo en el vestuario.

Isco, sentenciado

Con Ceballos reforzando la medular, Vinicius desplazado a su banda natural, la izquierda, e Isco jugando como falso delantero centro, el Real Madrid se recompuso, aunque el Leganés dispuso de ocasiones suficientes como para haber forzado por lo menos la prórroga.

Braithwaite desperdició dos buenas oportunidades con remates infantiles, pero la gran ocasión la tuvo Sabin Merino, con un disparo a bocajarro que se perdió por arriba.

Como si quisiera forzar su salida en este mercado de invierno, Isco se lo puso en bandeja de plata a Solari para explicar su suplencia. El malagueño acabó siendo sustituido después de haber pasado desapercibido los 72 minutos que estuvo sobre el terreno de juego.

El Real Madrid acabó rozando el ridículo con Keylor Navas sacando tres remates de gol a Arnáiz, Sabin Merino y Brathwaite.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil