Berdych igualó la final en un partido épico ante Almagro

EFE

Berdych manejó un partido muy a su gusto. Animado desde el banquillo por su espectacular novia, la modelo checa de 19 años Ester Satorova, se impuso a Almagro por novena vez en doce encuentros, y la quinta este año en tres horas y 58 minutos. Almagro, que presentó una gran batalla, no había perdido ninguno de sus cinco partidos de Copa Davis disputados este año.

Berdych tiene un objetivo, ganar este año la Copa Davis para sentir lo que sus compatriotas de hockey hielo sintieron en los JJ.OO. de invierno de 1998 en Nagano, y en el estadio del 02, sede de los partidos oficiales de la selección checa de hockey, se esmeró por mantener ese ánimo vivo.

Almagro perdió el primer set tras ceder su servicio en el sexto juego de esta manga, pero en el segundo parcial se pudo ver al mejor Nico, el mismo que logró derrotar a Berdych en los octavos de final de Indian Wells este año, certero con sus golpes cruzados y demoledor con el servicio, con un 83 por ciento de efectividad en este parcial.

Corretja había pedido a sus jugadores que lucharan y se dejaran el corazón e incluso el alma, pero que jugaran con cabeza, y eso fue lo que Alex intentó hacer comprender a Almagro después, sobre todo cuando el público molestó al español al servicio y provocó un cierto desconcierto en el jugador murciano.

El portugués Carlos Ramos, juez de silla, tuvo que llamar la atención a los aficionados, que en este partido sí llenaron las 13.800 localidades del estadio. Almagro entregó su saque precisamente con una doble falta en el segundo juego, ventaja suficiente para que el número uno checo se hiciera con el tercer parcial.

Berdych apretó después para romper de inicio en el cuarto set, y se anotó los dos primeros juegos en blanco. Pero el jugador murciano no estaba dispuesto a dejarse llevar, y quebró en el quinto juego con un precioso revés cruzado para igualar 3-3.

La tensión entre ambos quedó manifiesta cuando en uno de los cambios de pista (5-4), ninguno de los dos quería ceder el paso al otro, aunque al final fue Berdych el que se apartó del camino.

La intriga se mantuvo en el desempate, en el que Almagro se adelantó 5-0 y luego 6-3, y cuando el checo más apretaba, llegó por fin el decimocuarto saque directo de Nico (hizo 21 en total) para cerrar este miniparcial.

El último set fue una ruleta rusa, con tres roturas, y el público molestando notoriamente al español. Berdych logró la última (5-3) cuando Nico luchaba por mantenerse en el encuentro, a pesar de unos problemas en el cuádriceps derecho y después cerró el encuentro, tras casi cuatro horas de lucha.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil