Medvedev da a Rusia su tercera Copa Davis

El número dos del mundo se impuso a Cilic y certificó el triunfo que había encarrilado Rublev

El combinado ruso sumó así su tercera ensaladera después de las conseguidas en 2002 y 2006

Medvedev celebra un punto ante Cilic
Medvedev celebra un punto ante Cilic | EFE

EFE

Daniil Medvedev acabó con la resistencia de Marin Cilic (7-6(7) y 6-2) y selló la conquista de Rusia de su tercera Copa Davis, la primera desde el 2006, que previamente encarriló Andrey Rublev con su triunfo contra Borna Gojo.

Daniil Medvedev, número 2 del mundo, la baza más fiable de su equipo, llevó a Rusia hacia el éxito en las Finales de la Copa Davis, la tercera que logra su país y la primera después de tres lustros. En la despedida de Madrid como sede de la competición, que a partir del próximo año cambiará de escenario, Rusia cerró su año a lo grande.

Estrenó 2021 con el triunfo en la Copa ATP y lo concluyó con la Copa Davis. A lo largo del curso, el tenis ruso subrayó su autoridad con éxitos no menores. La Copa Billie Jean King -torneo equiparable a la Davis en el tenis femenino- o la Copa Davis juvenil. Además de ser el equipo más premiado en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Medvedev no olvidará este 2021. Se hizo mayor el tenista moscovita de 25 años, que logró su primer Grand Slam tras imponerse al número uno, Novak Djokovic, en Nueva York, en la final del Abierto de Estados Unidos. Había rozado el triunfo. Como en Melbourne a principios de temporada, o en el propio Flushing Meadows, donde cayó con Rafael Nadal en 2019. Pero este ha sido su año.

Daniil Medvedev, que se perdió las Finales de 2019, acudió al rescate del conjunto de Shamil Tarpischev, que se quedó en puertas del éxito hace dos temporadas.

La Copa Davis alimenta la hoja de servicios de un jugador que fue básico para Rusia. No dio opción a ninguno de sus rivales en el trayecto de la competición. No cedió un solo set ni ante el ecuatoriano Emilio Gómez ni con el español Pablo Carreño ni con el sueco Mikael Ymer ni con el alemán Jan Lennard Struf ni tampoco en la final ante Marin Cilic.

El croata fue el que más cerca estuvo de arrebatar una manga al moscovita. Le llevó al límite en el primer set de la final. Nadie daba su brazo a torcer. Nadie cedía su saque. Cilic, ganador del Abierto de Estados Unidos en 2014, que llegó a ser la tercera raqueta del mundo, aunque ahora atraviesa la treintena, forzó un 'tie break' que no pudo ganar. Cayó del lado de Medvedev, que no cedió y que cerró el parcial al tercer intento.

Después decayó Cilic y el partido se aceleró. El trabajo estaba hecho. Medvedev completó la tarea abierta a primera hora por su compañero Andrey Rublev, el número cinco del mundo, que dio ciertos síntomas de inestabilidad en momentos puntuales del evento.

Rublev, que se dejó un triunfo por el camino hacia la final -ante el español Feliciano López en la fase de grupos- y sets contra el ecuatoriano Roberto Quiroz y el sueco Elias Ymer, se asentó en el momento de la verdad. Arrolló al alemán Dominik Koepfer en semifinales y no dio posibilidad a Borna Gojo en la final.

Rusia cumplió con los pronósticos en Madrid. Partió diez días atrás como el gran favorito. Con cuatro de sus jugadores entre los treinta mejores del mundo. Dos de ellos, en el 'top-5'. No defraudó. El conjunto de Tarpischev recupera el dominio.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil