El Madrid aprovecha un regalo y espera al Barça

Pese a la renta inicial de dos goles, el Real Madrid inició el duelo con el mejor equipo posible. Benzema recuperó la titularidad, acompañado por Cristiano Ronaldo, Özil y Di María en ataque. Así y todo, el equipo blanco no fue el mismo del domingo, que le propinó al Valencia nada menos que cinco goles en 45 minutos.

DPA/SPORT.es

El equipo de Mourinho se mostró mucho más cauto y obsesionado por mantener la portería en cero. La lesión de Casillas alteró los papeles de los blancos: el capitán recibió una patada involuntaria de su compañero Arbeloa y tuvo que ser sustituido por Adán.

Mientras Valdez se mostraba firme en el juego aéreo y sus cabezazos eran la única amenaza de los valencianistas, el Real Madrid esperó lo suficiente como para golpear en el momento justo. Cuando todo parecía encaminado hacia un descanso sin goles, Xabi Alonso encontró a Benzema, el francés se aprovechó de un error de Ricardo Costa y definió con clase ante la salida de Guaita.

Reacción valencianista... y expulsiones

En la segunda mitad, el Valencia salió a por todas y sacó provecho de la expulsión por doble amarilla de Coentrao para empatar el partido. La falta, lanzada por Tino Costa, sorprendió a Adán, que calculó mal. 

A partir de ahí, el Real Madrid se dedicó a cuidar la diferencia y el Valencia fue incapaz de crear verdadero peligro. Sobre el final y con el duelo ya decidido, Di María propinó una patada sin pelota a Joao Pereira y vio la tarjeta roja directa. Acción demasiado infantil, ya que el zurdo no podrá estar en el duelo de ida de semifinales, donde los blancos esperan al ganador de la eliminatoria entre Barça y Málaga.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil