Un épico Jaén Paraíso Interior logra su segunda Copa de España

El equipo jiennense forzó la prórroga tras levantar un 3-1 en la recta final del tiempo reglamentario

Movistar Inter atacó con cinco en la prórroga y el 'pillo' Chino dio el tíitulo al Jaén Paraíso Interior (3-4)

Jaén Paraíso Interior derrotó a Movistar Inter en la prórroga de la final de la Copa de España
Jaén Paraíso Interior derrotó a Movistar Inter en la prórroga de la final de la Copa de España | EFE

El Jaén Paraíso Interior se superó a sí mismo, niveló un 3-1 en contra frente al poderoso Movistar Inter, provocó una prórroga que parecía impensable y se proclamó campeón de la Copa de España por segunda vez en su historia protagonizando una nueva hazaña tras la de las semifinales contra Ríos Renovables Zargaoza.

FICHA TÉCNICA

COPA DE ESPAÑA

INTER

3-4

JAÉN

MOVISTAR INTER, 3

(1+2+0): Jesús Herrero (p.), Ortiz, Ricardinho (1), Gadeia (1), Elisandro (1) -cinco inicial-, Bebe, Solano, Pola, Daniel, Humberto y Rafael.

JAÉN PARAÍSO INTERIOR, 4

(0+3+1): Dídac (p.), Boyis, Chino (1), Carlitos (1), Alan Brandi -cinco inicial-, Mauricio (1), Bingyoba, Giasson, Campoy, Burrito, Dani Martín (1), Víctor Montes y Wendell.

ÁRBITROS

Urdanoz Azpeteguía y Felipe Madorrán (vascos). Mostraron tarjeta amarilla a Mauricio (32'), del Jaén Paraíso Interior; y a Gadeia (37'), del Movistar Inter.

GOLES

1-0, Gadeia (12'); 1-1, Mauricio (24'). 2-1, Ricardinho (27'). 3-1, Elisandro (28'). 3-2, Carlitos (35'). 3-3, Dani Martín (38'). 3-4, Chino (45').

INCIDENCIAS

Gran final de la Copa de España de fútbol sala 2018, disputada en el WiZink Center de Madrid ante 12.632 espectadores.

La Copa de la sorpresas prosiguió en la final, con otra remontada épica del conjunto andaluz, no tan agónica como la que lo impulsó el día antes en las semifinales contra el Ríos Renovables Zaragoza, pero esta vez ante el actual campeón, el favorito y quizá el mejor equipo de Europa, que perdió un título que pareció suyo.

El Jaén también destrozó los pronósticos del desarrollo del encuentro cuando se quitó el peso del miedo de encima, cuando vio todo perdido, con 3-1 en contra, cuando Carlitos anotó el 3-2 y cuando Dani Martín, ya con portero-jugador, estableció el empate para forzar la prórroga, que completó la gesta del club jienense, con un gol de Chino desde su campo ante el juego de cinco del Inter.

Ante 12.632 personas en un repleto WiZink Center de Madrid (récord de asistencia del torneo), los jiennenses rememoraron su hazaña de 2015, cuando también se proclamaron campeón imponiéndose al Barça Lassa de Marc Carmona en la final.

Serios los dos, precavidos, sin concesiones, con detalles unas cuantas veces del talento enorme de Ricardinho, consciente de que esto es competición, pero también un espectáculo, hubo un primer momento que pareció clave en el partido, una acción del brasileño Gadeia, que batió a Dídac en el 1-0, pero que después no lo fue.

El balón, allá por el minuto 12, segundos después de un trallazo al poste de Carlitos, entró a trompicones en la portería jienense, previo toque del portero, y terminó mansamente en la red, pero en la mente del Jaén Paraíso Interior fue un golpe durísimo, tan potente, que ni lo asumió ni lo superó en todo el primer tiempo, a merced un rato de su rival y sin probar ni una sola vez ya a Jesús Herrero.

Un remate al poste y una volea de Elisandro, un intento de Daniel, otra jugada de Gadeia, un derechazo de Carlos Ortiz... El Movistar Inter apuntó al 2-0 en un rato largo mientras no dejaba maniobrar al bloque andaluz, incapaz de tirar entre los tres palos durante ocho minutos y medio, rumbo a un intermedio que más por cansancio lo necesitaba para recomponer y replantear su partido.

Lo mejor para él era que aún seguía en el encuentro, a un solo gol, con todo lo que eso conllevaba para el equipo madrileño y para él, en cuanto recuperó las ocasiones, en cuanto reapareció sobre la portería de Jesús Herrero, primero con un par de opciones y después con el empate con cuatro minutos ya jugados del segundo periodo.

El punterazo de Mauricio fue con el alma. Indispensable para meterle de nuevo en el partido a su equipo (1-1), ahí comenzó otro duelo, más igualado e incierto, menos para un genio como Ricardinho, que se inventó un golazo sensacional: solo ante Dídac, se hizo un auto pase por encima del portero para empujar a puerta vacía el 2-1 (m. 27).

A ese gol le siguió otro segundos después del brasileño Elisandro, el 3-1, un peso que parecía insoportable para el Jaén, que no conseguía desplezar al fútbol sala de tantos quilates que lo ha convertido en una de las mejores alternativas a los tres 'grandes'.

Hasta que Carlitos marcó el 3-2 a cinco minutos del final. Entonces creyó de nuevo en otra hazaña, como en semifinales, con el portero jugador. La logró con el 3-3 de Dani Martín y, ya en la prórroga, con el 3-4 a 1:01 del final de Chino, el héroe también en la final.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil